‘El parque mágico’: un nuevo parque de atracciones cerca de tu casa

Hablamos con Javier Abad y Javier Romero, parte del equipo de Ilion Animation: el estudio de animación español responsable de 'El parque mágico'.

Por
12 de abril de 2019

ETIQUETAS:

  • Ilion Animation, con base en Las Rozas (Madrid), es el estudio de animación responsable de la cinta El parque mágico, el último proyecto de la americana Paramount. Tal y como nos cuenta Javier Romero, supervisor de efectos visuales, para ellos esto es un paso lógico en su carrera. “Ilion lleva teniendo presencia en Los Ángeles desde hace tiempo, desde Planeta 51. Es un estudio que produce películas para el mercado internacional, un mercado con muchísima demanda de contenido”.

    Javier Abad, director de animación de la cinta, añade un contexto más relajado. “No has contado la parte chula”, confiesa con emoción. “En 2014 Paramount propone esta película a varios estudios. Nosotros hicimos la prueba, la mandamos, y al cabo de un tiempo nos responden diciendo que el proyecto es nuestro. Competíamos contra grandes empresas de efectos visuales, como los responsables de Star Wars.”

    Romero atribuye esta voluntad internacional a la voluntad de Ignacio Pérez Dolset, fundador del estudio. “Siempre tuvo esa visión, más madura”, completa Abad. “Los que empezamos con él hace años queríamos hacer animación, pero ni pensábamos en ganar dinero o ir más allá. Ignacio aportaba esa visión empresarial que nos ha llevado a donde estamos hoy”.

    El parque mágico cuenta las aventuras de June, una niña con una imaginación desbordante que crea un parque de atracciones único, más real de lo que ella imagina. Sigue la tendencia de cintas recientes como Smallfoot y lleva la adrenalina al máximo nivel. ¿Hay miedo a que los niños se aburran? “Desde nuestra parte desde luego no”, responde con honestidad Javier Abad, “luego quizá a nivel de dirección desde EE UU puede que sí. Yo creo que es más una mera cuestión de dirección que una herramienta de la animación. Pero es cierto que los planos empiezan a ser cada vez más cortos y las secuencias más rápidas. Esto es una tendencia, las escenas de acción en películas de acción eran más suaves, más fluidas, y ahora más realistas. Es cierto que existe ese pequeño cambio en la fórmula”.

    ¿Temen que esta tendencia continúe en detrimento de un mensaje, de la historia? “Yo espero que no” confiesa Javier Romero. “De todas formas es verdad que la película tiene unos ritmos muy frenéticos, pero hemos intentado que los momentos en los que June está con su padre o con su madre sean más relajados. Algo para reflexionar de manera más pausada, dentro de lo pausada que puede ser June, que es un terremoto [risas]”.

    ¿Pasa factura la etiqueta “animación española”, se confunde el talento con un género, cuando es un indicativo meramente geográfico? “Ha sido difícil”, responde Javier Abad, “pero hemos ido eliminando cualquier etiqueta. Nos ha costado un poco quitarnos esos miedos, entender que pertenecemos al mismo mundo que la gente con la que trabajamos ahora”. 

    Fíjate”, añade Romero, “que la mayor parte de la animación que se hace en España está en mercados internacionales, desde Pocoyó hasta Tadeo Jones. Incluso hay otra cuestión más: el debate se suele centrar en animación cuando la metodología y las producciones son tan amplias que deberíamos hablar de producción digital. Hay estudios españoles llevando a cabo producción digital en Juego de tronos”. Todo un derroche de talento. Nuestro, y del mundo entero.

    El parque mágico se estrena el 12 de abril.