[San Sebastián 2020] ‘Crock of Gold’: el brindis de Johnny Depp por el líder de The Pogues

El actor de 'Piratas del Caribe' produce este documental sobre Shane MacGowan que puede que te deje una importante resaca

Por
20 de septiembre de 2020

Es probable que salgas de ver este documental con resaca. Crock of Gold: A Few Rounds With Shane MacGowan hace honor a su título; quizás hasta se queda un poco corto. Porque más que unas rondas lo que circula por esta película sobre el líder de The Pogues es su autodestructiva celebración del alcoholismo y la drogadicción. “Era una persona sensible –dice a cámara su hermana–. Pero esa persona ya no existe, básicamente por las drogas y el alcohol”.

Crock of Gold, producido por el amigo del cantante Johnny Depp –hoy presenta la película en el Festival de San Sebastián–, parece uno de esos documentales hechos a pesar de su protagonista. Alcoholizado, en silla de ruedas y bastante perjudicado –por no entrar en detalles de higiene bucal–, el cantante responde con evasivas a todo aquel que se aviene a entrevistarlo. Ni su joven mujer, ni el Sinn Féin, ni siquiera Depp consiguen que cuente mucho de un pasado que parece interesarle menos que la siguiente pinta que se va a pedir o que trolear al actor por su participación en Piratas del Caribe.

El documental suple esa indiferencia con un material de archivo que solo Depp podría haberse permitido. Para empezar, del ascenso a la fama de The Pogues, profusamente documentado entre conciertos de los Sex Pistols, cabezas rapadas y pelos teñidos de rubio platino. También, con entrevistas antiguas en las que MacGowan va regalando algunas perlas con las que no cuesta entender la motivación inicial de Depp y el director Julien Temple de acometer este documental.

“La gente me llama poeta y eso no me gusta porque quiere decir que he perdido mucho tiempo componiendo canciones” o “Las canciones están flotando en el aire y yo siempre estoy atento para cazarlas al vuelo porque si no lo puede hacer Paul Simon” son algunos ejemplos de esto. Una categoría aparte merecen las anécdotas de cogorzas monumentales que Temple ilustra con simpáticas y barrocas animaciones, especialmente esa en Nueva Zelanda en la que MacGowan se pintó a sí mismo de azul, así como su habitación de hotel, en un viaje de ácido en el que unos espíritus mahoríes le aconsejaron tal cosa.

Crock of Gold es también un documental sobre la historia reciente de Irlanda, vehiculada a través de la historia particular de MacGowan, irlandés forofo del IRA cuyos padres emigraron a Londres en busca de un futuro mejor cuando él era un niño. Además de metérselo todo y tirarse a todas, viene a decir el líder de The Pogues, su misión como músico era volver a poner a Irlanda en el mapa, algo que seguro consiguió con su mayor hit Fairytale of New York. 

Y, de alguna manera, el documental de Julian Temple sigue esa senda recordando todas aquellas influencias irlandesas de MacGowan, desde Yeats a Beckett, así como la turbulenta historia del país en el último siglo. Eso sí, sin perder de vista su vocación gamberra y rockera, tan explícita que involuntariamente sirve de anuncio antidrogas. Como dice el padre del protagonista en un momento dado: “Shane era un niño fantástico. Lo fue hasta los 12 años y luego descubrió a la Creedence Clearwater Revival”. 

Tráiler de ‘Supernova’, el amor crepuscular de Colin Firth y Stanley Tucci

Una pareja enfrentada al alzhéimer y los recuerdos protagoniza esta 'road movie' que se presenta en Donosti 2020.

[San Sebastián 2020] ‘Nomadland’: Poema a la gente sin casa

La directora de 'The Rider' se echa a la carretera con un emocionante retrato de los nómadas estadounidenses vehiculado por Frances McDormand

[San Sebastián 2020] ‘Another Round’, nos tomamos la penúltima

Thomas Vinterberg brinda por la vida, los amigos y el amor en su película más emocional.

Johnny Depp también estará en San Sebastián 2020

El festival ha anunciado la presencia del actor estadounidense en la 68 edición, junto a otras reconocidas figuras como Matt Dillon, Viggo Mortensen y Gina Gershon.