El divorcio de Schwarzenegger: 400 millones de dólares en juego

El ex 'Governator' tendrá que repartirse el equivalente a 282 millones de euros con Maria Shriver en concepto de gananciales. Más le vale volver al cine pronto... Por CINEMANÍA / BANG

26 de mayo de 2011

Si los hermanos Coen quieren rodar próximamente un remake de Crueldad intolerable, ya tienen un posible protagonista: Arnold Schwarzenegger. El divorcio del actor y Maria Shriver obligará a ‘Arnie’ a repartirse con su futura ex una cifra aproximada de 400 millones de dólares (282 millones de euros) en concepto de bienes gananciales. Aunque se cree que la pareja firmó un contrato prematrimonial, éste podría ser invalidado debido a la infidelidad del artista (que, como se descubrió recientemente, tuvo un hijo secreto con su empleada de hogar Patricia Baena) y a los 25 años que ha durado su matrimonio.

Recordemos que Schwarzenegger ‘congeló’ recientemente sus planes para volver al cine, incluída la serie de animación que preparaba junto a Stan Lee y la quinta parte de Terminator. Pese a ello, más le vale al cachas de origen austríaco encontrar pronto una fuente para redondear sus ingresos, dado que (aunque sigue sin anunciar oficialmente sus planes de divorcio) Shriver ha contactado con Laura Wasser, la abogada que ha gestionado las separaciones conyugales de Angelina Jolie, Christina Aguilera, Britney Spears o el director Spike Jonze. Por otra parte, Shriver también ha contratado detectives para averiguar si Arnold tiene más hijos fuera del matrimonio, con lo que el coste de la ruptura podría aumentar aún más de ser ciertas sus sospechas.

Mientras tanto, Rogelio Baena, ex marido de la empleada de hogar, ha cargado contra el austríaco en el tabloide británico Daily Mirror. Según Baena, Schwarzenegger le dio “el beso de Judas” portándose en todo momento como el niño (que cuenta actualmente 13 años de edad) no fuese suyo.  “Nos hemos visto en muchas ocasiones y siempre me ha tratado como a un amigo, pero todo era mentira”, afirma el iracundo ex, quien además ha tachado de “serpiente” a Patricia Baena por ocultarle su relación con el actor.