¿Cómo deciden los Oscar si un actor o actriz es protagonista o secundario?

La loca historia de Hollywood en relación al ‘category fraud’ es una polémica que viene de lejos. ¿Los damnificados? Casi siempre los actores y actrices de películas corales.

Por
22 de febrero de 2016

¿Cuál de las dos, Cate Blanchett o Rooney Mara, tiene más protagonismo en Carol, la película de Todd Haynes sobre dos mujeres que se enamoran en el Nueva York de los años cincuenta? ¿Por qué Jennifer Jason Leigh ha sido nominada a mejor actriz secundaria en una película en la que es la única mujer odiosa en torno a la que pivota un reparto de pistoleros masculinos? ¿Y qué sucede con Alicia Vikander, también nominada a mejor secundaria cuando es ella la que lleva el peso narrativo de La chica danesa, de Tom Hooper?

giphy-28 giphy-27

En la temporada de premios 2015-2016 ha regresado con fuerza el espinoso debate sobre por qué algunos actores y actrices son relegados a la categoría de secundarios cuando son en realidad protagonistas y el concepto del category fraud (categoría fraudulenta) volvió a levantar una polvareda mediática cuando se anunciaron los candidatos a aspirantes de Oscar, especialmente en la categoría de mejor actriz secundaria.

Los secundarios son pilares fundamentales sobre los que se apoyan no sólo los protagonistas sino el conjunto de la historia, y en muchas ocasiones más de un secundario o secundaria le ha robado la película a la estrella principal con poco más de 20 líneas de guión; pero en el caso de las nominadas a mejor secundaria de los Oscar 2016 no estamos hablando de cameos de lujo o apariciones estelares, sino de papeles sin los cuales esa película no existiría. ¿Lo habrán tenido en cuenta los académicos a la hora de pensar esas nominaciones?

Ese no es el único interrogante que nos ha venido a la cabeza tras darse a conocer los nominados a los Oscar. Porque, ¿cómo se decide si un intérprete merece ser nominado a una u otra categoría? En una película de reparto coral, ¿quién es el actor o la actriz principal y quién el o la secundaria? Para evaluar una posible nominación a protagonista o secundario, ¿tiene que ver el tiempo en pantalla o el número de escenas en las que los intérpretes intervienen? ¿Qué peso tienen las campañas de publicidad de las distribuidoras a la hora de influir en los académicos para que voten a un actor como principal o secundario?

giphy-29

Desde que en 1937 naciera la categoría de mejor actor y actriz secundaria no han sido pocas las controversias y en Variety recuerdan que muchos de estos desatinos están relacionados con las campañas de los estudios para promocionar las películas oscarizables del año. Por ejemplo, por Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979) 20th Century Fox promocionó a Sigourney Weaver como mejor actriz secundaria (Weaver todavía era una desconocida para los académicos mientras que sus compañeros secundarios Tom Skerritt y John Hurt ya eran grandes estrellas); Universal Pictures hizo lo propio con Naomi Watts por Mulholland Drive (David Lynch, 2001) mientras que, en uno de los casos más sonados, Marlon Brando acabó ganando el Oscar como actor principal por El padrino (Francis Ford Coppola, 1972) cuando su tiempo en pantalla no era ni una décima parte que el de Al Pacino, que fue nominado como mejor secundario. También David Niven lo ganó gracias a Mesas separadas (Delbert Mann , 1958) en una película coral donde no era el que más alto gritaba; o Anthony Hopkins se alzó con la estatuilla por El silencio de los corderos (Jonathan Demme, 1991) con un papel muy potente (Hannibal Lecter) pero claramente secundario.

hannibal

Para perplejidad de los académicos, hubo campañas que se tomaron muy a broma el asunto de las nominaciones. Recuerdan en Variety que en ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1964) Peter Sellers se atrevió con tres personajes y en Columbia decidieron promocionar al actor para cuatro categorías: como actor protagonista y como candidato a secundario por cada uno de los tres roles que interpretaba. Finalmente sólo fue nominado como actor principal.

strangelove

Como un chiste comenzó, justamente, esta loca historia de cómo deciden los académicos de Hollywood en la fábrica de sueños quién es actor o actriz protagonista y secundario. La gran confusión tuvo lugar en 1944 cuando Barry Fitzgerald fue nominado a mejor actor protagonista y mejor secundario por el mismo papel que interpretaba en Siguiendo mi camino (Leo McCarey, 1944). Acabó levantando la estatuilla como mejor actor secundario pero el actor pasó además a la historia por ser el primero y el último en recibir una doble nominación por un mismo rol: la Academia pronto se puso manos a la obra para que una situación así no se repitiera.

Porque antes del affaire Fitzgerald la normativa de la Academia sobre cómo un actor entraba en la categoría de protagonista o secundario brillaba precisamente por su ausencia. Tampoco hoy en día las normas se caracterizan por ser especialmente estrictas. En el apartado 6.3 de su normativa, la Academia estipula que “la interpretación de un actor o una actriz en cualquier rol puede ser sensible de estar nominado como actor/actriz protagonista o secundario y secundaria […] La consideración de si un rol es protagonista o secundario se toma a nivel individual por cada uno de los miembros de la disciplina a la hora de votar”. Es decir, queda en manos de los votantes decidir si Rooney Mara, por ejemplo, tiene un rol protagónico o no lo tiene en Carol.

En el caso de que haya un actor o una actriz cuya actuación sea votada a la vez en las categorías de protagonista o secundaria, el proceso por el cual se desempata es simple. Quizá demasiado. En el apartado 6.4 de la normativa de la Academia se indica que “tanto las categorías de actor principal como secundario se contabilizan simultáneamente y si una actuación recibe votos para ambas categorías contará como candidato o candidata en aquella categoría que reciba primero el número de votos necesarios para optar a la nominación.” O, dicho de otra manera, si un actor recibe votos por su papel tanto en la categoría protagónica como de actor secundario será nominado en aquella categoría que antes consiga los votos necesarios.

alicia

Como se observa, con una reglas tan laxas a la hora de considerar qué rol es protagonista y cuál es secundario, lógico que a la hora de promocionar a actores y actrices acaben produciéndose todos esos dislates que tanto indignan a los seguidores de los premios de Hollywood. ¿Por qué Jake Gyllenhaal fue nominado como mejor secundario por Brokeback Mountain (2006) cuando en la película de Ang Lee era tan protagonista como Heath Ledger, que sí fue candidato como actor en un rol principal? Es probable que sí recibiera votos en la urna de protagonista masculino pero obtuvo antes los necesarios para ser nominado como secundario, si intentamos explicar ese agravio según las normas de la Academia por las cuales se escogen las categorías de interpretación.

brokeback

¿Por qué Samuel L. Jackson fue nominado como secundario y no como protagonista por Pulp Fiction, para cabreo titánico de Quentin Tarantino? Quizá en el caso del actor de los mil y un peinados se toparan con la misma tesitura. O quizá simple y llanamente los académicos pensaron que Jackson era un secundario en una película coral cuya narrativa desestructurada a todas luces debió dejarlos bastante fuera de órbita.

Los actores de películas corales son, en este sentido, los más damnificados en la carrera de los Oscar (aún duele ese no Oscar a Tom Cruise por Magnolia (1999), de Paul Thomas Anderson), obligados a medir su presencia en pantalla, a ser generosos con sus compañeros sabiendo, asimismo, que esas cualidades no serán valoradas para una probable candidatura. En un año, además, en que los equipos de elencos son precisamente protagonistas (Carol, Spotlight, La gran apuesta, Los odiosos ocho) no estaría de más que la Academia imitara a sus colegas del Sindicato de Actores y comenzara a plantearse a partir de ahora el galardón al mejor reparto.

Toni Collette se une a Bradley Cooper y Cate Blanchett en lo nuevo de Guillermo del Toro

El siguiente proyecto del director mexicano tras 'La forma del agua' es 'Midnight Alley', y se las está apañando para reunir un reparto de ensueño.

“En caso de invasión alienígena, Cate Blanchett debería ser nuestro representante”, dice Kristen Stewart

La actriz a quien veremos próximamente en 'Los ángeles de Charlie' tiene muy claro a quién deberíamos recurrir para hablar en nombre de la Tierra.

La nueva película de Guillermo del Toro tendrá una enorme y sangrienta calificación R

A la hora de adaptar 'Nightmare Alley', el oscarizado director por 'La forma del agua' no va a reparar en vísceras. Y nosotros que nos alegramos.

Cate Blanchett, candidata a protagonizar junto a Bradley Cooper lo nuevo de Guillermo del Toro

'Nightmare Alley' adapta la novela homónima de William Lindsay Gresham, que ya fue llevada al cine en 1947 como 'El callejón de las almas perdidas'.