Escuela de calor: Los 15 mejores striptease de película

Por
03 de julio de 2015

ETIQUETAS:

  • Striptease (1996)

    La stripper: Demi Moore se embolsó 12 millones y medio de euros (ajustados a la inflación) por encarnar a una ex funcionaria del FBI obligada a desnudarse por dinero. Preparando su papel, la entonces señora de Bruce Willis se recorrió los tugurios más selectos de Nueva York y Hollywood.

    Por qué se desnuda: Con sus ganancias, la prota quiere pagar los costes legales de recuperar la custodia de su hija. ¡Ay, qué tierno!

    Conocimiento carnal: Más bien escaso. Tremendamente polémica en su día (por la campaña promocional, más que nada) dejó en dique seco a muchos espectadores que se preguntaron si de verdad era para tanto.

    Lucía y el sexo (2006)

    La stripper: Paz Vega agita sus muy apetecibles carnes a los sones de La Mala Rodríguez y su Yo marco el minuto: “Ves, ya lo sabía yo, yo tengo lo que tú quieres”. Y tanto.

    Por qué se desnuda: Para llevarse al huerto a Tristán Ulloa. Por desgracia, sus intimidades tendrán consecuencias de lo más trágico, con niña muerta incluída.

    Conocimiento carnal: Tratándose de una película de Julio Medem, no nos perdemos ni un milímetro de piel de la sevillana.

    Showgirls (1995)


    Showgirls (Nomi’s Striptease Show) por madonnaboi

    La stripper: Elizabeth Berkley, la niña bonita de Salvados por la campana, se pusomalota en este filme del siempre cachondo Paul Verhoeven.

    Por qué se desnuda: Para sobrevivir, y para llamar la atención de la maligna Gina Gershon, emperatriz sin corona de los bailes eróticos de Las Vegas.

    Conocimiento carnal: Abundante y detalladísimo. Esta fue la primera ocasión en la que un striptease fue registrado hasta sus últimas consecuencias por una película de gran presupuesto. Irónicamente, Showgirls fue un fracaso de taquilla.

    Barbarella (1968)

    La stripper: La mismísima Jane Fonda muestra sus intimidades al Cosmos en este baile en gravedad cero. Aprende, Stanley Kubrick.

    ¿Por qué se desnuda? Básicamente, porque el director Roger Vadim quería marcarse un “mirad qué buena que está mi novia” en el espacio exterior.

    Conocimiento carnal: Prácticamente nulo, pero la escena está tan bien ejecutada que nos importa poco. Eso sí: es casi el único momento aprovechable de la película.

    Closer (2006)

    La stripper: Una Natalie Portman que arroja de golpe y porrazo su corona como reina virgen del joven Hollywood.

    ¿Por qué se desnuda? Por oficio, primero, y porque es más agradable calentar aClive Owen que aguantar sus preguntas indiscretas, después.

    Conocimiento carnal: Sería mejor decir “intelectual”. Lo más morboso de la escena, aparte de la peluca rosa de la Portman, es el diálogo.

    Abierto hasta el amanecer (1996)

    La stripper: Satánico Pandemonio, reina de los vampiros aztecas. Es decir, una Salma Hayek que sudó tinta para entenderse con su serpiente mascota. Al final, eso sí, acabó cogiéndole gusto a los ofidios: “Son muy espirituales”, declaró.

    ¿Por qué se desnuda? Si fueras una chupasangre aficionada a alimentarse de camioneros y gángsters, ¿se te ocurriría un cebo mejor?

    Conocimiento carnal: Más que las curvas de la diva, aquí lo que se descubre clamorosamente es el amor de Quentin Tarantino por los pies femeninos.

    Alta sociedad (2005)

    La stripper: La única e inimitable Penélope Cruz se marca aquí un lap dance con todas las de la ley.

    ¿Por qué se desnuda? Para aliviar, previo pago, las ansiedades laborales y familiares del escritor Ian Holm.

    Conocimiento carnal: Desnudez no hay mucha, pero ante la soltura de Pe con la barra americana sólo podemos exclamar: “¡Viva Alcobendas!”.

    Postdata: te quiero (2007)

    El stripper: Gerard Butler, único boy cinematográfico de nuestra lista, enseña sus carnes australianas.

    ¿Por qué se desnuda? Para alegrar su vida conyugal con Hillary Swank. Tanta fue la intensidad de la escena que ella casi perdió un ojo: nos encantaría decir que fue de la emoción, pero el accidente ocurrió porque a Gerard se le escapó un tirante.

    Conocimiento carnal: La coreografía es cuestionable y el vestuario penoso, pero la cosa tiene un final feliz entre sábanas.

    Sé quién me mató (2007)

    La stripper: Una Lindsay Lohan que se despide, barra americana mediante, de sus años como ‘Disney girl’.

    ¿Por qué se desnuda? Que si es un personaje de ficción, que si es la hermana gemela de la prota… El argumento de este enrevesado thriller no nos da muchas pistas.

    Conocimiento carnal: Aparte de quitarse el deshabillé con gesto insinuante, poca cosa. Ahora bien, en su día fue un pequeño revuelo, y todo un aperitivo para lo que estaba por llegar (drogas, cárcel, etcétera).

    La vecina de al lado (2004)

    La stripper: Elisha Cuthbert, recién llegada al vecindario y aprovechando lo bien que le queda el color rojo.

    ¿Por qué se desnuda? Porque es lo que todo el mundo suele hacer por las noches, cuando llega la hora de ir a la cama. Afortunadamente, en esos casos uno no tiene que aguantar a un Emile Hirsch calentón y voyeur.

    Conocimiento carnal: Abundantísimo, pero limitado a la parte posterior de su anatomía.

    Lily la tigresa (1966)

    La stripper: China Lee, legendaria conejita del imperio Playboy y amiga del director de esta película. Quien, por cierto, atendía al nombre de Woody Allen.

    ¿Por qué se desnuda? Como dice el propio Woody, más descarado que de costumbre, “quería meter un striptease en esta película, pero no tenía claro dónde”.

    Conocimiento carnal: De nuevo en palabras del genio de Manhattan (ojo al texto de los créditos), “si te has fijado en las letras en lugar de mirar a la chica, ve al psiquiatra”

    Femme Fatale (2002)

    La stripper: Nada menos que Mística. Es decir, Rebecca Romijn-Stamos, sacándole partido a la ausencia de maquillaje azul. Brian DePalma levanta acta.

    ¿Por qué se desnuda? La trama del filme es complejísima, e incluye suplantaciones, robo de joyas y putiferios diversos. Pero resumamos en que lo hace para dejar pasmado a Antonio Banderas y a su banda de rufianes.

    Conocimiento carnal: El viejo DePalma sabe de desnudeces desde que rodó Doble cuerpo en 1984, y aquí aprovecha de fábula ese conocimiento.

    Mentiras arriesgadas (1994)

    La stripper: Con 41 años recién cumplidos, Jamie Lee Curtis muestra unas carnes más recias que el fuselaje de un Terminator.

    ¿Por qué se desnuda? Según cree ella, para ceder a los deseos de un misterioso chantajista. En realidad, es un truqui de su esposo (Arnold Schwarzenegger) para fomentar su uso del matrimonio.

    Conocimiento carnal: Además de mostrar sus aerodinámicas formas, la Curtis lució su talento como actriz: los movimientos son improvisados, y la actriz aprovechó un resbalón fortuito para dar más realismo a la escena.

    Californication (serie, 2007-2014)

    La stripper: Eva Amurri, una de las incontables novias del incorregible David Duchovny.

    ¿Por qué se desnuda? Como la mayoría de sus compañeras de profesión, por dinero. A veces también hace trabajos a domicilio, sola o en compañía.

    Conocimiento carnal: Dada la índole de esta serie, protagonizada por un adicto al sexo, lo raro sería que no lo hubiera.

    Trapeze Disrobing Act (1901)

    La stripper: Tan pionera fue la artista circense Charmion en las cosas de desnudarse en público que, por entonces, el término striptease ni siquiera se había inventado.

    ¿Por qué se desnuda? Porque Thomas A. Edison, además de inventor, era muy espabilado: si quería atraer al público a las salas de cine (industria en la que fue pionero en EE UU), tenía que enseñar algo de carne.

    Conocimiento carnal: Ahora no nos parece gran cosa, pero en su momento fue un escándalo de aúpa. Dadas las condiciones del espectáculo y la cantidad de ropa, quitarse más prendas hubiese sido muy peligroso.

    Muere Anita Pallenberg, la chica más mala de los 60

    La miembro en la sombra de los Rolling Stones, fallecida ayer, también trabajó para directores de culto como Korine, Roeg y Garrel

    Exposición: Los grandes héroes galácticos del cine

    Una colección de pósters dignos de adornar el puente de tu astronave.

    Galería: Secuelas que nunca existieron

    'Dentro del laberinto', 'Videodrome', 'Barbarella', 'Rocketeer' o 'El club de la lucha' son algunas de las películas sin secuela que sueñan con una continuación en esta exposición.