¿Estas medidas solucinarían el racismo y machismo de los Oscar?

¿Categoría de mejor directora? ¿Minorías con nominación asegurada? Estas controvertidas sugerencias de un productor de Hollywood podrían remediar la desigualdad de los Oscar.

Por
28 de enero de 2016

ETIQUETAS:

  • La Academia de Hollywood ha adoptado unas medidas de urgencia con la intención de corregir la falta de diversidad racial que ha empañado sus nominaciones para los Oscar este año. La furibunda polémica polémica en redes sociales, medios de comunicación y diversos sectores de la industria que lleva coleando desde que anunciaron las candidaturas 100% blancas a los mayores galardones de la industria cinematográfica también ha destacado otros problemas de desigualdad notorios, como el machismo al que se enfrentan actrices, guionistas, directoras, productoras y mujeres en todos los gremios profesionales.

    En la web Birth. Movies. Death. han contado con la opinión de primera mano de alguien que conoce los problemas de la industria desde dentro: un productor de películas. Utilizando un pseudónimo para no ser identificado, este profesional ofrece cinco medidas que la Academia podría implantar para acabar con sus problemas de desigualdad.

    Dada la radicalidad de algunas de ellas no parece que vayan a ser el camino tomado por la junta directiva de los académicos, pero las reproducimos a continuación por considerar que pueden estimular el debate sobre la desigualdad que impera en la industria cinematográfica. ¿Crees que estas medidas serían útiles para acabar con el racismo y machismo de Hollywood?

    * 1. Obligación de ver un mínimo de 100 películas del año para poder votar. Uno de los mayores problemas que se evidencia cada año con la concentración de los votos es que muchos académicos realmente ven muy pocas películas (o incluso votan títulos populares sin haberlos visto). Si vieran más, las probabilidades de ver filmes protagonizados o realizados por minorías se incrementaría, igual que sus posibilidaes de nominación.

    * 2. Adopción inmediata de un sistema digital de visionados y voto. Con el fin de facilitar el cumplimiento de la primera medida, sin perjuicio de las proyecciones en cine.

    * 3. Prohibición de campañas de marketing y promoción dirigidas hacia los académicos. Por triste que parezca, suena a la propuesta que sería más difícil de llevar a cabo. Hay toda una industria montada en torno al agasajo de votantes con regalos, chucherías y fiestas.

    * 4. Crear la categoría de mejor directorA. Medida polémica. Suena a gueto. A discriminación (positiva). Pero lo justifica de esta manera: “Aplicando la misma forma de pensar que separa las categorías de actuación [por género], dando a las mujeres una categoría donde se reconozca su excelencia en la dirección aseguraría que cada año cinco mujeres recibirían ese merecido reconocimiento, con el beneficio añadido de conseguir más trabajos de dirección para mujeres”.

    Es posible que ese fuera un mundo donde, según el gusto habitualmente demostrado por los académicos, no habría extrañado ver nominadas a Ava DuVernay por Selma, Jennifer Kent por Babadook, Marielle Heller por The Diary of a Teenage Girl, Angelina Jolie por Invencible (Unbroken), Sarah Gavron por Sufragistas o Nancy Meyers por El becario (Tarantino lo aprueba). Todas ellas con material perfectamente oscarizable –calidad de los filmes aparte–, cuyas carreras se habrían beneficiado de la atención extra y lluvia de ofertas que aportan las palabras “de la nominada al Oscar…”.

    * 5. Obligación de que cada categoría de dirección, interpretación y escritura nomine al menos a una persona que no sea de raza blanca. ¿Más discriminación positiva? En sectores como el del fútbol americano funciona: según la Norma Rooney, los equipos de la NFL están obligados a entrevistar a candidatos de minorías raciales durante sus pruebas para elegir entrenadores.

    “Se trataría de cambiar la entrevista por una nominación. Sencillamente, si todos los nominados son de raza blanca, entonces automáticamente la persona candidata de otra raza con el mayor número de votos reemplaza a la quinta elegida”. Otra opción es que esa decisión la tome un comité ejecutivo, del mismo modo que en la categoría de mejor película en lengua no inglesa un comité tiene derecho a colocar una película de su elección entre las cinco nominadas si considera que, pese a su innegable calidad y relevancia, ha sido pasada por alto en las votaciones por algún motivo.

    Por qué las últimas ganadoras de los Oscar no importan a nadie

    Las cosas como son, la Academia no ha galardonado a 'Green Book' como mejor película, más bien se ha conformado… Y esto lo lleva haciendo toda la última década.

    Así es el tatuaje que se ha hecho Tom Hardy tras perder una apuesta contra DiCaprio

    Esta apuesta de 'El renacido' le ha salido cara a Tom Hardy: el actor ha tenido que tatuarse este 'vergonzoso' mensaje diseñado por Leonardo DiCaprio.

    ¿Con qué criterio mandamos películas españolas a los Oscar?

    Saber que es lo que guía a cada uno de nuestros académicos para votar tal u otra película es un misterio, pero un repaso a las seleccionadas arroja luz sobre sus decisiones.

    Oscar 2016: Alejandro G. Iñárritu asegura que SÍ aplaudió a Jenny Beavan

    El cineasta mexicano prueba que no reaccionó con desdén al triunfo de la diseñadora de vestuario de 'Mad Max: Furia en la carretera', pese a lo que se ve en el vídeo viral.