El auténtico ‘lobo de Wall Street’ no cobrará un céntimo por la película

Jordan Belfort, el financiero corrupto en cuyas memorias se basa el filme de Scorsese, afirma que dedicará todos sus 'royalties' a indemnizar a sus víctimas. Por CINEMANÍA

02 de enero de 2014

La sabiduría popular dice que el crimen no compensa, pero seguro que Jordan Belfort opina de otra manera. Este antiguo corredor de bolsa, apodado El lobo de Wall Street, no sólo llegó a ganar (o eso dice él) 36 millones de euros al año durante sus días de gloria como broker sin escrúpulos, sino que ahora es más famoso que nunca gracias al filme dirigido por Martin Scorsese. Pudiendo tirarse el pisto, además, de ver cómo todo un Leonardo DiCaprio le interpreta en pantalla grande. Sumemos a ello que la película se basa en la autobiografía del propio Belfort, quien también se deja ver en ella con el cameo de rigor, y concluiremos en que, para colmo, el ex financiero podrá llevarse un buen pellizco gracias al cine. ¿O no?

Pues más bien no: juzgado en 1998 por fraude y blanqueo de dinero, Belfort no sólo fue sentenciado a prisión (pasando un total de 22 meses a la sombra), sino que la decisión judicial también le obligaba a indemnizar a sus víctimas. Aunque el broker ya ha satisfecho parte de dicha deuda, aún le quedarían por pagar unos 72,6 millones de euros, y algunas de las 1.513 personas a las que estafó con la venta de ‘bonos basura’ ya han protestado por su conversión en antihéroe de cine. Por ello, el comunicado emitido por Belfort (que nos llega vía Slashfilm) nos hace sospechar, bien que este sujeto es un cínico de aúpa, bien que está tan mal de la cabeza como corresponde a un personaje scorsesiano. O, probablemente, ambas cosas.

“Que conste que no voy a entregar el 50% de los beneficios por la película y los libros [de memorias], como me exige el Gobierno”, afirma Jordan Belfort. “En realidad, entregaré el 100% de mis ganancias, lo que equivale a decir que no voy a ver un centavo de todo esto”. Haciendo gala de un laudable optimismo, Belfort afirma que los royalties que espera cobrar “sumarán varios cientos de millones de dólares, y (si hay suerte) bastarán para compensar a quienquiera que pueda exigirlo”. El antiguo financiero y timador afirma haber declarado ya su propósito, con lo cual las protestas de sus damnificados no tienen razón de ser. Y concluye: “Mis ingresos actuales provienen de mi nueva vida, que es mucho mejor que la anterior”. Aunque, eso sí, se permite un último gesto de ironía: “Admito que los quaaludes [droga similar a los barbitúricos a la que Belfort fue adicto] eran divertidos, o al menos lo fueron al principio. Por suerte, ahora son ilegales y encontrarlos es imposible”.

La “nueva vida” a la que se refiere Belfort transcurre en un apartamento de tres habitaciones de Manhattan Beach (California), y los “ingresos actuales” provienen de sus seminarios motivacionales para vendedores y agentes de bolsa. Algo que a cualquier hijo de vecino le resultaría soso tras haber vivido los excesos decadentes mostrados en El lobo de Wall Street, y que nos recuerda poderosamente al destino final de Henry Hill (Ray Liotta) en Uno de los nuestros. Bien sean sinceras sus intenciones, bien se trate de una desvergonzada campaña de autopromoción, nosotros pensamos que, si Belfort hubiera visto esa película (y se la hubiera tomado en serio) tal vez se hubiera tomado con más calma su carrera en el parqué.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA.

Jonah Hill es el actor que más palabrotas ha dicho en toda su carrera

El protagonista de 'Supersalidos' y 'El lobo de Wall Street' ha superado incluso a Samuel L. Jackson, que llevaba varios años ostentando ese honor.

El hombre que inspiró ‘El lobo de Wall Street’ demanda a la productora de ‘El lobo de Wall Street’

El magnate Jordan Belfort, fundador de Stratton Oakmont, fue interpretado por Leonardo DiCaprio en la exitosa película que dirigió Martin Scorsese.

Un Leonardo DiCaprio para cada día de la semana

¿Qué día es hoy? Con saber la expresión de Leonardo DiCaprio que le corresponde no necesitas saber nada más.

Julie Andrews rechazó un papel en ‘El lobo de Wall Street’ porque estaba “muy drogada”

Scorsese quiso que la actriz de 'Sonrisas y lágrimas' fuera tía Emma, pero ella tuvo que rechazar el papel por culpa de unos analgésicos nivel Jordan Belfort.