El mundo de los muertos: 12 películas internacionales de zombies

La plaga de los muertos vivientes no conoce fronteras: te presentamos un surtido de filmes putrefactos y caníbales con denominaciones de origen de lo más variadas.

Por
08 de marzo de 2019

Los zombies se extienden por el mundo sin que podamos hacer nada por evitarlo. Al menos, en lo que corresponde al mundo del audiovisual. Porque, lo que hace diez años parecía una moda, ya parece más bien un estado del alma. Por eso hemos elegido doce obras, entre películas y series, que nos demuestran cómo cada país ha ido aportando su particular sensibilidad a un monstruo que, por la esotérica razón que sea, parece incapaz de descansar en paz.

Miss Zombie (SABU, 2013)

¿Qué ocurriría si hubiera un apocalipsis zombie y consiguiéramos controlarlo de algún modo, haciéndolos inofensivos? Pues la experiencia nos dice que ocurriría algo horrible: los convertiríamos en esclavos. Eso parece pensar Sabu, uno de los directores japoneses más olvidados de su generación, que en Miss Zombie firma un drama humano de bajo presupuesto sobre una muerta viviente obligada a ejercer de criada, siendo explotada sistemáticamente por la familia a la que pertenece. Premisa que nos recuerda poderosamente a Fido, una estimable película de Andrew Currie sobre zombies esclavos, salvo porque Sabu en lo que respecta a desnudar la realidad del capitalismo: el esclavismo todavía existe, pero lo camuflamos con nombres como «trabajo doméstico» o «trabajo no especializado».

 

Tren a Busan (Yeon Sang-ho, 2016)

Yeon Sang-ho siempre ha sido conocido por ser uno de los directores de animación más consistentes de Corea. O lo era hasta que llegó Tren a Busan. Este thriller ambientado en un apocalipsis zombie no deja de ser la clásica historia de reencuentro y personas entendiendo qué es lo correcto en una situación límite. Pero funcionó tan bien que se convirtió en una película de culto casi al instante. Algo que hizo muy felices a sus productores, que vieron como sus discretos ocho millones de presupuesto se convirtieron en más de noventa en taquilla. Todo un éxito para una película que, para ser una película de zombies realizada por un director de animación, centra toda su atención en lo que ocurre con un grupo de humanos de carne y hueso.

 

Juan de los Muertos (Alejandro Brugués, 2011)

¿Qué hacer cuando la irrupción de los zombies es grave, pero no apocalíptica? Prosperar. Y el único modo de prosperar en una sociedad capitalista, si no has nacido en la familia adecuada, es emprendiendo. Eso parece defender Juan de los Muertos, una película cubana donde el protagonista, Juan, decide montar un negocio de exterminio de zombies a la llegada del Apocalipsis. Al menos hasta que, en un giro demasiado convencional, intervenga el ejército, la epidemia se vuelva insostenible y deba huir al único lugar seguro que conoce: Florida, el lugar al que se marcharon su mujer y su hija, debido a que él, como los zombies, sólo podía prosperar en la mugre.

 

One Cut of the Dead (Shinichiro Ueda, 2017)

24.000 euros, un apocalipsis zombie y un plano secuencia de algo más de cuarenta minutos. Eso es todo lo que ha necesitado Shinichiro Ueda para convertirse en la mayor revelación cinéfila de los últimos años. No por nada, One Cut of the Dead no sólo ha acumulado ya más de 50 millones en taquilla, sino que además su carrera comercial todavía continúa, consiguiendo estrenos comerciales alrededor de todo el globo. Algo que no esperaba nadie cuando se estrenó esta hilarante y putrefacta comedia rodada en ocho días y que, antes de su enorme éxito, sólo se iba a exhibir seis días en un pequeño cine de Tokio.

 

Enterrando a la ex (Joe Dante, 2014)

A nada aficionado que seas al cine fantástico, te tiene que sonar el nombre de Joe Dante. Director de Gremlins, Pequeños guerreros y de un estimable fragmento de la película de La dimensión desconocida, Dante es toda una leyenda. Y su última película es una disfrutona comedia zombie que pasó más desapercibido de lo que merecía. Pues con pinceladas de ecologismo, romances malditos y mucha metacoña, Dante se pregunta, ¿qué ocurriría si tu exnovia volviera de la muerte para joder tu relación con tu actual pareja? Y el resultado, claro, es una entretenida comedia romántica como pocas has visto.

 

Zombeavers (Jordan Rubin, 2014)

En la historia del cine hemos visto toda clase de animales zombies. Gatos en Cementerio de animales y Re-Animator, perros en El terror llama a tu puerta y Resident Evil, pájaros en Poultrygeist: Night of the Chicken Dead e incluso ovejas en el nada disimulado rip-off de Resident Evil que fue Ovejas asesinas. Pero como los estadounidenses no pueden dejar nada sin tocar, decidieron que había un animal muy propio de sus tierras que aún no había sido zombificado: los castores. El resultado fue una película graciosa, digna de un buen rato entre amigos, que nos recuerda que cierta clase de producciones funcionan mejor cuando sólo son un tráiler gracioso.

 

Invasión zombie (Matthias Hoene, 2012)

A nadie le cabe duda que la gran comedia inglesa con cadáveres ambulantes es Zombies Party, pero eso no quita que otros británicos hayan cultivado el subgénero. Ese es el caso de Matthias Hoene. Su segunda película, Invasión zombie, nos arroja ante una idea ya conocida, ¿qué ocurriría si estallara el apocalípsis zombie y siguiéramos a un grupo de paletos ingleses? Moderadamente graciosa, no poco clasista y bastante divertida, Invasión zombie no alcanza la genialidad de la película de Edgar Wright, pero hace un buen intento en mantenernos entretenidos ante la pantalla.

 

Zombies nazis (Tommy Wirkola, 2009)

Que Noruega tiene un problemático pasado colaboracionista en la Segunda Guerra Mundial es algo bien conocido. Lo que no es tan conocido es que un grupo de nazis consiguieron escapar tras su derrota a las montañas noruegas, quedándose congelados en forma de zombies durante décadas. Hasta que un grupo de siete chicos noruegos los encontraron por casualidad, lo cual provocó una cruenta batalla entre los sturmptruppen no muertos y los ahora demócratas noruegos. Algo que convierte a Zombies nazis en una película casi profética, dada la situación actual de la política europea.

 

El alucinante mundo de Norman (Chris Butler y Sam Fell, 2012)

También en la animación se han abierto paso los zombies. Ese es el caso de la encantadora El alucinante mundo de Norman, una película donde, debido a un mal uso de la magia negra, se levantan los muertos de Blithe Hollow, un pueblo con la mala costumbre de haberse dedicado a la indiscriminada caza de brujas. Con el habitual buen hacer del estudio Laika, la película es una encantadora llamada al respeto, aceptar a la gente por lo que son y comprender que, aquel que es diferente, no es necesariamente malo o estúpido. Ya sea un zombie, una bruja o un chico capaz de hablar con los muertos.

 

Zombie Ass: Toilet of the Dead (Noboru Iguchi, 2012)

Noboru Iguchi empezó haciendo cine pornográfico antes de saltar al mundo de la comedia y el terror. Y eso se nota. Desde la popular The Machine Girl, su asociación con el diseñador de efectos especiales y director Yoshihiro Nishimura ha dado lugar a películas de gore sin barreras salpimentado de no pocas dosis de erotismo. Algo de lo que no es la excepción Zombie Ass. No cuando la premisa de la película es que un grupo de chicas jóvenes y guapas son atacadas por zombies-parásitos cubiertos de heces. Todo un festival de la escatología que nos demuestra que, el mundo de donde proviene Iguchi, siempre hay mercado para cualquier clase de fantasía.

 

Kingdom (Kim Seong-hoon, 2019)

Corea tiene una fuerte industria audiovisual. Y, en la esfera asiática, sus productos más apreciados son los dramas televisivos conocidos como ‘dorama’. En particular, aquellos de ambientación histórica, como Kingdom: una serie ambientada en el periodo Joseon (1392-1897), en el cual el príncipe Yi-Chang se encuentra metido en un doble embrollo: por un lado están intentando dar un golpe de estado contra él y por otro debe investigar la extraña plaga zombie que asola sus tierras. Todo ello mientras su padre, el rey, está recluido a causa de una enfermedad desconocida. Algo que hace de Kingdom un buen lugar de entrada para cualquier con curiosidad por saber qué le ve tanta gente a la producción televisiva coreana.

 

Frecuencia macabra (Bruce McDonald, 2008)

En Canada los zombies no entienden de patólogos o magia negra, entiendo de palabras. O al menos eso nos cuenta Bruce McDonald en Frecuencia macabra, una fábula de terror donde ciertas palabras del inglés provocan que la gente pierda la racionalidad, convirtiéndose en bestias sedientas de sangre. Con evidentes influencias de William S. Burroughs y Orson Welles, esta joya del fantástico lleva la clásica historia de infectados por un terreno más intimista y difícil que la mera supervivencia contra seres en apariencia inmortales. Pues si ya es difícil sobrevivir en el Apocalipsis, más difícil es cuando ni siquiera puedes hablar en voz alta.

FANT 2019: ‘Bosque maldito’ se alza con el Premio a Mejor Película

El certamen también ha reconocido a otros largometrajes como ‘Escombros’, 'One Cut of the Dead o ‘El increíble finde menguante’.

Muestra SYFY 2019: lo que no te puedes perder

'Capitana Marvel', 'Nación Secreta', 'One Cut of the Dead'... Madrid se prepara para acoger lo mejor del cine fantástico.

¿Le han colado a Amazon una versión pirata y racista de una de las películas del año?

La plataforma de vídeo de Amazon en Reino Unido y EE. UU. termina envuelta en la polémica tras emitir una versión pirata y con subtítulos amateur de 'One cut of the dead'

Vídeo del día: Capitán América VS Zombies Nazis

El Capitán América tendrá que eliminar a cientos de zombies nazis en este divertido y sangriento vídeo de stop motion realizado por Forrestfire 101