El ‘Alien 5’ de Neill Blomkamp todavía podría tener una oportunidad gracias a James Cameron

En la entrevista en que James Cameron ha desvelado el título de la nueva 'Terminator', también ha asegurado estar intentando resucitar el 'Alien' de Blomkamp

Por
10 de febrero de 2019

De estar desaparecido a dar todas las noticias de golpe. Así es James Cameron, el cineasta que tan pronto reina sobre todos los taquillazos veraniegos como se esfuma para hacer documentales en fosas submarinas.

Además de desvelar el título de la nueva Terminator, el director Aliens: el regreso ha confirmado en la entrevista a Yahoo! Entertainment que está intentando que se resucite la secuela de Alien que Neill Blomkamp intentó poner en marcha y que continuaba la película de Cameron, obviando lo sucedido en Alien 3 y Alien: Resurrección.

Aquel proyecto, al que todos dábamos por muerto, quedó aparcado por la intención de Ridley Scott de seguir explorando la franquicia con precuelas como Prometheus o Alien: Covenant.

En la entrevista, el cineasta no da demasiados datos ni sobre su implicación ni sobre el estado de la película, simplemente contesta diciendo “Estoy trabajando en eso” a la pregunta de si él podría ayudar a revivir el proyecto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Neill Blomkamp (@neillblomkamp) el

Sigourney Weaver explica por qué ha rechazado protagonizar ‘Alien 5’

La teniente Ripley no estará por el momento en el nuevo proyecto de la franquicia.

Ridley Scott aún piensa en rodar alguna precuela más de ‘Alien’

El director no desiste en su idea de completar una trilogía, y asegura que todavía hay mucho que contar sobre Alien, los revientapechos, abrazacaras o huevos.

La tercera precuela de ‘Alien’ ya está en marcha (y Ridley Scott dirige)

Tras 'Prometheus' y 'Alien: Covenant', el creador de la saga prepara una nueva entrega que podría titularse 'Alien: Awakening'.

Sigourney Weaver vuelve a ser Ripley para meterse con Trump

En este sketch satírico, la primer oficial del Nostromo afronta su misión más difícil: devolver a la Tierra a periodistas hartos de lidiar con Trump.