De la galería al plató: cineastas que son también artistas plásticos

Steve McQueen ('12 años de esclavitud') no es el único cineasta con currículum en los museos: David Lynch, Kathryn Bigelow y muchos otros también hacen sus pinitos en forma de esculturas, 'performances' o pinturas. Por YAGO GARCÍA

13 de diciembre de 2013

Tal y como está el patio del arte contemporáneo, la frase “un premio Turner no se lo dan a cualquiera” puede suscitar discusiones muy acaloradas. Lo único cierto es que Steve McQueen, el director de 12 años de esclavitud, tiene uno de estos galardones en su estantería: antes de lanzarse al ruedo del cine, y de hacerle un favor a la humanidad convirtiendo en estrella a Michael Fassbender, McQueen se distinguió como videoartista y autor de instalaciones, haciéndose con el máximo galardón de la cultura británica el mismo año (1999) en el que Tracey Emin presentaba su muy polémica My Bed. 

Si McQueen consiguiera llevarse el Oscar gracias a 12 años de esclavitud, no sólo lograría desquitarse del vacío que la Academia le hizo a Shame: su caso sería el más triunfal de todos los directores que alternan el celuloide con las artes plásticas. Pero, todo hay que decirlo, no sería el único. En este informe os presentamos una lista de cineastas vivos que se arrimaron a otras formas de expresión antes, durante o después de pasar por los platós. En algunos casos, nuestros sujetos entregaron obras más que dignas, pero en otros… Dejémoslo en que uno se pregunta si es que no eran lo bastante felices con la cámara en la mano.

Kathryn Bigelow

kathryn_bigelow

Su talento oculto es… El arte moderno (así, en general). La primera directora de cine en ganar un Oscar (por En tierra hostil, 2008) iba para joven prodigio de la vanguardia cuando cogió por primera vez una cámara. Licenciada en Bellas Artes, la Bigelow trabajó como ayudante del escultor Richard Serra y de Lawrence Wiener, uno de los padres del arte conceptual, además de figurar como alumna de lumbreras tales que Susan Sontag. Durante esta etapa, la joven Kathryn parecía muy interesada por las posibilidades del lenguaje audiovisual para representar la masculinidad y la violencia. Lo cual, para qué nos vamos a engañar, no nos sorprende demasiado. 

Sylvester Stallone

stallone

Su talento oculto es… La pintura. Es público y notorio que, cuando no está actuando o dirigiendo, ‘Sly’ siempre tiene un pincel en la mano. Nosotros, sin ir más lejos, ya dedicamos un reportaje a esos cuadros influidos, según su autor, por Picasso y Richter, y cuya cotización ha llegado a alcanzar los 72.000 euros. También podemos decir que, hace un mes escaso, la primera exposición de Stallone en Rusia estuvo rodeada de cierta polémica, no debido a la calidad de la obra (sobre la que preferimos no entrar en detalles) sino a que parte del público no olvidaba las hazañas anticomunistas del autor en las sagas de Rambo y Rocky.

Peter Greenaway

Peter Greenaway – The Last Supper from Qefcho on Vimeo.

Su talento oculto es… El videoarte. Siempre haciendo gala de un culteranismo al borde de la pedantería, y sin parar de afirmar que el cine está muerto (la fecha de la defunción fue, según él, “en 1983, cuando se comercializó el mando a distancia inalámbrico y nació el zapping”), el cineasta inglés es un gran amante de la pintura. Pero, en lugar de emborronar lienzos, Greenaway ha decidido emplear esa erudición en formas de arte más novedosas: en 2006, sin ir más lejos, arrancó Nine Classic Paintings Revisited, una serie de performances e instalaciones en las que  el polifacético autor altera obras clásicas de la pintura usando tecnología digital. Ah, y además hace sus pinitos como videojockey acompañando sesiones de DJ.

David Lynch

david_lynch

Sus talentos ocultos son… La pintura (y la escultura, y la fotografía). Cuando sólo era un adolescente (pero con pelazo), el genio de Montana viajó a Austria con un propósito: convertirse en discípulo de Oskar Kokoschka, uno de los padres del expresionismo. Lynch se quedó con las ganas, pero eso no le detuvo, y a lo largo de las décadas ha pergeñado una extensa producción pictórica de la que sólo puede decirse una cosa: da tan mal rollo como sus películas. Además de esos cuadros que él define como “comedias violentas y orgánicas”, y de las fotografías de paisajes industriales y desolados, nuestro hombre también hace sus pinitos como escultor, campo en el que creó un cierto revuelo cuando una de sus obras (elaborada por encargo para la Cow Parade de Nueva York) fue rechazada por ser demasiado inquietante y sangrienta para un evento tan popular. ¿Queda algo más? Pues sí: en ocasiones, Lynch se ha dado al diseño de muebles y al interiorismo. Y, además, hace música.

Julian Schnabel

julian_schnabel

Su talento (no tan) oculto es… La pintura. Efectivamente, hablamos del director de Antes que anochezca, Basquiat y La escafandra y la mariposa. Y también de uno de los pintores contemporáneos más influyentes y cotizados, con obras expuestas en el Reina Sofía de Madrid, el Metropolitan y el MOMA de Nueva York y el parisino Centro Pompidou. Aunque, eso sí, la obra con su firma más popular entre el público español seguramente será la portada de Luna, aquella malaventurada ópera de José María Cano. Conocido por su ego (afirmó ser “lo más parecido a Picasso que vas a ver en tu puta vida” siendo apenas un debutante), Schnabel provocó cierto choteo entre sus colegas artistas cuando hizo construir el Palazzo Chupi, un edificio residencial diseñado por él mismo con la intención de imitar las casas señoriales italianas del Renacimiento, y pintado de rosa pastel.

Takeshi Kitano

takeshi_kitano

Su talento oculto es… La pintura. Sí, otro más, pero ¿a que en este caso sorprende un poco? Tras un accidente de moto que casi le costó la vida (y le dejó como recuerdo una parálisis facial), Kitano no sólo decidió tomarse más en serio su carrera como cineasta, lo cual dio como resultado la monumental Hana-bi. Flores de fuego (1997), sino que también empezó a pintar imágenes que daban un punto de surrealismo malsano al arte tradicional japonés. El público nipón, que conocía a Takeshi principalmente como showman y humorista, debió quedarse más pasmado que el Chino Cudeiro ante esta metamorfosis.

Philip Haas

philip_haas

Su talento oculto es… La escultura. Seguramente, a estas alturas el nombre de Haas no debe sonarle demasiado a nadie, salvo a quienes recuerden que su película Ángeles & insectos estuvo nominada a la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1995. Pero, aunque su filmografía tampoco sea nada del otro jueves, el trabajo de Haas es otro cantar cuando toca a los volúmenes y las formas: a base de levantar monumentales esculturas de fibra de vidrio, este estadounidense se ha embolsado una Beca Guggenheim y ha expuesto en muchos importantes museos (como la Tate Modern Gallery de Londres y el Lincoln Centre. Su trabajo más aclamado hasta la fecha es una colección de gigantescas cabezas (cinco metros de alto cada una) realizadas con formas vegetales en homenaje al pintor Giuseppe Arcimboldo.

Gus Van Sant

gus_van_sant

Su talento oculto es… La pintura, para variar. Cuando repasamos la obra musical de algunos cineastas, nos quedamos bastante sorprendidos al descubrir que el autor de El indomable Will Hunting, Elephant y Mi nombre es Harvey Milk fue también un cantante folkie de melodiosa voz. Encontrarnos con su obra pictórica no nos ha conmocionado tanto, la verdad, y eso que el joven Gus iba más para virtuoso del pincel que para auteur cinematográfico. En honor a la verdad, hay que decir también que Van Sant nunca ha abandonado su carrera como pintor con los años, y que sigue exponiendo regularmente aún hoy.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA.

10 historias de David Lynch en los rodajes que certifican que es un genio

El primer Oscar de David Lynch será honorífico. Merecidísimo, claro, más que nada porque es uno de los mayores genios de nuestra época… Y así lo demuestra en el set de rodaje.

David Lynch gana su primer Oscar (honorífico)

El director de 'Cabeza borradora' y 'Terciopelo azul' es uno de los galardonados por los próximos Oscar honoríficos de la Academia de Hollywood, los premios de los Gobernadores.

50 escenas de sexo que te cortarán el rollo

¿Quién dijo que todo el 'ñaca-ñaca' de cine era placentero? Te presentamos una selección de escenas capaz de acabar con tu vida amorosa.

‘Boi’, una película extraordinaria

La ópera prima de Jorge M. Fontana, protagonizada por el carismático Bernat Quintana, es el mejor debut del año