El relevo de Miyazaki: los nuevos maestros del ‘anime’

Los amantes de la animación japonesa recibimos con tristeza el retiro de Hayao Miyazaki, pero hay muchos otros nombres para mirar con ilusión hacia el futuro.

Por
06 de septiembre de 2013

Que Hayao Miyazaki haya decidido jubilarse y The Wind Rises sea su última película es una noticia amarga, desde luego, en la medida de que nos priva de futuras obras del autor de Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro o Ponyo en el acantilado, por nombrar sólo algunas del puñado de obras maestras de la animación que pueblan su filmografía. Pero al menos queda la esperanza de que no sea el sayonara definitivo; el cineasta ya anunció su retiro hasta en dos ocasiones anteriores a finales de los 90, así que siempre puede cambiar de opinión y, por ejemplo, recuperar esa secuela de Porco Rosso ambientada en la guerra civil española que si no ya no veremos. En ese sentido, la muerte por cáncer de Satoshi Kon (Millennium Actress, Paprika) en 2010 fue un mazazo muchísimo más duro.

Pese a todo, podemos decir que corren tiempos prometedores para el anime. No sólo hay titanes imperecederos que, como Miyazaki hasta ahora, cada cierto tiempo nos regalan alguna que otra maravilla, como su compinche Isao Takahata (La tumba de las luciérnagas, Pompoko) con la nueva The Tale of Princess Kaguya o el siempre inquieto Mamoru Oshii (Ghost in the Shell), aunque últimamente esté más decantado hacia la acción real. También hay sangre nueva dispuesta a refrescar el género con propuestas más experimentales y laberintos narrativos fascinantes o simplemente seguir explorando el camino humanista abierto por los grandes. A continuación apuntamos cinco de esos cineastas que ya han hecho méritos para ser considerados los nuevos maestros del anime.

Mamoru Hosoda

El director japonés de animación más valorado del momento empezó a abrirse hueco a comienzos de la década pasada con propuestas tan alimenticias como la película y serie de Digimon. Pero fue tras abandonar el proyecto de El castillo ambulante en Ghibli y estrenar La chica que saltaba a través del tiempo (2006) cuando su talento empezó a brillar y el reconocimiento internacional a subir como la espuma. Después de ese mágico relato de iniciación, en 2009 se superó con Summer Wars, una obra maestra apabullante en su combinación de escalas emocionales a nivel íntimo y ciber-cósmico. Su última película, Wolf Children (2012), ganó el premio de Mejor película de animación en el pasado Festival de Sitges (lo que también hizo en su momento Summer Wars) y levantó comparaciones con Miyazaki gracias a su tierna historia licántropa.

 

Makoto Shinkai

El estilo de Makoto Shinkai es fácilmente identificable por el obsesivo detallismo fotorrealista en el dibujo de paisajes, fenómenos atmosféricos y objetos. A lo largo de su filmografía ha ido abandonando los planteamientos de ciencia-ficción fantástica del mediometraje Voces de una estrella (2003) o el largo The Place Promised in Our Early Days (2004) para explorar entornos más realistas en los que ubicar sus apasionadísimas historias de amor imposible entre parejas jóvenes que deben quedar irremediablemente separadas por el tiempo, el espacio o las circunstancias. La existencialista A 5 centímetros por segundo (2007), la aventurera y miyazakiana Children Who Chase Lost Voices (2011) o la reciente The Garden of Words (2013) pueden saturar con sus inyecciones de pathos desbordado, pero la sucesión de sus bellas imágenes es tan atrayente que resulta muy difícil apartarles la mirada.

 

Masaaki Yuasa

Imagina qué pasaría si mezclaras a Satoshi Kon, Tex Avery, El submarino amarillo y Roland Topor en la misma dosis de LSD y así sólo podrás rozar ligeramente la cáscara de Mind Game (2004), el primer largometraje de este director alabado por Bill Plympton (con razón). Sus borracheras visuales propensas al TDA y saltos entre estilos de animación han hecho que se centre en series (The Tatami Galaxy) o pequeños fragmentos aislados en largometrajes ajenos (Welcome to the Space Show), pero hay buenas noticias: su próxima película, Kick-Heart, historia de amor entre dos luchadores profesionales, ha completado su financiación con Kickstarter y está en marcha.

 

Goro Miyazaki

Es posible que el primogénito de Hayao Miyazaki decepcionara con su debut en Cuentos de Terramar (2006), pero oye, es que el vástago no quería seguir necesariamente los pasos del padre y estudió para paisajista de parques y jardines. Pero bueno, una vez que padre e hijo se reconciliaran después del desastre Terramar, From Up On Poppy Hill (2011) causó mucha mejor impresión gracias a un director más experimentado y, no hay que olvidarlo, la presencia de Miyazaki senior tomando las riendas del guión. Su éxito de taquilla en Japón y el más que probable paulatino distanciamiento de Hayao del mundo laboral hacen de Goro receptor del legado Ghibli, así que más le vale mantener su camino ascendente si quiere estar a la altura del trabajo.

 

Hideaki Anno

Aunque tenga un recorrido más dilatado que el resto de directores de este reportaje (trabajó como animador en Nausicaa del Valle del Viento), el creador de Neon Genesis Evangelion (1995-1996) no se contenta con tener ganado su lugar en la historia del anime gracias a la serie de adolescentes con problemas psicológicos y robots gigantes (más de actualidad que nunca gracias a sus parecidos con Pacific Rim). Después de probar fortuna con películas de acción real de escasa repercusión (Love & Pop, 1998; Shiki-Jitsu, 2000; Cutie Honey, 2004), en 2006 anunció que durante los siguientes años produciría y co-dirigiría una serie de cuatro largometrajes bajo el concepto Rebuild of Evangelion con los que contaría una versión alternativa de la serie de televisión. La tercera entrega, Evangelion: 3.0 You Can (Not) Redo se estrenó el año pasado y la cuarta ya está en preparación.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.