El crimen sale gratis: 20 clásicos del ‘thriller’ que puedes ver en YouTube

Tipos duros, chicas malas, misterios sin resolver... Todas estas películas de intriga y acción están disponibles públicamente para que las veas sin pagar. Por YAGO GARCÍA

10 de enero de 2012

ETIQUETAS:

  • Ya lo profetizó Coppola en su día: cuando el uso de los ordenadores se popularizara, y todo el mundo pudiese subir una película al ciberespacio, los cinéfilos del mundo harían palmas con las orejas. Y más aún gracias a esa maravillosa figura legal llamada dominio público, que exime de pagar copyrights, de pedir permisos y de otros problemas legales a la hora de difundir un filme. Tras ofrecerte una colección de clásicos del cine que puedes ver gratis en YouTube, CINEMANÍA ha vuelto a hurgar en el servidor de vídeos más popular para hacerte llegar una colección llena de chicas malas, tipos duros, misterios sin resolver y ambientes sórdidos. Es decir: 20 clásicos del thriller que puedes ver en internet, y sin pagar un céntimo. Algunas de estas películas son excelentes, otras tienen un valor más bien anecdótico, pero te garantizamos que (por una razón o por otra) todas valen la pena.

    Perdición (1944)

    ¿Por qué vale la pena verla? Atención, lectores, porque comenzamos este informe con un clásico de los más grandes. Billy Wilder dirige, Raimond Chandler firma el guión adaptado de una novela de James M. Cain (El cartero siempre llama dos veces) y Fred McMurray y Barbara Stanwyck se ponen en la piel de, respectivamente, un agente de seguros poco escrupuloso y la mujer fatal que le seducirá para que mate a su marido. La influencia de este filme, tan frío que quema los ojos, abarca desde las obras de Michael Mann hasta la mismísima Blade Runner.

    10 negritos (1945)

    ¿Por qué vale la pena verla? El gran René Clair, maestro del cine francés exiliado en Hollywood, firma esta adaptación de la novela de Agatha Christie que definió el thriller claustrofóbico. Barry Fitzgerald, Walter Huston (padre de John Huston) y Louis Hayward son algunos de los personajes invitados a una misteriosa mansión… En cuyo interior, como mandan los cánones, empezarán a sucederse los asesinatos irresolubles.

    Con las horas contadas (1950)

    ¿Por qué vale la pena verla? Esta cinta de serie B, con Edmond O’Brien de protagonista, se considera uno de los primeros ejemplos de high concept (película que basa su atractivo en la premisa argumental). El protagonista, un contable sin nada turbio en su vida, se siente extrañamente mal tras su despedida de soltero… Y resulta que no es cosa de la resaca, sino de un envenenamiento a traición que le condena a una muerte inminente. Tan apasionante resultó su pesquisa que, en 1988, se rodó un remake con Dennis Quaid y Meg Ryan.

    Enviado especial (1940)



    ¿Por qué vale la pena verla? Lector, ¿te gustan las pelis de Alfred Hitchcock? Pues prepárate, porque aquí te mostraremos algunos de sus mejores títulos que puedes ver gratis. Comenzamos con este relato de intriga bélica, en el que un corresponsal estadounidense destinado en Londres se ve envuelto en una turbia historia con agentes nazis y señoritas estupendas. Toda una delicia.

    El gran robo (1949)

    ¿Por qué vale la pena verla? Puede que el título de este filme no te suene de nada, pero aquí van dos razones por las que deberías echarle un vistazo. Para empezar, su director fue Don Siegel, el autor de La invasión de los ladrones de cuerpos, Harry el sucio y Fuga de Alcatraz. Para seguir (y como Clint Eastwood, suponemos, aún estaba muy verde) Siegel contó con Robert Mitchum para encarnar a un veterano de guerra acusado de un crimen que no ha cometido. ¿A que dan ganas de pulsar el play?

    El extraño (1946)

    ¿Por qué vale la pena verla? Seguimos presentandote filmes con protagonistas de peso. De mucho peso, en este caso, porque aquí son Edward G. Robinson y Orson Welles (sí, has leído bien) quienes se enfrentan en un duelo de astucias: el primero es un agente especial que persigue nazis fugitivos, y el segundo es un misterioso profesor universitario con mucho que ocultar. Si te gustan títulos recientes como El topo, ya estás tardando en verla.

    Los 39 escalones (1935)

    ¿Por qué vale la pena verla? Pues porque, sí, es otra de esas películas británicas de Hitchcocok que pueden verse gratis. En este caso, el orondo cineasta se marcó una adaptación del best seller de John Buchan con el mítico actor Robert Donat de protagonista. Pese a que el guión se saltaba la novela original a la torera, al escritor le encantó la película: eso querría decir algo, ¿no?

    La burla del diablo (1953)

    ¿Por qué vale la pena verla? Esta película de John Huston lo tiene todo para convencer a los amantes del thriller y el noir clásico: desde un guión firmado por Truman Capote (su único trabajo como escritor para cine, sin adaptaciones que valgan) hasta un reparto de campanillas en el que Humphrey Bogart, Gina Lollobrigida, Jennifer Jones y Peter Lorre se enredan en una historia de ambientación exótica, timos inmobiliarios y contrabando de uranio.

    La muchacha de Londres (1929)

    ¿Por qué vale la pena verla? Pues sí, lector: otra película de Hitchcock que puedes ver gratis. Y esta no es una obra cualquiera del ‘Mago del Suspense’, sino su primera película sonora. Rodada en Inglaterra, antes de que ‘Hitch’ emigrara a Londres, La muchacha de Londres nos presenta las tribulaciones de una joven que huye de la justicia después de haber matado al hombre que intentó violarla.

    El hombre del brazo de oro (1955)

    ¿Por qué vale la pena verla? Pues, para empezar, sólo por el gusto de preguntarse qué pensarían dos tacaños como Otto Preminger (director) y el protagonista Frank Sinatra de que esta obra maestra pueda verse por la patilla. Considerado uno de los primeros filmes que retrataba de forma realista los padecimientos de un yonqui, El hombre del brazo de oro pone a ‘La Voz’ en el papel de un batería de jazz que, recién salido del talego, lucha por no volver al crimen… Y a las agujas.

    La Dalia Azul (1946)

    ¿Por qué vale la pena verla? Algo más que inspirado en la historia auténtica de la Dalia Negra (sí, la de la película de Brian DePalma), el maestro de la novela negra Raymond Chandler firmó el guión de este filme. El cual dio una ocasión única a Alan Ladd para mostrarse tan duro como siempre, y permitió a Veronica Lake lucir su peinado de femme fatale. Otro clásico de las historias criminales que puedes ver sin pagar un céntimo.

    Pánico en las calles (1950)

    ¿Por qué vale la pena verla? Un cadáver no identificado aparece en los muelles de Nueva Orleans. ¿Logrará la policía atrapar al asesino? Pues, como Richard Widmark es el detective protagonista, sabemos que habrá cuanto menos una enorme ración de yoyas en el proceso. Y, como el director es Elia Kazan (La ley del silencio), sabemos que la descripción de los ambientes urbanos será sórdida de narices. Justo como nos gustan a nosotros.

    El asesino del taladro (1979)

    ¿Por qué vale la pena verla? Comenzando con el mensaje “esta película debe verse con el volumen a toda leche”, El asesino del taladro parece una fantasmada de mucho cuidado. Y eso es lo que es, porque su responsable no es otro que Abel Ferrara, el futuro autor de Teniente corrupto y El funeral: Ferrara no sólo debutó como director en este thriller de serie B, sino que también encarnó a su protagonista. Por ahorrarse unas pelas, suponemos.

    Detour (1945)

    ¿Por qué vale la pena verla? Esta película contó con cuatro dólares de presupuesto, su rodaje duró seis días y en su reparto sólo hay nombres desconocidos. ¿Por qué te la recomendamos, entonces? Pues porque supone la obra maestra de Edgar G. Ulmer, uno de esos maestros de la serie B tan desconocidos por el gran público como admirados por los expertos. Como dicen los que saben, “menos es más”.

    Peligros de juventud (1950)

    ¿Por qué vale la pena verla? Porque resulta un puntazo ver a Mickey Rooney, el incansable compañero de Judy Garland en mil y un filmes para adolescentes, encarnando a un delincuente juvenil en una historia de cine negro. Peter Lorre, que trabajaba a destajo para pagarse sus hábitos tóxicos, vuelve a aparecer aquí en el papel de villano (para variar).

    La posada de Jamaica (1939)

    ¿Por qué vale la pena verla? Nos toca ofrecerte otra obra maestra de Alfred Hichcock, que destaca además por ser su primera adaptación de Daphne DuMaurier, la escritora que le facilitó los argumentos de Rebeca y Los pájaros. No contento con poner a Charles Laughton (ya una estrella) como protagonista de este thriller de época, ‘Hitch’ ofreció aquí su primer papel en cine a la pelirroja Maureen O’Hara.

    El gran tipo (1936)

    ¿Por qué vale la pena verla? Cantaba bien, bailaba como los ángeles, bordaba por igual los papeles de villano que los de héroe (por no hablar de la comedia)… Está claro que James Cagney lo tenía todo. Por eso nos encanta revisar esta película policíaca en la cual interpreta al héroe, para variar, y que encima está disponible en español.

    M: El vampiro de Düsseldorff (1931)

    ¿Por qué vale la pena verla? Si, después de ver Metrópolis, necesitas otra prueba de que Fritz Lang era un maestro, te animamos a que veas este peliculón protagonizado por Peter Lorre. Basada en un escalofriante caso real, M no es sólo un brillante ejercicio de cine negro, sino que también ha quedado para la historia como la primera película sobre un asesino en serie. Para activar los subtítulos (en inglés) pulsa el botón “CC” del player.

    El hombre que sabía demasiado (1934)

    ¿Por qué vale la pena verla? Aunque remakeó este filme en Hollywood en 1956, con James Stewart y Doris Day, Alfred Hitchcock (sí, otra vez él) pergeñó la primera versión de esta historia en su Gran Bretaña natal, con Peter Lorre dando vida a un villano tan, pero tan siniestro que protagonizó él solo el cartel del filme. Si quieres saber cuál es el golpe de percusión más importante de la historia del cine, échale un vistazo.

    Jail Bait (1954)

    ¿Por qué vale la pena verla? Pues porque ningún repaso al cine de dominio público disponible en YouTube estaría completo sin un recuerdo a Ed Wood. El presunto peor director de la historia se marcó uno de sus argumentos más disparatados (que ya es decir) en esta infrapelícula, en la que además, y para colmo, contó con el futuro ídolo del péplum Steve Reeves. Jail Bait es mala, es cutre y su argumento no tiene ni pies ni cabeza, pero… ¿Y lo que te ríes?

    Orson Welles: un director más grande que la vida

    Se cumplen 105 años del nacimiento de unos los grandes mitos inabarcables de Hollywood. ¿Estamos ante el mayor genio de la historia?

    Documentales sobre películas que son mejores que las propias películas

    Ocurre. El último es ‘Me amarán cuando esté muerto’, el documental sobre la última película de Orson Wells que es mejor que la película de Welles. Pero hay más casos...

    Así fueron el ‘Drácula’ de Orson Welles y su producción teatral

    'Drácula', 'La Isla del Tesoro' o 'Julio César' fueron algunos de los éxitos radiofónicos, hoy eclipsados por 'La guerra de los mundos', de Orson Welles

    Celuloide desaparecido: las películas que nunca soñaste ver

    Clásicos perdidos, proyectos inacabados... No pierdas la esperanza: aunque la recuperación de estas obras ocultas de la historia del cine es dudosa, algunas llegan a la luz.