¿Cuál es el mejor casting de Quentin Tarantino?

Hasta que el casting de 'Once Upon a Time in Hollywood' se materialice como el mejor de la historia hacemos un ranking con los mejores y peores personajes de Tarantino

Por - 26 de diciembre de 2018

Solo escuchar los nombres de los actores y actrices que participarán en la nueva película de Tarantino, Once Upon a Time in Hollywood, nos pone los pelos de punta. Es increíble el ejercicio tan brutal que ha realizado el departamento de casting de la novena película del tipo que dirigió Pulp Fiction.

Brad Pitt, con el que ya trabajó en Malditos Bastardos.

Leonardo DiCaprio, con el que ya trabajó también en Django Desencadenado.

Margot Robbie, sí, participa en El Lobo de Wall Street pero haceros un favor (si no la habéis visto aún) y echad un vistazo a Yo, Tonya.

Dakota Fanning, la pequeña Lucy de Yo soy Sam o El fuego de la venganza.

Los imprescindibles de Tarantino Tim Roth, Michael Madsen, Kurt Russell o la maravillosa Zoë Bell.

Y si ya estás extasiado la traca final ya es para tirase de los pelos de la emoción: Damian Lewis, Burt Reynolds, James Marsden, Timothy Olyphant y el maldito Al PACINO.

*La oveja negra del casting es Emile Hirsch, acusado de extrangular a una ejecutiva de Paramount.

Sólo se saben algunos de los papeles que interpretarán en esta cinta ambientada en el ocaso de los sesenta cuando un actor en horas bajas (Dicaprio) y su doble de acción (Pitt) luchan por sobrevivir. Y de repente el asesinato macabro de la familia de Manson. No sabemos muy bien cómo estará integrado este masacre pero todo gira alrededor de él o esa es la pista que tenemos.

Aún tenemos que ver el resultado final en 2019 pero está claro que este es uno de los repartos más increíbles de la historia del cine. Aunque eso no tiene por qué ser garantía de éxito ni tienen por qué funcionar todos los personajes.

De hecho todas las películas de Tarantino tienen grandes casting, actores en horas bajas resucitados y estrellas desconocidas haciendo papeles muy buenos, pero aun así el cine de Tarantino no se salva de actores mal escogidos o personajes mal escritos o mal interpretados.  Hagamos un repaso por los peores castings de su filmografía del peor al mejor.

JACKIE BROWN

Es la peor película de Tarantino por varios motivos: Porque es fría, porque no hay ni un solo diálogo que merezca la pena memorizar, porque la historia está bien pero no es para tanto, porque Tarantino se creía mejor de lo que era y a la película le pasa exactamente lo mismo… Pero lo que nos ocupa ahora es el casting y el de esta película es horrible exceptuando a Pam Grier que dota a su personaje de muchísimo aplomo. Su mirada es inteligente y su bella es dura (casi feroz). Esta azafata que triunfa sobre una manada de hombres que la están subestimando todo el rato es, de hecho, uno de los pesonajes femeninos mejor escritos de Tarantino.

Pero aquí se acaban los aciertos del casting porque el resto es para tirarse de los pelos empezando con el mismísimo Samuel L. Jackson interpretándose a sí mismo o con un deshubicadísimo Robert De Niro. No hay ni un acierto, Michael Keaton desaprovechado totalmente, Bridget Fonda más de lo mismo (su presencia no es suficiente para salvar la película, no) y luego está Robert Forster como Max Cherry que da una pereza terrible.

DJANGO DESENCADENADO

Cerrar los ojos y pensad la posibilidad de que esta larguísima película, de dos horas y 45 minutos, con un guión sencillo que se complica de forma irritante en los dos últimos actos para dar al espectador una serie de escenas flipadísimas y un montón de diálogos graciosísimos (NO) que la posicionan como una buddy movie del montón estuviera  protagonizada en vez de por el careto de palo de Jamie Foxx por Will Smith.

Entonces sí.

Porque Jamie Foxx nos encanta sí, pero algo en la dirección de Tarantino provoca que no esté a la altura, ya no de su personaje, sino del universo del director. Sin embargo, casi mejor eso que un pasado de vueltas Christoph Waltz que hace EXACTAMENTE LO MISMO que en Malditos Bastardos pero peor. Es realmente una pesadilla.

Se salvan los minutos en los que DiCaprio devuelve la película al tono que merece todo filme de Tarantino y ahora sí un increíble criado negro muy hijo de puta interpretado por Samuel L. Jackson que sí que podría estar, perfectamente, entre los mejores personajes del director. UN NEGRO QUE ODIA A LOS NEGROS… Maravillosa ironía.

RESERVOIR DOGS

No es que el casting de Reservoir Dogs esté mal, de hecho significó el comienzo de varias y brillantes carreras como la de Michael Madsen o Tim Roth. Pero lo cierto es que los personajes no están escritos con profundidad.

Quizá se puede analizar la interpretación, maravillosa, del Sr. Blanco o Sr. Naranja. Harvey Keitel y Roth están maravillosamente bien en sus roles sobre todo cuando la desesperación y la sangre les comienza a llegar al cuello. Pero poco más se puede decir sobre el resto, un diálogo genial para Steve Buscemi y una escena gloriosa con una oreja cortada para Michael Madsen.

Sin más… La película no demanda mucho más en interpretación debido al arco de los personajes.

DEATH PROOF

Aunque esta película es un divertimento, un ejercicio de Grindhouse con Robert Rodríguez que no debía tomarse demasiado en serio Quentin Tarantino se divirtió tanto rodándola que un deber moral reivindicarla.

Igual que en Reservoir Dogs los personajes no están escritos de forma concienzuda pero los diálogos sí. Son increíbles dos grupos de cuatro mujeres hablando con naturalidad sobre la vida, sobre el sexo, sobre sus aspiraciones, sobre amor, sobre tiempo, sobre divertirse, sobre los demás, sobre cine, sobre sus trabajos y todas, TODAS, están maravillosas aunque en este caso no se puede hablar de un casting estelar porque todas las actrices excepto Rosario Dawson y Rose McGowan eran en ese momento bastante desconocidas.

Al menos nos sirvió para descubrir a Zoë Bell, doble de acción de Uma Thurman que hace de ella misma y que está increíble. A parte del rollo en su forma de hablar o sus gestos Tarantino no se corta y la pone en las escenas más peligrosas de la película.

Sí, en Death Proof también tenemos la primera colaboración entre Kurt Russell y Tarantino. El asesino que interpreta Russell da verdaderamente mucho asco. Meta conseguida, obvio.

LOS ODIOSOS OCHO

Este casting también quitó el hipo cuando se anunció.

Samuel L. Jackson haciendo del Major Marquis Warren, Kurt Russell de un caza recompensas con un contrapunto entrañable de buena persona, Jennifer Jason Leigh que interpreta a la mujer más cabrona y deslenguada de la filmografía de Tarantino. Tim Roth, Michael Madsen, como siempre. El maldito Bruce Dern y la inestimable presencia sorpresa de Channing Tatum. Ah, y ese maravilloso imbécil al que acabas cogiéndole cariño, el sheriff Chris Mannix.

Todos están realmente bien pero por un par de sencillos motivos muy sencillos este no es el mejor casting de Tarantino. Y es que Bruce Dern podía haber dado mucho más juego, Michael Madsen es demasiado él mismo y Jennier Jason Leigh está bien los primeros minutos, luego ser repite ligeramente.

Es, probablemente, el mejor guión (y el más complicado) rodado nunca por Tarantino. Y lo salvan Samuel L. Jackson en un solo y espectacular diálogo (monólogo más bien) y Kurt Russell. Su escena rompiendo la guitarra que toca Daisy Domergue debería quedar para la historia, sin duda.

KILL BILL

Entramos en el TOP 3 con Kill Bill porque si no es la mejor  película de Tarantino poco le falta. No vamos a hablar de la fusión de géneros, de la increíble y arriesgada composición narrativa de los dos volúmenes, no vamos a hablar de todo ello porque nos llevaría otro artículo. Hablemos del casting.

Y realmente da un poco igual el increíble papel de Lucy Liu, Daryl Hannah cuya carrera vivió un segundo round, de Michel Madsen que da gusto verle como cowboy chungo, de la increíble escena de Michael Parks como Esteban Vihaio (hace dos papeles)…. Todos están realmente muy bien pero nada tendría sentido sin el trabajo de dos actores:

David Carradine, su carisma y su calma consiguen la difícil tarea de aguantar dos horas sin salir y cumplir las expectativas. Es el Tercer Hombre de nuestra generación. Su momento en el porche no es más sublime que su diálogo final con La Novia.

Ella, Uma Thurman, es la razón de la película, la musa de Quentin Tarantino. El trabajo físico (accidente de coche incluído) y sentimental que la actriz puso en esta película es indescriptible. ¿Conocéis a otra actriz que en cuatro horas haya pasado por tal cantidad de sentimientos y emociones distintos?

MALDITOS BASTARDOS

La elección de casting aquí es, también, galáctica. Nadie tenía muy claro cómo iba a funcionar Brad Pitt en la comedia y DIOS SANTO, solo su escena haciéndose pasar por Italiano merece una filmografía entera.

Eli Roth está imponente, no hace falta que hable prácticamente nada. Diane Kruger está dulce y entrañable. Michael Fassbender es el típico tipo desconocido del que te quedas prendado al salir de la sala, ya sabéis, el resto es historia, uno de los mejores actores de la actualidad. Daniel Brühl está perfecto como el nazi más irritante de toda Alemania. Y luego dos diamantes en bruto.

La poderosísima Mélanie Laurent cuya mirada ahoga. Una actriz fina y un trabajo elegante y dramático y, además, poco Tarantiniano.

Y, claro está, el mejor personaje escrito por Tarantino, según Tarantino, Hans Landa interpretado por el entonces poco conocido Christoph Waltz. La primera escena de Malditos Bastardos puede que sea el mejor comienzo de entre sus ocho películas. Watlz realiza un trabajo tan soberbio que se llevó el Oscar de calle. Hace diez años no le conocía nadie y ahora ya tiene dos estatuillas.

PULP FICTION

La mejor película de Tarantino. Y aunque las dos que le quedan sean obras maestras no van a ser tan importantes como esta porque sencillamente cambió el cine. Y eso no pasa muy a menudo.

La originalidad de la estructura narrativa, el guión repleto de diálogos brillantes, la fuerte violencia de sus escenas, el tapiz de personajes y sus vidas influyendo en las del resto… Todo es tan perfecto que te cambia la vida cuando la ves. Pero hablemos del casting.

Si hay que elegir un personaje en toda la filmografía de Tarantino que sea Jules Winnfield.

Si hay que elegir una escena que sea el baile de John Travolta con Uma Thurman.

Si hay que elegir una frase para cerrar (o no) una película que sea “Zed está muerto, nena. Zed está muerto” y que esté pronunciada por Bruce Willis. 

Si hay que escribir un personaje secundario roba escenas que ese sea Sr. Lobo y que Sr. Lobo esté interpretado por Harvey Keitel.

Si hay que hacer un flasback sobre un veterano de Vietnam que se mete un reloj por el culo que este sea interpretado por Christopher Walken.

Si tienes que sodomizar a un jefe de la mafia que este esté interpretado por Ving Rhames.

Y si tienes que poner a un personaje el nombre más divertido de la historia del cine que este sea Honey Bunny y que lo interprete Amanda Plummer.

Tráiler de ‘Ad Astra’: Brad Pitt sube a las estrellas con James Gray

El director de 'La noche es nuestra', 'Two Lovers' o 'Z, la ciudad perdida' lleva a Brad Pitt al espacio exterior en su primera película de ciencia-ficción.

Al Pacino quiso rodar la película de ‘House of Cards’

Antes de Netflix y de Kevin Spacey, la saga política más corrupta de la TV pudo convertirse en película de manos de los creadores de 'Heat'.

La película de Scorsese para Netflix se estrenará en cines

'The Irishman', protagonizada por Robert De Niro y Al Pacino, tendrá un estreno limitado en cines similar al de 'Roma'.

Al Pacino: “Vería cinco minutos de ‘Wonder Woman’ al día por Gal Gadot”

'Ella es especial, es la hostia': el actor de 'El padrino' se deshace en elogios hacia la actriz israelí (aunque no se ve a sí mismo fichando por DC).