‘Érase una vez’: La Cenicienta perdida del creador de ‘Zipi y Zape’

Además de crear a los hermanos Zapatilla, Josep Escobar trabajó en uno de los filmes cruciales de la animación española (y europea). Ahora, la película va a ser restaurada

Por
29 de diciembre de 2016

Invención técnica, robustos medios económicos y paciencia franciscana para llevar la tarea a buen puerto: he ahí los tres requisitos básicos de la animación. Requisitos de los cuales, huelga decirlo, el cine español andaba bastante escaso en 1950. Pese a que Garbancito de La Mancha (el primer largo de dibus made in Spain, estrenado en 1945) se había alzado como un éxito de taquilla, las dentelladas de la posguerra y las malas decisiones hirieron de muerte al formato durante los años posteriores, dejándole con una sola esperanza: que una obra maestra triunfara en los cines de aquí y le permitiera consolidarse. Érase una vez… pudo haber sido esa película, de no habérselo impedido una cósmica mala pata.

¿Qué maldición padeció este filme? Pues, a primera vista, ninguna. Érase una vez… tenía los medios: su financiación partió de Estela Films, compañía catalana que le dedicó toda su infraestructura. También tenía como director al historiador del arte Alejandro Cirici-Pellicer, que se encargó de dotarla con una minuciosa imaginería renacentista. Y, en funciones de corazón y músculo, contaba con un tal Josep Escobar. Dedicado a la animación desde los años 30, cuando estuvo a punto de emigrar a EE UU para trabajar en Paramount, el creador de Zipi y Zape aplicó a este trabajo, no ya un esfuerzo titánico, sino también una asombrosa cantidad de ideas. En realidad, el problema cupo en dos palabras: La Cenicienta. 

Para contar con una premisa popular, los productores Josep Benet Jordi Tusell habían decidido basar el debut de Estela Films en el cuento de la princesa cochambrosa y sus hermanastras. Calcúlese, pues, el pánico cuando, en plena producción, llegó la noticia de que Disney planeaba una cinta con el mismo argumento, que su título ya estaba registrado y que Mr. Disney no estaba dispuesto a ningún tipo de acuerdo. Rebautizada merced a la sugerencia de unos niños de primaria, Érase una vez… logró, pese a todo, plantarle varios órdagos a la compañía estadounidense: dos de las más preciadas herramientas disneyanas, el rotoscopio y la cámara multiplano, fueron recreadas en ella por Escobar con recursos casi rupestres. El dibujante, que había realizado él solo 173 planos del filme (sobre un total de 557), reservó la última picardía para el póster, donde las palabras Érase una vez… aparecían enmarcadas por una orla formada con el título La Cenicienta escrito en varios idiomas. Chúpate esa, Mickey Mouse.

Estrenada en España un día antes que su contrapartida yanqui, Érase una vez… obtuvo un mediano éxito de taquilla, así como un premio en la Bienal de Venecia. Pero no fue suficiente: Estela Films sufrió un duro golpe, y Escobar se despidió también para siempre del cine de animación para centrarse en los tebeos. Actualmente, del filme sólo se conserva una copia (para más inri, en blanco y negro) custodiada por la Filmoteca Española. Afortunadamente, el historiador del cine Luciano Berriatúa está empeñado ahora en una labor de restauración que podría devolvérnosla con sus colores originales, sin que nadie (ni siquiera Disney) pueda hacer nada para evitarlo. Esperemos que, en esta ocasión, las hadas madrinas se porten bien.

Todos los remakes en acción real de Disney, ordenados de menor a mayor calco

El reciente estreno de 'El rey león' nos ha motivado a echar la vista atrás y estudiar la peculiar relación de simbiosis de estos films con los originales.

Un coleccionista japonés encuentra un corto perdido de Walt Disney

Aparece 'Neck'n'Neck', uno de los cortometrajes perdido del conejo Oswald, el "padre" de Mickey Mouse

Keira Knightley y Kristen Bell, en guerra contra las princesas Disney

'La cenicienta' está prohibida en mi casa porque se queda esperando a que el tío rico la rescate'. Knightley y Bell no están de acuerdo con los mensajes de estas películas Disney.

Galería: La feliz boda de dos princesas Disney

Yalonda y Kayla Sosleng, dos fans de la animación residentes en Minnesota, decidieron convertir su enlace en un cuento de hadas transformándose en Bella y Cenicienta