¿De dónde vienen los nombres de las ‘majors’ de Hollywood?

Productores rapaces, directores insumisos, adjetivos rimbombantes... Y una radio a pilas. Así se bautizaron las empresas que dieron forma a la industria del cine.

Por
18 de abril de 2013

William Fox falleció en 1952 sin un duro en el bolsillo, fue el fundador de Fox Pictures, empresa que (tras el abandono y la bancarrota de su creador) se fusionó con 20th Century Pictures para dar lugar a 20th Century Fox. Exacto: la misma productora que hace dos años anunció su cambio de marca por la de 21st Century Fox, más acorde con el nuevo siglo. De este modo, el nombre de William permanece en el del estudio que ayudó a fundar, mientras que el de sus rivales en los negocios se ha desvanecido con el paso del tiempo. Irónico, ¿verdad?

Si, en CINEMANIA hemos decidido investigar sobre el origen de los nombres de las demás majors de Hollywood. Lo cual ha resultado un filón: en las historias de esos estudios que nos suenan a todos hay una ración doble de productores rapaces, directores insumisos, prácticas empresariales poco legítimas, secretos más o menos oscuros… Y, bueno, también una radio de transistores. No olvides que, además, puedes aprender las historias de sus logotipos en esta misma web.

Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

metro_goldwyn_mayer

Se llama así porque… La historia de la (hasta hace poco) tambaleante compañía es más enmarañada que la melena de Leo el León, pero la resumiremos con sencillez. En 1924, un magnate de las salas de cine llamado Marcus Loew decidió hacerse con una productora propia para así abastecer a sus locales, adquiriendo a tal fin dos importantes estudios de la época: Metro Pictures y Goldwyn Pictures, la empresa regida por los hermanos Selwyn y un tal Samuel Goldfish, cuyo logotipo era cierto felino rugiente. Para rematar la faena, Loew se hizo con los servicios (y los recursos) de uno de los empresarios más despiadados de Hollywood: Louis B. Mayer. Señalemos que, por cosas del antisemitismo, Samuel Goldfish había cambiado su apellido por el mucho más anglosajón “Goldwyn” en 1916.

United Artists

united_artists

Se llama así porque… En 1919, hartos de la presión de los grandes estudios y deseando rodar largometrajes en vez de cortos, los directores Charles Chaplin y David W. Griffith unieron sus fuerzas con el matrimonio más popular del cine mudo: Douglas Fairbanks y Mary Pickford. La actitud de los “artistas unidos”, mucho más liberal con sus contratos y sus presupuestos que el resto de las compañías, se consideraba descabellada (un ejecutivo de MGM sentenció aquello de “¡Los locos se han convertido en los dueños del manicomio!”) pero a la postre resultó efectiva: entre los grandes nombres de Hollywood que, en un momento u otro, trabajaron o invirtieron en la empresa se contaron Orson Welles, Walt Disney, David O. Selznick y Alexander Korda, entre otros. Irónicamente, tras irse al garete en los 80 (‘gracias’ a Michael Cimino y La puerta del cielo), United Artists fue resucitada en 2006 por Tom Cruise.

Warner Bros.

warner_bros

Se llama así porque… ¿Te imaginas que, bajo el popular escudo de la “W” y la “B” apareciese el nombre “Wonskolaser Bros.”? Pues podría haber sido así: los hermanos Harry, Albert, Sam y Jack Warner, fundadores del estudio, se llamaban en realidad Hirs, Aaron, Shmul y Yitzhak Wonskolaser, y habían emigrado a EE UU desde su nativa Polonia. Con esto constatamos que, en el Hollywood primigenio, llevar un apellido hebreo (o no anglosajón, en general) era visto como un estigma, lo cual es una pena: si el cuarteto hubiera mantenido su apellido original, imagina los chistes que Groucho Marx hubiese podido hacer en sus legendarias cartas al estudio.

Paramount

paramount

Se llama así porque… Tras producir a destajo filmes de serie B, y tras fusionar a su empresa Lasky Pictures con el estudio Famous Players, el empresario (y cuñado de Samuel Goldwyn) Jesse L. Lasky decidió fundar la primera distribuidora de la historia que suministrase películas a todo el territorio de EE UU. Para hacer justicia a una iniciativa revolucionaria, Lasky y sus socios decidieron bautizar a la empresa como “Paramount”, palabra que en inglés puede significar “impresionante” o “supremo”. Un nombre modesto, vamos.

Columbia Pictures

columbia_pictures

Se llama así porque… La ‘chica de la antorcha’, actualmente llamada Columbia-TriStar y subsidiaria de Sony Pictures, debe su nombre a una anécdota bastante graciosa. Harry Cohn, su hermano Jack y Joe Brandt habían bautizado a su productora Cohn-Brandt-Cohn, o CBC para abreviar. Como la especialidad de dicho estudio eran las películas rodadas con cuatro perras y a toda prisa, el público le adjudicó el mote ‘Corned Beef and Cabbage’, o sea, “Carne ahumada con coles”. Harto de un apodo tan flatulento, Harry Cohn decidió jugar la carta del patriotismo: el nuevo nombre y el logotipo de su productora corresponderían a una figura femenina que, durante el siglo XIX, se había usado como representación del patriotismo americano.

Sony Pictures

sony_pictures

Se llama así porque… “¡Esta sí que es buena!”, se dirá el lector, “Sony Pictures se llama así porque forma parte de ese grupo industrial japonés”. Y eso es muy cierto, pero ojo al origen del nombre de dicho grupo: en 1946, cuando la empresa empezó a funcionar en el devastado Japón de posguerra, su nombre era Tokio Tsushin Koygo, mientras que “Sony” era el nombre de su primera radio portátil, lanzada nueve años más tarde. El futuro imperio multimedia adoptó el nombre de su producto por resultar este más pegadizo para los consumidores occidentales. Así que, entre tanta referencia mitológica y adjetivo rimbombante, Sony es el único estudio que debe su nombre a un transistor a pilas.

Miramax

miramax_films

Se llama así porque… Los hermanos Harvey y Bob Weinstein tienen fama de ser unos piratas de la industria del cine, aficionados a las campañas de márketing dudosas y a entrometerse en la obra de los directores. Pero, pese a todo, podemos estar seguros de que quieren mucho a sus padres. ¿Por qué? Pues porque la empresa que fundaron en 1979, y que abandonaron en 2005 para montar The Weinstein Company, debe su nombre a una contracción de Miriam And Max, progenitores de la pareja. Ignoramos lo que pensarían Miriam y Max de los trabajos de Tarantino, Kevin Smith y Steven Soderbergh que convirtieron a Miramax en un gigante: lo mismo hasta les gustaban, y todo.