Cómo la Star Wars Celebration plantó cara al fan tóxico

El evento celebrado en Chicago, luego de varios meses en los que los fans mostraran su lado más oscuro, demostró que sigue habiendo esperanza pese a todo

Por
16 de abril de 2019

Resulta curioso que, junto al estreno de una de las películas más estimulantes de la saga como fue Los últimos Jedi, se revelara al mismo tiempo la peor cara del fandom de Star Wars. Por supuesto, la mera designación de Daisy Ridley como protagonista de la nueva trilogía ya había dado los primeros signos de alarma de que algo no andaba bien entre las filas de los warsies, pero no fue hasta la película de Rian Johnson que la situación emprendió un rumbo terrorífico.

Si por algo ha destacado la Star Wars Celebration celebrada en Chicago, no ha sido por el espectacular tráiler de The Rise of Skywalker. Tampoco por el inesperado regreso del Emperador Palpatine. Ni siquiera por los primeros y jugosos detalles de The Mandalorian, la primera serie en acción real de la saga. Lo mejor que nos dio la Star Wars Celebration, tal y como nos ilustraba IndieWire, se redujo a un momento muy concreto, y este fue cuando a Kelly Marie Tran le tocó subir al escenario.

Esta actriz debutó en Los últimos Jedi interpretando a Rose Tico, y rápidamente fue criticada vía redes sociales por un sector muy amplio del fandom. Y no sólo, lamentablemente, por la actuación en sí, sino que este papel también fue la excusa para que recibiera críticas por su aspecto y todo tipo de comentarios racistas y machistas. Hasta el punto de que, en junio de 2018, la actriz acabó abandonando las redes sociales, sin poder sobreponerse a estos ataques.

DESPUÉS DE LOS ÚLTIMOS JEDI

Desde entonces actores como John Boyega o Mark Hamill la han defendido calurosamente, e incluso en la Comic Con de 2018 tuvo lugar el #RallyForRose, con cientos de personas ataviándose con un cosplay de este personaje de Los últimos Jedi. Y sin embargo, hemos tenido que esperar hasta la Star Wars Celebration para descubrir la reacción más contundente ante toda esta toxicidad, paralelamente a una sensación creciente de que no todo está perdido.

En el panel dedicado a The Rise of Skywalker, noveno episodio de la saga, Kelly Marie Tran fue la persona más aplaudida de todo el elenco. Y, además, J.J. Abrams le dedicó una de las frases más conmovedoras escuchadas ese día en el Wintrust Arena. “Le estoy agradecido a Rian Johnson por muchas cosas de las que hizo en el Episodio VIII”, aseguró el director de la nueva entrega, “pero la mejor de todas fue contratar a Kelly Marie”.

De modo que sí, tendremos más Rose en la siguiente película de la saga, y lo mejor de todo es que no es un caso aislado. La voluntad de Lucasfilm por aumentar la diversidad de sus repartos se lleva manifestando desde el Episodio VII, pero en la Star Wars Celebration se demostró que está más comprometida que nunca a ella. Tal y como demuestra la adición de Naomi Ackie como Jannah en The Rise of Skywalker, y la elección de Gina Carano como protagonista de The Mandalorian.

Todo esto, mientras personajes como Rey (Daisy Ridley) y Leia (Carrie Fisher) siguen siendo vitales para el devenir de la saga, y jaleados por cientos de cosplayers que emulaban a sus personajes favoritos. Y sí, aunque se dejara caer algún Han Solo, algún Vader o algún Luke, la convención de Chicago también estuvo plagada de cosplays de los citados personajes y otros como Amily Holdo (Laura Dern) o la Capitana Phasma (Gwendolyn Christie).

Han sido unos años muy duros, pero parece que todos los fans de Star Wars no son los misóginos descerebrado que parecen llenar las redes sociales. Parece, en cambio, que los auténticos fans están encantados de que exista gente como Rose, Rey, Leia, Holdo o Jyn en la galaxia. Parece, sí, que tenemos una nueva esperanza.