ECAM 25 aniversario: Reunión de antiguos alumnos

Estrenan series en HBO, películas en Netflix o documentales de culto en Rotterdam. Así son los alumni de la ECAM

Por
14 de julio de 2020

Fue en la línea Moncloa-Ciudad de la Imagen, sede de la ECAM, cuando Manuela Burló Moreno hizo su primera amiga en Madrid. “Acababa de llegar de Murcia y no conocía a nadie. Me senté a su lado en el autobús y le pregunté: ‘¿No irás a la ECAM? Resultó que sí. Nos hicimos amigas”.  

La directora rememora su encuentro con Alba Gárate, que antes de consagrarse en la música como Lantalba y de la nominación al Goya por la canción original de AzulOscuroCasiNegro, compuso la canción del segundo cortometraje de aquella chica que se le había acercado a hablar en el autobús, Quiero estar toda la vida contigo. Quién les iba a decir aquel primer día de escuela que, años más tarde, trabajarían juntas en una serie de HBO. 

Esa serie, que se estrena en la plataforma el próximo 22 de julio, es Por H o por B. Inspirada en Pipas, el multipremiado corto de Manuela Burló Moreno e interpretada por las mismas actrices, Marta Martín y Saida BenzalPor H o por B cuenta en clave de comedia el choque cultural entre dos chonis y el barrio de Malasaña en el que se acaban de instalar. 

Tras encadenar un par de películas de encargo, Rumbos y Cómo sobrevivir a una despedida, el crédito de productora ejecutiva permitió a Burló Moreno confeccionar el equipo de rodaje de Por H o por B a su medida. Y no solo se acordó de la primera persona a la que conoció en Madrid para componer el tema Amiga –todo encaja– en el cuarto episodio de Por H o por B sino también de Roberto Fernández, sonidista con el que ya había trabajado en Pipas.  

Aunque su sueño desde niña era ser directora, Burló Moreno estudió interpretación en la ECAM, según ella misma, “para profundizar en la dirección de actores”. A pesar de abandonar la diplomatura después del primer curso, cuando tuvo que formar equipo para hacer sus primeros cortometrajes a quienes llamó fue a sus antiguos compañeros de escuela.  

De Pipas a Stockholm 

“En la ECAM conocí a gente que amaba el cine y con inquietudes muy parecidas a las mías, gente maravillosa como Roberto Fernández, un sonidista muy talentoso y minucioso. Es una delicia trabajar con él. La escuela me dio la infraestructura de conocer a gente que me ha ayudado a contar mis historias”, explica la actriz. 

El sonidista recuerda perfectamente a Manuela Burló Moreno en la escuela y en el rodaje de Pipas, aunque después, en sus primeros largometrajes, no pudieran colaborar. Además, la directora fue quien recomendó a Roberto cuando el también alumni de la ECAM Rodrigo Sorogoyen buscaba sonidista para su segunda película, Stockholm. “Me contactaron y me dijeron: ‘Tenemos una peli’. Pero cuando la vi pensé: “Tenéis una peli pero es una peli que está muy bien”.  

Stockholm, película financiada a través de un crowdfunding que contó con el apoyo de la iniciativa dirigida a alumnos y alumni Open ECAM, le brindó a Sorogoyen una Biznaga de Plata en el Festival de Málaga de 2013 y la consideración de la industria. Esto, entre otras cosas, permitió que, en sus siguientes películas, Que dios nos perdone El reino, el director pudiese contar de nuevo con Roberto Fernández como sonidista. 

“En la industria, según vas trabajando, te reencuentras con antiguos compañeros de la ECAM, gente que trabaja muy bien, que tiene puestos responsabilidad y con la que existe ese vínculo de haber estudiado en la misma escuela –reflexiona Roberto–. Igual la escuela no es tanto la especialidad que estudias sino la gente a la que conoces y lo que haces el tiempo que estudias allí”. 

Berlín, Rotterdam 

De la misma opinión es Pilar Palomero, que recuerda al sonidista de los pasillos de la ECAM. Su genial ópera prima, Las niñas, se estrenó en el Festival de Berlín y, tras el aplazamiento por el Festival de Málaga, que se celebrará finalmente en agosto, podrá verse en salas a partir del 4 de septiembre.  

Pilar Palomero estudió dirección de fotografía en la ECAM pero la vida le fue llevando a la escritura y la dirección. “Mis mejores recuerdos de la escuela son la cantidad de rodajes que había. Participaba en los que me tocaban por obligación pero también me metía en los de los demás, de eléctrico, de lo que quedase libre… –explica–. Aprendí mucho de mis compañeros de cursos superiores y además supuso mi entrada en el mundo laboral”.  

Aunque también recuerda con admiración y gratitud las clases de Carlos Heredero o Javier Rebollo, son aquellos rodajes constantes en la ECAM lo que Pilar Palomero siente que más le ayudaron en su futuro profesional. En uno de ellos, la directora conoció a Laura Sipán, también en la especialidad de dirección de fotografía pero dos promociones por delante de ella. En esas prácticas, se hicieron amigas y colaboradoras. “Ella me llamó para una publicidad en la que iba a trabajar y, después, yo la fiché en mis cortos”, explica Palomero que, años después, ha contado con Sipán como script en Las niñas.  

De la misma promoción que Pilar Palomero es Luis López Carrasco, cuyo segundo largometraje en solitarioEl año del descubrimiento, se estrenó con honores en el Festival de Rotterdam y, este otoño, podremos ver en el de Sevilla.  

Su paso por la ECAM y las relaciones que hizo durante los años de estudio le han marcado como al resto de entrevistados en este reportaje, aunque en un sentido distinto. “La experiencia de estudiar en esa escuela en la que se enseñaba el cine como algo gremial, jerarquizado, en el que el director tenía unas funciones muy limitadas y los departamentos eran muy estancos, marcó el cine que unos cuantos alumnos haríamos después”, explica López Carrasco. 

Ese fue el germen del colectivo Los hijos, formado por Javier Fernández Vázquez, Natalia Martín Sancho y el propio López Carrasco, precisamente como una reacción a los dogmas cinematográficos que habían aprendido en la ECAM. “Nos reencontramos un par de años después de salir de la escuela y decidimos hacer cine con un espíritu lúdico, recuperando la ilusión con la que habíamos salido de nuestras respectivas tierras para estudiar cine en Madrid”, reflexiona.  

En un bonito giro de guion, actualmente Luis López Carrasco es profesor de la escuela, que hoy cuenta con una diplomatura en Cine Documental y una apreciación mayor por ese cine más experimental. “En 2010, el Director de estudios, Ignacio Gutiérrez-Solana, nos pidió que proyectásemos Los materiales –recuerda el director de la obra más conocida de Los hijos–. Para mí fue un símbolo de que algo muy bueno estaba sucediendo”. 

El director de El futuro recuerda con cariño las proyecciones que en su época se hacían de películas dirigidas por antiguos alumnos. “Por ejemplo, vino Paco Plaza y nos habló de Roma Santa, contándonos lo que suponía estar en la industria de una manera muy poco afectada”. Consciente de lo formativas que resultan estas proyecciones, hoy es el propio López Carrasco el que proyecta sus películas en la escuela, como piensa hacer con El año del descubrimiento tras su paso por el Festival de Sevilla.  

Primeras promociones 

El codirector de [Rec] formó parte de la tercera promoción de la ECAM. Un curso por encima estaba Coral Cruz, guionista de Uno para todos, filme de David Ilundain que se estrena el 31 de julio y cuyo crédito de guion comparte con Valentina Viso (Tres días con la familia, María y los demás), también alumni de la ECAM aunque de la novena promoción. 

“Lo más bonito de la ECAM fue cómo nos encontramos un grupo de gente ansiosa por compartir nuestro amor por el cine y por aprender a hacerlo”, rememora la guionista de Los días que vendrán de los primeros años de la escuela. De hecho, en su filmografía comparte títulos con algunos de esos antiguos compañeros con los que se ha reencontrado en la industria. 

“Con Paco Plaza hemos tenido varios proyectos que no han terminado de salir –explica–. Pero en Verónica sí que trabajé como script doctor”. Es el caso también del director y montador Fernando Franco, con quien Coral Cruz escribió el que ella misma considera su guion más personal, Morir.  

En la promoción de Paco Plaza también estudiaron el productor Koldo Zuazua y el director Fernando González Molina, que el 24 de julio estrena en Netflix el colofón de su Trilogía del Baztán Ofrenda a la tormenta. “Muchos de mis compañeros de la ECAM se han convertido en mis amigos, pero también he colaborado con algunos de ellos”, recuerda el director de Palmeras en la nieve, actualmente rodando la serie Paraíso (Movistar+). 

Es el caso de Ramón Salazar, director de La enfermedad del domingo Élite, que ha trabajado como guionista en dos de las películas dirigidas por González Molina, 3 metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, adaptaciones de los libros de Federico Moccia. También de Luiso Berdejo, coguionista de las últimas dos entregas de la Trilogía del Baztán, así como de [Rec], de su también compañero Paco Plaza.  

“Fue la etapa más feliz de mi vida. Siempre me había gustado el cine y la televisión, pero dirigir me parecía algo imposible –recuerda de sus tiempos en la ECAM Fernando González Molina–. De pronto, entré en la escuela, un entorno súper creativo y en el que todos nos moríamos por contar historias. Fueron tres años de una efervescencia increíble”. 

Tres másteres de la ECAM con los que prepararse para la industria que viene

Conoce los másteres de Producción Ejecutiva de Cine y Televisión, Guion de Series de ficción y Distribución y Negocio en la Industria Audiovisual 

La ECAM retoma la actividad presencial con todas las medidas de seguridad

Test rápidos de detección del coronavirus antes de retomar los rodajes, desinfección de espacios o toma de temperatura son algunas de estas medidas

La industria y la formación no paran: la ECAM lanza el Máster en Coordinación de Posproducción

La ECAM apuesta en sus cursos de Posgrado por la formación de este perfil técnico cada vez más indispensable en la industria

[IFFR 2020] ‘El año del descubrimiento’ rompe la imagen triunfal de España ’92

Estrenado en el Festival de Cine de Rotterdam, el segundo largo de Luis López Carrasco recuerda cómo la reconversión industrial destruyó la solidaridad obrera.