¿Cuál es la mejor película de Pixar?

Mientras 'Cars 2' calienta motores, CINEMANÍA entra en boxes para repasar la trayectoria de la casa del flexo, filme por filme. ¿Qué título llegará a la línea de meta?

22 de junio de 2011

Parece que han existido siempre. Pero no es así: hace ‘sólo’ 16 años que las películas de Pixar nos alegran la cartelera. A fuerza de encadenar un hit tras otro, la casa de John Lasseter y sus camisas hawaianas se ha convertido en uno de los estudios más recaudadores de todos los tiempos y (cosa rara) también en uno de los más queridos y respetados. Pero la compañía que nos acostumbró a la animación digital también ha tenido sus altibajos, y ahora que Cars 2 (secuela del título más flojo de su trayectoria) calienta motores, es un buen momento para repasar su trayectoria.

¿Cuál es el mejor trabajo de Pixar? CINEMANÍA os ofrece a continuación una revisión de sus 11 películas, sin olvidar la taquilla, la opinión de la crítica y algunas cosas más. El veredicto final es sólo vuestro: contádnoslo en los comentarios de esta página.

Nota: Los presupuestos de las películas están ajustados según inflación. Todas las recaudaciones representan el bruto internacional acumulado, según datos de Box Office Mojo.

* Toy Story (John Lasseter, 1995)




Presupuesto: 29.484.638 euros 

Recaudación: 251.150.860 euros

 Lasseter y sus chicos lucharon de lo lindo para sacar adelante este proyecto, en el que participó un equipo de 100 personas (cuando la producción Disney de ese año, El rey león, había contado con 800). Nominado a tres Oscar, el filme no ganó ninguno, pero el jefazo recibió un premio especial de la Academia.

La crítica: “No es tan innovadora ni tan ingeniosa como La bella y la bestia: es más bien un placer para la vista. Pero, ¡qué placer!”. (Roger Ebert)

* Bichos, una aventura en miniatura (J. Lasseter, A. Stanton, 1998)




Presupuesto: 55.408.185 euros

Recaudación: 252.149.908 euros 

Tras la exaltación, el bajón: un mes antes de que la casa del flexo lanzase su remake insectoide de Los siete samuráis con Kevin Spacey, su eterna rival Dreamworks estrenó Hormigaz, con Woody Allen en los élitros del protagonista. Aunque superó la recaudación de Toy Story, los beneficios de Bichos no estuvieron a la altura de su presupesto. 

La crítica: “¿Hay lugar para dos películas así [como Hormigaz y Bichos]? La respuesta es ‘sí’, siempre que la segunda sea tan generosa y satisfactoria como esta”. (Richard Corliss, Time)

* Toy Story 2 (J. Lasseter, Lee Unkrich, Ash Brannon, 1999)




Presupuesto: 80.927.242 euros

Recaudación: 336.535.542 euros

“Queremos hacer una secuela directa a vídeo”, dijeron en Disney. “¡De eso nada!”, respondió Pixar, embarcándose en la que probablemente es la mejor segunda parte de la historia tras El Imperio contraataca. El guión, con un Woody secuestrado y rumbo a un museo de juguetes (en Japón) sirvió a Lasseter para reírse de sus propias manías de coleccionista, y Randy Newman se cobró con Cuando ella me quería el Oscar a la Mejor Canción Original que la Academia le debía desde Hay un amigo en mí.

La crítica: “Es extraño que el dilema de unos juguetes sea tan verosímil y conmovedor como cualquier producto del Hollywood moderno”. (Peter Bradshaw, The Guardian)

* Monstruos, S. A. (Pete Docter, L. Unkrich, D. Silverman, 2001)




Presupuesto: 98.431.890 euros

Recaudación: 364.534.019 euros

Tras entregar su primera secuela, Pixar volvió a los argumentos originales, demostrando esta vez una seguridad y una solidez técnica que le permitieron plantarle cara a Dreamworks y su Shrek… Aunque el ogro verde le arrebatase el Oscar a la Mejor Película de Animación. La historia de los asustadores Jake y Sulley tiene una precuela (Monsters University) en producción: la veremos en 2013.

La crítica: “Más vital e ingeniosa que Shrek: podría ser una digna ganadora del Oscar a la película de animación”. (Empire)

* Buscando a Nemo (A. Stanton, L. Unkrich, 2003)




Presupuesto: 77.106.625 euros

Recaudación: 602.202.122 euros

Si sólo una película de Pixar ha conseguido hacerte llorar, es muy probable que sea esta. Durante unos doce meses, hasta que Shrek 2 le arrebató el puesto, esta fábula de branquias e inseguridades paternales ostentó el título de película de animación más taquillera de la historia. Esta vez, los Oscar se hicieron eco, y Pixar pudo llevarse a casa la estatuilla.

La crítica: “Una aventura flotante que continúa la racha de éxitos de Disney-Pixar”. (Todd McCarthy, Variety)

* Los Increíbles (Brad Bird, 2004)




Presupuesto: 73.055.236 euros

Recaudación: 438.136.198 euros

Un relativo pinchazo financiero, este desparrame superheróico acabó convirtiéndose en un título de culto, aportando algún detalle que otro al imaginario de la compañía. Concebida inicialmente como una película 2D para Warner, la historia de dos superhéroes retirados y sus hijos superpoderosos fue el primer filme de Pixar protagonizado al cien por cien por humanos. Y se llevó el Oscar correspondiente.

La crítica: “Los Increíbles funciona como la secuela de ese filme de superhéroes que nadie se atrevió a producir, debido seguramente a la falta de imaginación”. (Chris Cabin, Slant)

* Cars (J. Lasseter, Joe Rannft, 2006)




Presupuesto: 89.908.420 euros

Recaudación: 320.554.399 euros

Pobre John Lasseter: cuando, tras mil y un retrasos, el hombre de las camisas pudo sacar adelante esta oda a sus dos grandes pasiones (su tierra californiana y el automovilismo), se encontró con la peor recepción jamás dispensada por la crítica a un filme Pixar, y con una Academia que no le otorgó ningún Oscar. Tras la emoción de Buscando a Nemo y la ironía de Los Increíbles, este cuento jubiloso y con moraleja parecía un paso atrás.

La crítica: “La película tiene muy buena pinta y es divertidísima, pero le falta ese ‘algo más’ de los otros títulos de Pixar”. (Roger Ebert)

* Ratatouille (B. Bird, Jan Pinkava, 2007)




Presupuesto: 109.324.441 euros

Recaudación: 432.780.056 euros

“¿Queríais madurez? ¡Pues tomad dos tazas!”, fue la hipotética respuesta de Pixar (y de una rata con vocación de chef) a quienes acusaban al estudio de haberse infantilizado con Cars. Además de su película más oscura hasta la fecha, esta fue también la más conflictiva en su producción, con cambio de director a mitad de rodaje incluído. Nominada a cinco Oscar, Ratatouille se llevó (para variar) el de Mejor Película de Animación.

La crítica: “Un auténtico festín para los ojos y los oídos. No te lo pierdas”. (Andrew Sarris, The New York Observer)

* WALL*E (A. Stanton, 2008)




Presupuesto: 126.894.214 euros

Recaudación: 361.720.575 euros

Como dirían Hidrogenesse, o eres PC, o eres Mac. Pero los sistemas operativos no son un obstáculo para el amor: arriesgada en concepción y ejecución (su primera hora carece de diálogos), Wall*E resultó algo irregular, llevándose aún así el Oscar (más cinco nominaciones), las alabanzas de la crítica y el amor del mismísimo Terry Gilliam.

La crítica: “Un milagro, casi de arte y ensayo, que alberga detalles y momentos  de una belleza estremecedora”. (David Bernal, CINEMANÍA)

* Up (P. Docter, B. Peterson, 2009)




Presupuesto: 121.426.550 euros

Recaudación: 507.453.864 euros

El segundo filme animado nominado al Oscar a la Mejor Película (el primero fue La bella y la bestia), Up no se llevó el premio gordo, pero sí las estatuillas a la película de animación y al guión original. Tras un comienzo que es puro delirio, la trama se encalla un poco en sus aventuras selváticas, pero no importa: junto a Buscando a Nemo, este es el trabajo de Pixar con más peligro para los lagrimales.

La crítica: “Sólo Pixar, cada vez más y más capaz de redefinir los límites del cine infantil y del mainstream en general, podía convertir su tránsito hacia la muerte en la prueba más clara de que una vida sin aventuras no merece ser vivida”. (Nando Salvá, CINEMANÍA)

* Toy Story 3 (L. Unkrich, 2010)

Presupuesto: 138.773.200 euros

Recaudación: 737.698.841 euros

Al igual que en el caso de su segunda parte, la tercera entrega de Toy Story nació como réplica de Pixar a los planes de Disney de hacer una secuela (o trecuela) sin su autorización. Bendita bronca, porque sin ella no hubiésemos disfrutado de la película más improbable (por lo inesperadamente buena) del estudio. Lee Unkrich, eterno segundón, tomó los mandos de la juguetería para conducir la historia de Buzz Lightyear y Woody rumbo a la mejor conclusión posible: la película más taquillera de 2010, y la quinta más taquillera de la historia. Ahí queda eso.

La crítica: “La gente de Pixar son los tipos a los que querrías tener cerca cuando tu hijo te pregunte de dónde vienen los niños y a dónde se van los viejos”. (Manuel Piñón, CINEMANÍA)

De ‘La casa de papel’ en Netflix a ‘Knife+Heart’ en Filmin, recomendaciones para el fin de semana

Mantita, palomitas y servicios de streaming, disfruta de lo mejor de los catálogos.

Un clásico de Disney+ para cada generación

La casa del ratón tiene películas para todas las edades, y en su plataforma de VOD están todas las que puedas imaginar: te ayudamos a elegir la tuya.

¿Qué peli o serie veo hoy? De ‘Tiger King’ en Netflix a ‘Dead Set’ en Filmin

Clásicos y nuevos estrenos, la mejor forma de hacer frente a la cuarentena.

Películas clásicas para gente que no ve películas clásicas

Menos de una cuarta parte de los millennials ha visto una película anterior a 1960… Pero es que es muy importante elegir el clásico adecuado.