[Crónica Gijón 2014] La lección de interpretación de Brendan Gleeson

El FICX abre sus puertas un año más con propuestas interesantes en los ámbitos de ficción y documental.

Por
23 de noviembre de 2014

De qué se habla en el festival? De momento, de poca cosa, ¡esto acaba de empezar! De lo que probablemente se hable mañana es de cómo la ciudad se vuelca en el festival y del incremento de gente en las colas, al menos, para este primer día, con respecto a la edición de 2013. Es muy pronto para decirlo pero se ve a la gente animada. Claro que lo que hace Gleeson en Calvary da para levantar los ánimos a cualquiera.

¿Qué has visto? Para empezar, cómo no, la película de inauguración de la sección oficial. Su nombre es Calvary, se va a estrenar comercialmente en enero y es el nuevo largometraje de John Michael McDonagh, a quien quizá conozcáis por la ácida El irlandés. Y como en aquella, el protagonista de la película es un Brendan Gleeson en estado de gracia. La principal diferencia entre éste y aquel film viene a ser el tema, porque el tratamiento de un concepto dramático sazonado con humor negro es algo que McDonagh trabaja de maravilla y que recuerda a otra vieja promesa europea como Martin McDonagh. La historia arranca con un sacerdote que recibe una amenaza de muerte en una confesión, pero no por haber hecho algo malo, sino más bien por todo lo contrario, pues su agresor quiere “causa revuelo”. Lo que sigue a continuación de esta intensa secuencia, pero a la vez -a su manera- divertida es el día a día del personaje de Gleeson hasta el día en que supuestamente va a ser asesinado: apenas una semana en la que vemos cómo se relaciona con la gente de su entorno, una comunidad de Irlanda en la que no hay un solo personaje sin taras

El mérito de McDonagh es equilibrar perfectamente el humor y el drama, apoyándose además en un reparto de lujo (Gleeson está más allá del elogio, pero también cuenta con una acertada Kelly Reilly, y la perturbadora presencia de un pasadísimo Chris O’Dowd y el mismísimo ‘Meñique’ de Juego de Tronos, Aidan Gillen, actor que ya es indivisible de su personaje televisivo) se consigue una película modesta pero con un fondo muy interesante. Su personaje principal es excepcional y en torno a él giran todos los conflictos, aunque no acaban ahí las cosas: su notable realización (cierta secuencia nocturna es extraordinaria) ayuda a que el film gane empaque y se convierta en un film necesario. Se le pueden poner pegas, como un uso de la música algo discutible en según qué momentos, pero en global es una película sólida, robusta y que confirma a McDonagh como un narrador muy sólido.

También pudimos ver el recomendable documental Red Army, que llega a Gijón tras pasar por varios festivales internacionales y que sobrevive sobradamente a las expectativas. Gabe Polsky consigue hablarnos de hockey y al mismo tiempo crear un fresco en el que entender qué ocurrió con la Unión Soviética y cómo las situaciones políticas, económicas y sociales se filtraban a través de este deporte de forma frontal o en paralelo. Para ello el foco se pone en el citado ‘Ejército Rojo’ del título, un grupo de cinco jugadores profesionales que pulverizó a varias selecciones en los años 80 y cuyos miembros se han convertido, en algunos casos, en leyendas a nivel internacional. No se juzga ni se apunta con el dedo, sencillamente es un documental analítico que mezcla historia con Historia y lo enlaza bien, todo esto sin renunciar al dinamismo y ofreciendo una buena dosis de entretenimeinto al tiempo que se educa sobre una situación muy particular. Si como documental deportivo es sólido, no se queda atrás como fresco de una época y lugar concreto. Muy llevadero y además, divertido, con un personaje central (Slava Fetisov) que habría sido un buen candidato a protagonizar un documental de Herzog.

Por último tocó Animaficx. La sección dedicada a la animación y que recoge los filmes más destacados dentro de este medio dio el pistoletazo de salida con la coreana The Satellite Girl and Milk Cow, una película que apunta a los códigos de Miyazaki y su Studio Ghibli y los convierte en una fórmula, con todo lo que esto significa: el sacrificio del ‘alma’ en favor de la rutina e ideas de universos fantásticos que funcionan a marchas forzadas. Sin embargo, es un film infantil estimable, con una animación bien realizada y algún momento de verdadero vuelo artístico. Se viene además con el premio en Sitges el pasado octubre y tiene distribución confirmada para España, por lo que antes o después podréis verla sin ningún problema. Apuntad el título si tenéis niños por casa porque aún sin ser una obra de arte, se pasa un rato agradable viéndola.

Gijonmetro: Es muy pronto para decirlo pero se me antoja difícil que un actor del carácter de Brendan Gleeson vaya a plantarle cara al gigante pelirrojo en su extraordinario papel de Calvary. La película compite con las demás de la sección oficial así que de momento, por falta de rivales, gana de forma aplastante. Cualquier categoría le vendría bien, además, es una película muy compacta.

[Crónica Gijón 2014] Elige tu propia aventura

Cines abarrotados para el segundo día del FICX, una jornada marcada por el cine de aventuras. El nuevo, y el clásico.

[Gijón 2014] Lo que hay que ver

Las cinco películas que no hay que perderse por nada del mundo en la 52ª edición del Festival de Cine de Gijón, del 21 al 29 de noviembre.

Los políticos más corruptos del cine y las series

Mamandurrias, comisiones, sobres llenos de billetes... Una colección de personajes que haría las delicias del juez Eloy Velasco.

Brillante Mendoza será homenajeado en el Festival de Gijón

El Festival Internacional de Cine de Gijón anuncia una retrospectiva de la obra del cineasta filipino y adelanta nueve títulos de la Sección Oficial.