Cómo Bong Joon-ho engañó a Harvey Weinstein

Además del hito de los Oscar, entre las hazañas del director de 'Parásitos' está lidiar con Harvey Weinstein cuando le tocó distribuir 'Snowpiercer' en EE UU.

Por
11 de febrero de 2020

Hay que querer a Bong Joon-ho. Lo sabe Spike Lee y lo sabe Renée Zellweger. El director coreano ha hecho historia del cine en los Oscar con Parásitos, lo que indudablemente hará que más gente sienta curiosidad por su cine y se lance a disfrutar de su impecable filmografía.

Eso incluye películas fundamentales del cine coreano reciente como Memories of Murder, The Host Mother, sin olvidar Snowpiercer, su primer filme rodado en inglés con estrellas de Hollywood como Chris Evans, Tilda Swinton, Ed Harris John Hurt (más su inseparable Song Kang-ho, claro). Además de significar un paso importante en la apertura internacional del cine de Bong, Snowpiercer también supuso una toma de contacto entre el director y el tóxico productor Harvey Weinstein.

La adaptación del cómic de Jacques Lob y Jean-Marc Rochette es una producción coreana  del gigante CJ Entertainment (en colaboración con una productora checa), de quien The Weinstein Company adquirió los derechos de distribución para hacer un estreno masivo en EE UU, Reino Unido, Australia y otros países.

Ya se sabe cómo, desde los tiempos de Miramax, un comportamiento habitual de los hermanos Weinstein consistía en comprar derechos de cine asiático pero manipularlo o trocearlo a su gusto antes de distribuirlo.

No es lo peor que ha hecho el deleznable Harvey Weinstein a lo largo de su trayectoria, desde luego, pero es así como se ganó el apodo de ‘Harvey Manostijeras’ entre el mundillo de la industria cinematográfica.

Consciente de la situación (sobre todo tras leer el libro Sexo, mentiras y Hollywood, de Peter Biskind), Bong se preparó para lidiar con Weinstein y salirse con la suya. Es decir, mantener la integridad artística de su obra sin permitir que el productor le obligara a meter cambios a su antojo.

“La fase de montaje duró casi un año, así que necesitaría una noche entera para contar todo por lo que tuve que pasar”, explicó Bong Joon-ho hace un mes durante una charla en el Festival de Cine de Santa Bárbara. Allí también recordó una de las mejores anécdotas de sus largas sesiones de discusión con Weinstein.

Entre los diversos cambios que Weinstein pedía para Snowpiercer, como aligerar 20 minutos de metraje o incorporar una voz en off al principio y final del filme (no consiguió ninguno de ellos; Bong se negó y peleó como un jabato), había un plano detalle de un pescado siendo abierto por la mitad. Este era uno de los planos que Harvey Weinstein quería eliminar, y Bong se las apañó para conservarlo.

“Le dije que era un detalle muy personal para mí. Que estaba dedicado a mi padre, porque fue pescador. Una mentira total, por supuesto. Hasta me sentí mal por decirle eso. Pero cambió por completo. ‘Wow, Bong. La familia es lo más importante’, me dijo. Y se aseguró de que se mantenía ese plano”, recuerda el director.

“Me considero afortunado por haber acabado bien, pudiendo estrenar mi corte del director con la película tal y como quería. Fue un proceso largo y complicado, y al final la película tuvo solo un estreno limitado, pero yo estoy contento de haber podido mantener mi montaje, como he hecho con todas mis películas”, concluye.

¿Eres capaz de descifrar el código secreto de ‘Parásitos’ en Criterion?

La película de Bong Joon-ho ganadora del Oscar se incorpora a la colección que más mima el diseño de sus Blu-rays. Lo vuelven a demostrar con una jugada maestra.

La versión en blanco y negro de ‘Parásitos’ ya tiene tráiler

La ausencia de color le da un toque bastante curioso a la flamante última ganadora del Oscar a Mejor película, dirigida por Bong Joon-ho.

En lo más hondo de ‘El hoyo’: 8 películas sobre confinamientos y experimentos sociales

¿Te ha dejado con ganas de más el nuevo éxito español en VOD? Aquí tienes un menú lleno de lugares que excitan lo peor de la naturaleza humana.

A Bong Joon-ho le encantaría dirigir un musical, pero que fuera “distinto”

Y es que un admirador de los clásicos del cine musical pero también, vistos ahora, le parecen demasiado 'cursis'.