‘Como pez fuera del agua’: el rey de la comedia llega a España

Tras su éxito en Italia, Riccardo Milani exporta su sentido del humor en esta comedia romántica sobre la desigualdad

Por
23 de mayo de 2019

Giovanni es uno de esos altos ejecutivos que se pasa todo el día en Bruselas intentando solucionar los problemas de unos barrios que jamás ha pisado. En uno de ellos vive Mónica cuyas vidas jamás se habrían cruzado… de no ser porque el hijo de Mónica ha iniciado una relación con la hija de Giovanni. Estos son los mimbres de la comedia romántica que arrasó en Italia el año pasado, y que dirige todo un experto en eso de hacer reír a los transalpinos, Riccardo Milani. Hablamos con él del momento de la industria de su país, y del poder sanador de la risa.

¿Qué te llevó a rodar esta película?

Nace de una experiencia personal. Tengo una hija adolescente que se enamoró de un chico de extrarradio. En ese momento tuve que enfrentarme a la contradicción personal entre la teoría y la práctica: una cosa es ser una persona tolerante y otra muy distinta tener que ejercer esa tolerancia. Cuando eres padre, es inevitable sentir miedo por las decisiones que toma tu hija. Rodar esta película me ha obligado a confesar mi hipocresía. Mostrar mis límites. Además, crecí en un barrio muy popular de Roma, así que conocía a esos romanos que van a playas populares como las que aparecen en el filme.

Por curiosidad pero también por profesionalidad: ¿cómo acabó la historia de amor entre tu hija adolescente y el chico de la periferia?

Duró seis meses. Son jóvenes, así que era normal. Pero la relación me ayudó a conocer el entorno del muchacho, sus problemas, sus circunstancias, sus anhelos. Fue una cura de humildad.

Bendita locura, La hora legal, Bendita ignorancia o Como pez fuera del agua… Últimamente se estrenan en España un montón de comedias italianas con la misma premisa: retratar las diferencias sociales entre los protagonistas

Como ciudadano italiano, siento cierta desesperación por la situación de mi país, y me gusta expresarla a través de la comedia popular. Ahora mismo hay dos Italias que van en direcciones opuestas sin ser capaces de encontrarse. Hay una tensión social alarmante. Y creo que, aunque sea preocupante, sobre eso se puede hacer una comedia.

¿Hablamos del poder catártico del cine?

Siempre he entendido la comedia de esta manera. Siempre he pensado que es un modo de tratar temas y argumentos que rompen tu país. A través de la comedia puedes explicar los peores aspectos de tu país. Es una manera de mostrar la realidad, de no esconderla.

¿Es la comedia un medio mejor que el drama para hacerlo?

A mí me apasionan la comedia cinematográfica porque las películas me han contado mi país mucho mejor que cualquier libro. Casi tiene una función didáctica, que es algo que me interesa mucho. Claro que el cine puede utilizarse para contar la realidad de una manera dramática, pero si lo haces cómicamente llegas a más gente. En los últimos años, el cine de autor italiano ha ambientado muchas de sus comedias en la periferia, pero hacía mucho tiempo que la comedia no hacía lo mismo. Así que la historia de sus habitantes siempre se cuenta en clave dramática. Aquí hemos intentado reírnos un poco de esta circunstancia, sobre todo en la escena en la que van a un cine en versión original y la chica de barrio le dice: “yo al cine quiero ir a divertirme, porque estas caras y estos problemas los veo cada día”.

Hablemos de los protagonistas. Paola Cortellesi es, además de tu musa, tu pareja…

Ella ha crecido en la periferia romana y conoce perfectamente al personaje que encarna: no solo sus sentimientos, sino también su lenguaje o su manera de moverse.

Hay una evidente química entre Paola y Antonio Albanese, que imagino que nace del hecho de que protagonizaran tu anterior película, el remake francés de Papa o mamá. ¿Hasta qué punto improvisaron sus escenas?

Tanto Paola como Antonio son muy brillantes. Pero también muy disciplinados. Es algo que me asombra mucho de los cómicos. A menudo era yo el que tenía que animarles a ir más allá del guion, a generar situaciones que mejoraban la historia.

Acaba de estrenar su nueva película, Ma cosa si dice il cervello, que ha sido un éxito en Italia (para variar) y, que, en parte, está rodada en España, concretamente en el sevillano barrio de Triana.

No es mi primera experiencia española. Estuve tres meses rodando como ayudante de dirección con Mario Monicelli por toda España la película Los alegres pícaros. Y bueno, ¡es que Sevilla es muy bonita!

Ahora mismo hay una fiebre española por hacer versiones de películas italianas: Perfectos desconocidos, El mejor verano de mi vida, Lo dejo cuando quiera… ¿No se te ha acercado ningún productor español con una oferta?

Pues no sé decirte, porque eso es cosa del productor. Lo que sí que van a hacer es una versión china de Como pez fuera del agua. ¡Estoy deseando verla!

 

Como pez fuera del agua se estrena el 24 de mayo.

[BCN Film Fest 2019] ‘Como pez fuera del agua’: ¿Qué ocurrió entre tu padre y mi madre?

Con el aval de su millonaria recaudación en Italia, esta comedia fundamentada en el choque de clases supera el nivel de otros éxitos que juegan en su misma liga.