¿De qué me suena esa cara? 10 actrices secundarias a las que deberías poner nombre

Cualquier momento es bueno para reivindicar una decena de fenomenales actrices secundarias y alabar su contribución a la historia del cine reciente.

Por
30 de julio de 2020

En su libro Living a Life that Matters el rabino Harold Hushner dedicaba un párrafo a su personal interpretación del papel secundario en el cine:

Siempre me ha intrigado la categoría de rol secundario. No sé cómo se dirige una película. No tengo ni idea de lo que implica componer una partitura musical o diseñar el vestuario. Pero conozco el sentimiento, sospecho que todos lo conocemos. Todos hemos sido un actor secundario en las películas de otras personas, no hemos estado en el centro de atención, sólo hemos hecho cosas que dan forma o impulsan la trama… Estamos en el fondo, haciendo lo que podemos para que las cosas salgan bien.

Líneas preciosas para definir el rol del actor o actriz secundaria no sólo en el cine sino también en la vida. ¿Cuántas veces hemos sido actores secundarios? Probablemente todo el tiempo; y pobre del que no lo sea, porque eso significa que es el único o la única protagonista de una película donde no hay nadie más. Un aburrimiento.  

El ángel de Qué bello es vivir le enseñó a un atribulado James Stewart qué sería del resto de conocidos sin su humilde aportación: vidas completamente diferentes, muchas rotas. Porque cuando a uno le preguntan sobre qué es lo que hace un actor o actriz secundaria su respuesta debe ser: “son los que guían y ayudan al personaje principal”. Ni son la segundona, ni son la compañera.

Jamás nadie puede llamar a Dianne Wiest segundona. Ella es una de las reinas de su categoría. Ha sido musa de Woody Allen en varias de sus películas, sin ella no se entienden Días de radio, Hannah y sus hermanas o Balas sobre Broadway. Es un animal interpretativo que por supuesto en múltiples ocasiones supera a los roles protagonistas; los supera en pasión, credibilidad y carisma, aunque ella siempre trata de empujarlos a su destino. 

O Terele Pávez, una de las mejores actrices secundarias de nuestro tiempo y nuestro país. Si consideramos que Los santos inocentes es una de las mejores películas de nuestra filmografía, ella es fundamental. Aporta crudeza, sin duda el personaje que más de eso aporta y además hace avanzar la historia. Y bueno, en cualquiera de los papeles que Álex de la Iglesia tuvo la suerte de darle, ella está sublime.

¿Y qué decís de Laura Dern? En CINEMANIA ya le dedicamos un reportaje hace unos meses cuando el mundo decidió que era la mejor. El mundo llegó tarde, claro, porque llevaba siendo la mejor mucho tiempo. 

Y siempre hay. Constantemente aparecen y crecen actrices cuyos roles secundarios en películas –algunas buenas, otras malas y otras regulares– son importantísimos para la historia y donde además demuestran un talento bestial. Lo que pasa es que nadie se queda con sus nombres. Como en una fiesta donde sabes que has conocido a alguien especial, con el que has hablado 10 o 25 minutos y que después se ha marchado sin que tuvieras tiempo de pedirle el número o de saber dónde vive. ¿Quizá algún día te lo vuelvas a encontrar? ¿Cómo te llamabas? Le preguntarás… 

Aquí va una lista con diez actrices secundarias a tener en cuenta para que te apuntes sus nombres a fuego. 

Judy Greer 

Una veterana. La has visto en comedias ligeras de los primeros 2000 como ¿En qué piensan las mujeres? o Planes de boda. También en películas de culto como Adaptation (El ladrón de orquídeas), obras maestras incomprendidas como El bosque… 

Es una actriz de rostro peculiar, tan válido para la comedia como para el drama, una actriz con una increíble agilidad para los diálogos más rápidos. A partir de 2010, y tras varias apariciones en series como Dos hombres y medio o Californication, empezó a colaborar con los hermanos Duplass, Alexander Payne, Jason Reitman o Paul Weitz. Su papel en Grandma es maravilloso.

También la has visto en las dos segundas partes de la última saga de los simios: El amanecer del planeta de los simios y La guerra de los simios. Y puestos a entrar en el cine comercial, Greer ha participado en las dos películas de Ant-Man y en Jurassic World. Ahora tiene por delante la nueva trilogía de La noche de Halloween, aportando un poco de sentido del humor a esta macabra revisión del mito cinematográfico.

 

Regina King

La presencia de esta actriz ya es suficiente para que nos quedemos a ver la película o serie que tengamos delante. Es cierto que ha protagonizado una de las últimas obras maestras de HBO, Watchmen. Pero ya llevaba un par de décadas apareciendo por alguna de las películas más importantes del cine estadounidense: desde Jerry Maguire hasta Ray.

Después apareció en la segunda temporada de The Leftovers dejando marca en unos espectadores estupefactos por lo que estaban viendo, el mejor guión de Lindelof. Las tres temporadas de American Crime y, entonces, El blues de Beale Street, la cinta que le valió el reconocimiento de la crítica y el público. Su personaje es, sencillamente, el mejor de una película que fue una de las mejores de su año, 2018. Queremos mucha más Regina. 

 

Kim Dickens

Debutó con Alan Taylor en su ópera prima Palookaville, que tanto llamó la atención en el Festival de Venecia. Después siguió trabajando en las primeras películas de directores que luego se convertirían en parte de la élite de la industria, por ejemplo Grandes esperanzas de Alfonso Cuarón, Premonición de Sam Raimi o de la mano de Paul Verhoeven, aunque fuera en una de sus peores películas, El hombre sin sombra.

En Treme hizo uno de los mejores papeles de todo el elenco; un elenco con lo mejor de The Wire, ojo. Su rol en Perdida es uno de sus mejores trabajos, siendo capaz de estar enfrente de ese alelado protagonista en el que Ben Aflleck encajó suave, suave. Próximamente la veremos en el debut tras la cámara de Robin Wright, se titula Land.

 

Allison Janney 

Cine, televisión y teatro. Aquí hacemos un poco de trampa, porque esta actriz de 60 años lo ha conseguido todo ya. Fue en 2018 cuando su inmenso papel (si ya los Oscar no se hubieran fijado en ella hubiera sido un pecado mortal) en Yo, Tonya. Ganó el Oscar, el BAFTA y el Globo de Oro.

Antes de eso había sido ignorada durante una década. Conocida sobre todo por su papel en El ala oeste de la Casa Blanca, la secretaria de prensa del gabinete del presidente Josiah Barrlet, C. J. Cregg. Tan fuerte fue su vínculo a este personaje que se la empezó a conocer como C.J.

A pesar de eso la has visto en peliculones como American Beauty, Las horas, Juno, Espías y ahora mismo en la recién estrenada El escándalo. 

 

Madeline Zima

Aquí entramos en el terreno de las apuestas. Madeline Zima no ha hecho mucho conocido: pegarle un puñetazo en medio de un polvo a David Duchovny en Californication, interpretar a Gretchen en la serie Héroes o a Grace Sheffield en la serie The Nany. David Lynch la eligió para una de las escenas más macabras y extrañas de la última temporada de Twin Peaks.

Ahora también la podéis ver, al igual que a Allison Janney, haciendo un pequeño papel en El escándalo. No la perdáis de vista porque esta actriz apellidada invierno en polaco dará que hablar. 

 

Stacy Martin

Debutó haciendo la versión joven de Charlotte Gainsbourg en el volumen 1 de Nymphomaniac, la cinta sobre sexo (el menos sano posible) de Lars von Trier. Después la vimos, ligeramente, si es que eso es posible con la intensa mirada que Martin utiliza para cada uno de sus trabajos, en High-Rise. 

Hizo de Anne Wiazemsky en la película Mal genio, que retrataba el imperioso amor de Godard por la actriz. Ridley Scott le hizo un hueco en Todo el dinero del mundo y así ha ido sobreviviendo hasta hoy sin mucha suerte. Y sin embargo, algo nos dice que esta peculiar forma de enfocar su mirada y de vocalizar los diálogos todavía está ante su mejor momento. 

 

Clémence Poésy

Todos la conoceréis por ser Fleur Delacour en Harry Potter y el cáliz de fuego. Pero esta actriz de 37 años francesa se llama Clémence Poésy (¿se puede uno llamar mejor?) y es una de las mejores secundarias que ahora mismo hay en activo en cualquier industria cinematográfica.

Mi particular flechazo con ella fue en su papel en Escondidos en Brujas. Cuando terminé de ver la película de Martin McDonagh corrí a casa por la calle esquivando a la gente, sorteando obstáculos, subiendo rápido por las escaleras para sentarme en el ordenador y buscar su nombre en google.

Es ese tipo de actriz secundaria misteriosa, que empuja a sus protagonistas hacia la acción, es natural y grácil, perfecta para los papeles que ha ido teniendo como en la cinta italiana 7 minutos, como enemiga de Omar Sy en Mañana empieza todo, junto a Antonio Banderas en Genius: Picasso, en la buenísima y desconocida película de Jonathan Jakubowicz titulada Resistencia y protagonizada por Jesse Eisenberg y ahora, si todo va bien, el 28 de agosto podréis verla en Tenet. Recordad, nada de Delacour, ella es Poésy. 

 

Sarah Snook

Has visto a esta australiana de piel blanca y pelo rojo en más películas de las que crees. Predestination junto a Etahn Hawke, haciendo el que probablemente sea uno de los personajes secundarios más relevantes de la historia del cine en lo que a impacto sobre la historia se refiere.

También la has podido ver en La modista o con el Steve Jobs escrito por Sorkin, ha tenido un papel en el capítulo de Black Mirror: La ciencia de matar y ahora está recién nominada a un Emmy por su papel en Succession. Una serie demoledora sobre niños y niñas de papá donde ella se come a cualquiera de sus compañeros de reparto. 

 

Adéle Haenel

Un par de décadas le han bastado para enamorar al mundo. A pesar de coprotagonizar una de las películas más bellas de 2019 (Retrato de una mujer en llamas), Haendel aún no parece haber entrado en la cabeza de los espectadores. Esto se tiene que acabar, ahora que Filmin ha dejado en el Atlántida Film Fest la filmografía entera de Céline Sciamma es un buen momento de revisar su primera protagonista en Lirios de agua.

Sin embargo, a pesar de su talento para llevar el peso de la historia, Haenel destaca siendo el personaje que guía la historia, que empuja la acción y ayuda al protagonista a cumplir o no con su destino. La vimos hacerlo con 120 pulsaciones por minuto, o en Les combattants.

 

Bruna Cusí

Antes de verla en Incierta Gloria de Agustín Villaronga o en la maravillosa Verano 1993, la película revolución española de 2017, esta actriz catalana protagonizó un corto delirante para los Venga Monjas titulado THE ROCK me sigue en Instagram. Merece la pena rescatarlo: 

Sublime también su papel en la serie de Movistar+ El día de mañana y en la película de Netflix, Hogar, donde comparte planos con Javier Gutiérrez y Mario Casas demostrando que es una de las actrices secundarias con más talento de nuestro cine.

Las películas estrenadas en autocines también podrán optar a un Oscar

La Academia de Hollywood ha vuelto a realizar un cambio en su normativa sobre nominaciones, que este año está que echa humo.

10 lecciones de interpretación (y de vida) en 10 documentales de actores y actrices

Sin ellos y ellas no conocerías lo que es el amor dentro de una sala de cine

5 directores que aterrorizaron a sus actrices

Añadimos más leña al fuego tras las declaraciones de Uma Thurman y recordamos casos de directores que hicieron pasar calvarios a sus actrices

10 actores negros que podrían haber nominado al Oscar

La Academia va a aumentar el número de candidaturas para impedir el desequilibrio racial entre los nominados, pero ya es tarde para todos los que se lo merecieron mucho antes.