¿Cuándo cayeron en desgracia las precuelas de ‘Star Wars’?

El público necesitó más tiempo del que pensamos para aprender a odiar a Jar Jar Binks y compañía.

Por - 23 de enero de 2019

Dentro de la comunidad warsie hay pocas verdades sostenidas como absolutas por la mayoría de sus miembros. Y una de ellas, tal vez la más importante, reza así: Las precuelas de Star Wars son un truño”. La sobredosis de CGI, la poca maña de George Lucas para los diálogos, ese Hayden Christensen tan inexpresivo y, en fin, Jar Jar Binks se dan la mano para hacer que La amenaza fantasma (1999), El ataque de los clones (2002) y La venganza de los Sith (2005), resulten detestadas casi unánimemente. Algo que las puntuaciones de Rotten Tomatoes parecen confirmar: en el agregador, el Episodio I cuenta con un 54%, la segunda entrega tiene un aprobado raspado (66%) y la tercera, con un 79%, luce la nota más alta.

Ahora bien: ¿ha sido siempre así? Un reportaje de ScreenRant lo pone en duda en base a un dato cierto: cuando se estrenaron las precuelas, internet no era el cauce principal de difusión para las críticas de cine. Sin ir más lejos, aunque RT se fundó como una web amateur en 1998, no se profesionalizó hasta 2000, mientras que su base de datos empezó a crecer en 2004, cuando el sitio fue adquirido por IGN Media. ¿En qué afecta esto a las precuelas de Star Wars y su percepción popular? Ahora lo explicamos.

Por ejemplo, aunque La amenaza fantasma no puso en pie a la crítica en el año de su estreno, que digamos, sí que contó con el apoyo de críticos conocidos como Roger Ebert James Bernardinelli. Indagando sobre esto, ScreenRant ha descubierto que la valoración del filme, la cual se alzó hasta el 73%, empezó a caer en 2007 (fecha del 30 aniversario de la saga) y se desplomó en 2012, cuando se estrenó su versión en 3D. Fue entonces cuando se llevó el tomatazo podrido que ostenta hoy.

Las conclusiones sobre El ataque de los clones son semejantes: la cinta llegó a tener una valoración positiva (70%), pero a partir de 2007 fue cayendo poco a poco hasta su posición actual. Y, aunque La venganza de los Sith fue mucho más estable en lo que toca a las opiniones de los críticos, su tomatómetro del valoración del público también refleja una caída en picado: de un 96% durante la semana de su estreno a un 79% en 2015, cuando se estrenó Star Wars: El despertar de la Fuerzay de ahí al 65% de hoy en día. Dado que los bajones fueron provocados por andanadas de varios millones de votos simultáneos, ScreenRant especula con una campaña de fans airados (o de trolls) similar a la sufrida por Star Wars: Los últimos Jedi hace un año.

¿Conclusiones? Pues un par de ellas. La primera, que los habitantes de la Galaxia Muy, Muy Lejana son más tornadizos de lo que pensamos, dejándose llevar primero por la excitación de un nuevo estreno para después renegar del filme de turno. La segunda, que las puntuaciones de Rotten Tomatoes (que ya de por sí son discutibles) pierden mucha fiabilidad cuando se trata de medir películas anteriores a mediados de los dosmiles. Así pues, parece que la forma más fiable de llegar a una opinión sobre una película sigue siendo la misma: viéndola.

‘Star Wars’: Un actor de ‘Los últimos Jedi’ quedó muy decepcionado con el destino de su personaje

El Almirante Ackbar siempre fue uno de los personajes más queridos de 'La Guerra de las Galaxias', pero a Rian Johnson no le costó mucho deshacerse de él

De Marvel a ‘Star Wars’: Brie Larson se cambia de bando

Brie Larson ha sucumbido al poder de la Fuerza: Capitana Marvel cambia la energía del Psico-Magnetrón por el sable láser de Jedi.

‘Star Wars’: George Lucas, Harrison Ford Mark Hamill y Billy Dee Williams se reúnen en Disneylandia

El creador de la saga y sus actores se dan cita en 'Star Wars: Galaxy's Edge', el nuevo (y descomunal) parque temático de la franquicia en California.

Matt Smith ha desaparecido del reparto de ‘Star Wars: El ascenso de Skywalker’

Puede tratarse a una estrategia de Disney para apuntalar la sorpresa que pudiera suponer su personaje, o un cambio de planes poco respetuoso