[Crónica Festival Cine Gijón 2013] Palmarés, balance y Hong Sang-soo

La película polaca Ida arrasa en los premios, merecidamente. Además, hacemos un balance general de lo que ha dado de sí esta edición. Por PABLO GONZÁLEZ TABOADA

Por
23 de noviembre de 2013

Palmarés

Es imposible estar siempre de acuerdo con el fallo de los jurados de los festivales de cine. En esta ocasión no obstante nos mostramos muy de acuerdo con sus decisiones, máxime cuando llevamos defendiendo la idea de que en la sección oficial ha habido tres grandes películas…y luego las demás. Dos de estas tres han recibido premios gordos, por lo que nos quedamos a gusto. El palmarés de esta edición queda así:

Sección oficial

– Mejor largometraje: Ida de Pawel Pawlikowski.
– Premio especial del jurado: Los insólitos peces gato
– Mejor director: Jeremy Saulnier por Blue Ruin
– Mejor guión: Pawel Pawlikowski y Rebecca Lenkiewicz por Ida

 

– Mejor actriz: Agata Kulesza por Ida
– Mejor actor: Alexandre Landry por Gabrielle
– Premio del público: Little One
– Premio del Jurado Joven al Mejor largometraje: Ida
– Premio FIPRESCI: Henri

Sección Animaficx:

– Mejor largometraje (ex aequo): Cheatin’ (Bill Plympton) y The Fake (Yeun Sang-ho)
– Mención especial: Patema Inverted.

Para una lista completa de las películas y cortometrajes premiados puedes acceder aquí.

Balance

Con el FICX51 a punto de cerrarse, no está de más hacer un pequeño balance de lo que ha dado de sí, sobre todo en comparación con la edición precedente, que coincidió con la entrada de Nacho Carballo en la dirección tras la destitución de José Luís Cienfuegos. Si en 2012 el festival no demostró estar suficientemente atinado en términos de programación, sobre todo en una sección oficial excesivamente blanda, amén de un descenso bastante brusco del público y de la prensa asistente en relación a 2011, las cosas que podemos decir de este 2013 son bastante positivas, porque ha habido cambios para bien y eso se ha reflejado en todos los frentes.

Para empezar, lo importante: el cine. Lo ha habido más variado y, la verdad, mejor. Sin contar esas excepciones que no se entiende que puedan proyectarse en un festival de cierto renombre (en sección oficial, por ejemplo, Blockbuster y Little One, ambas infames) la calidad media ha sido bastante más alta. Sin salir de las películas a concurso, la polaca Ida, la francesa Le passé o la norteamericana Blue Ruin fueron tres añadidos de notable. Esto sin mencionar secciones -al completo- como Gran Angular o Rellunes, que repescaron piezas de mucho interés internacional y de calidad contrastada.

Dos aciertos más fueron Animaficx, indudablemente el bloque más notable de 2012 y que este año ha tenido auténticas joyas a concurso, como Cheatin’ o The Congress. También el nacimiento de la sección FICXLab, donde piezas experimentales (Història de la meva mort) o de video-arte (Nathaniel Dorsky) han tenido su espacio en una programación que ha sabido tocar todos los palos. En este sentido el trabajo realizado por el festival es estimable, mucho más sólido que en el curso anterior, y esperemos que siga así en la edición 52. También destacar algo que nos parece clave, y es la asistencia a las salas. En 2012, aunque en cifras oficiales no se hacía demasiado hincapié en ello, había -visiblemente- menos gente yendo a las proyecciones sobre todo entre semana. Este 2013 las salas han estado bastante llenas, y ha habido más prensa. Todo esto ha contribuido a un mejor ambiente, claro está, que es lo que hace de otros festivales (a veces incluso por encima de las películas) una visita obligada a año tras año. El mejor ejemplo es Sitges.

Por tanto en general el balance ha sido muy positivo. Por supuesto no todo ha sido perfecto, siempre hay un margen de mejora: hubo algún pequeño problema con el subtitulado de alguna película aislada, la calidad de proyección de otras o el uso del BluRay como formato en varias. Cosas menores, pero existentes, que esperemos puedan mejorarse en adelante.

Hong Sang-soo

No queríamos cerrar las crónicas del festival sin hacer una mención a uno de los homenajeados de este año, que inicialmente iba a presentarse por Gijón pero que por problemas de salud no ha podido asistir. Además de contar con un ciclo con algunas de sus mejores películas, ha sido el encargado de clausurar la sección oficial con Our Sunhi, que no competía y que venía ya con premio bajo el brazo tras su paso por Locarno. Our Sunhi es, como toda la obra de HSS, totalmente referencial: mismo temas (charlas entre amigos, borracheras, alguna relación con el cine), una película que hace parecer fácil lo difícil: la construcción de los planos, que en esta ocasión tienen una duración bastante alta sin que se note, por el dinamismo con el que sus personajes interactúan entre sí.

Sang-soo saca partido del naturalismo y puede verse algo de Ozu en su forma de filmar, de tratar a ras del suelo los conflictos del día a día o -mejor- la ausencia de ellos. Tres personajes masculinos relacionados con uno femenino (la Sunhi del título) en una película luminosa, una inyección de buen rollo que no obstante no ha gustado a todo el mundo. Nuestro amigo Carlos Pumares fue el primero en rajar, “son 20 planos fijos con una cámara atornillada en el suelo, con gente hablando de tonterías. Que esto gane en Locarno puedo entenderlo, yo la verdad es que voy allí de vacaciones, pero que cierre la sección oficial de Gijón…”. Como véis, hay opiniones para todos los gustos. Sobra decir que a nosotros nos ha encantado, como casi todo lo que ha hecho Sang-soo, eso sí.

Más de CINEMANÍA en Gijón 2013:

Crónica 7: Dos desastres de ‘cine negro’ y el final de Animaficx

Crónica 6: Sobran las palabras: James Gandolfini

Crónica 5: Blue Ruin Història de la meva mort de Albert Serra; venganza y ¿sangre?

Crónica 4: El pasado de Farhadi y My Sweet Pepperland, la expresividad del rostro femenino

Crónica 3: El cine español pierde otro Blockbuster

Crónica 2: Ida, la película hecha en fotografías en blanco y negro

Crónica 1: Entrega de premios y Una promesa, de Patrice Leconte