Cinco razones para reivindicar ‘Paradise Hills’

El debut de Alice Waddington es una fantasía a contracorriente, y más en el panorama de la producción española, con un atractivo reparto internacional.

Por
17 de octubre de 2019

ETIQUETAS:

  • Hay películas que caen en gracia, otras no. Paradise Hills, la ópera prima de la directora bilbaína Alice Waddington (Irene es su verdadero nombre) pertenecería al segundo grupo. O al menos así se puede deducir si nos atenemos a las puntuaciones de los usuarios en Filmaffinity, No llega ni al aprobado, un 4,8 sobre 10. En IMDb le va algo mejor, bastante mejor, con un 6,4.

    Waddington ha elaborado una fantasía distópica y retrofuturista, más bien intemporal, ambientada en un exclusivo y lujoso internado para señoritas anclado en una isla al que sus adineradas familias las han enviado para conducirlas “por el buen camino“, el de “convencerlas” de que deben contraer matrimonio con la persona que consideran más oportuna o el de hacerles ver que estar gorda no está bien. Solo un par de ejemplos de lo que “se espera de ellas” una vez finalizada su estancia en Paradise Hills. Un lugar que es como la manzana de la malvada madrastra de Blancanieves, apetitoso por fuera, envenenado por dentro.

    Estrenada en 86 cines, tampoco figuró ni entre las 20 películas más taquilleras del pasado fin de semana en España (al contrario que otros títulos como las también españolas Lo que arde, que llegó a 49 cines, o El Crack Cero, en 63). Pero en este océano de ofertas audiovisuales y de lluvia de estrenos que no cesan, semana tras semana, sea en películas o series a través de los cines y sobre todo de las plataformas de streaming, ¿merece quedar relegada al olvido? ¿despacharla con una nota baja, sin más, e ir a por otra novedad? Desde aquí intercedemos por ella y estas serían las principales razones para recomendarla.

    Los méritos de una debutante. No deja de ser impresionante que una debutante en el largo haya contado con la confianza de un reparto internacional encabezado por Emma Roberts (la protagonista) o Milla Jovovich (la bruja malvada que regenta Paradise Hills). También en el reparto Elza González (vista en Baby Driver o Fast & Furious: Hobbs & Shaw), la cantante y rapera norteamericana de ascendencia asiática Awkwafina o Danielle Macdonald. El guion es original y se basa en una idea de la propia Waddington desarrollado por Nacho VigalondoBrian DeLeeuw y ella misma.

    Paradise Hills

    Una rareza (fantástica). Una propuesta a todas luces inusual en una producción española. Waddington se ha declarado admiradora incondicional de grandes fantasías épicas como La historia interminable o El señor de los anillos. El reto era acercarse a este tratamiento fabuloso pero con protagonistas femeninas y un presupuesto limitado. Hay ecos (salvando las distancias) a Picnic en Hanging Rock, Las esposas de Stepford, La fuga de Logan, Alicia en el país de las maravillas, La bella y la bestia de Jean Cocteau, la saga de videojuegos Final Fantasy, la serie de los sesenta El prisionero o las distopías de Orwell.

    Inventiva visual. Como demuestra también su premiado corto Disco Inferno, Waddington posee un universo propio, sobre todo a nivel estético, de ambientación y vestuario (se nota la influencia de sus anteriores trabajos en moda y publicidad). Paradise Hills es exótica, excéntrica y barroca con una fotografía bañada en filtros y luz satinada, y luce muy por encima de las posibilidades de su escaso presupuesto. También es de lo más kitsch y luminosa, en contra de la moda actual en la que el público prefiere propuestas más oscuras (sin ir más lejos, allí está la extraordinaria Joker para certificarlo). ¡Vaya! Una rareza también a contracorriente en el tratamiento visual.

    Un vestuario para enmarcar. Puede parecerlo, pero no hay nada de digital en sus ropajes. El brillante diseñador asturiano Alberto Valcárcel confeccionó más de 200 vestidos con su equipo, de ocho personas, en apenas mes y medio. El resultado es espectacular: trajes de tul y seda natural, incluso uno hecho con rosas. Corsés y alta costura combinados con detalles extraídos de las camisas de fuerza de los sanatorios mentales. Vestuario inspirado en el periodo que abarcaría de los siglos XIV al XIX (sobre todo del Siglo de Oro español y la Inglaterra Victoriana) y en los delirantes videoclips ochenteros de Grace Jones o los más actuales de Kate Perry. !Impresionante! A su vestuario y empaque visual no le han faltado los más encendidos elogios. Las críticas más negativas se han centrado más en su guion, ¿sin sustancia o simple? Lo que nos lleva al quinto punto.

    ¿Y qué hay del contenido?. Esta historia con formato de cuento de hadas también sabe ser oscura y no depara precisamente un destino feliz para la mayoría de sus protagonistas. Pero, ¿es feminista? Tendremos en cuenta el deseo de Waddington de hacer simplemente un entretenimiento de género fantástico con personajes femeninos y un mensaje genérico sobre “ser uno mismo” por encima de cualquier otra imposición. También aquí quedan las declaraciones de la directora recogidas en Europa Press sobre la conexión con la realidad actual de las redes sociales: “Están influenciando a las generaciones adolescentes para decirles que nunca van a ser lo bastante guapos, perfectos o populares”.