Cierra la última sala X de Madrid

El cine Alba, un local inaugurado en los años 40 y de alto valor histórico, fue el protagonista del documental 'Paradiso', que se proyectará mañana durante su última noche.

Por
07 de marzo de 2015

ETIQUETAS:

  • En 2011, CINEMANÍA cruzó las puertas del Cine Albaun antiguo local de sesión continua que era, por entonces, la última (o, más bien, antepenúltima) sala X de la capital. Durante la elaboración de dicho reportaje, esta web trabó conversación con Rafael Sánchez, su proyeccionista, y también descubrió que la productora Tourmalet Films rodaba una película en su interior. Dicha película, dirigida por Omar A. Razzak, se tituló Paradisoy quedó como uno de los filmes españoles más inclasificables (y mejores) de lo que llevamos de siglo. A partir de este domingo, también será el último testimonio de un local, cuanto menos, peculiar: mañana, domingo 8 de marzo de 2015, el Cine Alba cerrará sus puertas.

    Cine de barrio, primero, y dedicado a la exhibición de películas porno desde 1986, el Cine Alba se ganaba ocasionalmente titulares en la prensa: la actividad de Rafael Sánchez, un cinéfilo contumaz que dibujaba él mismo los carteles del local y que se esforzaba por atenuar la sordidez de su puesto de trabajo, ha sido una mina para periodistas en busca de temas de fondo. Su condición de última sala X de Madrid, tras los cierres del Cine Postas (próximo a la Plaza Mayor) y del Cine Cervantes (en la Corredera Baja de San Pablo) acentuaron en los últimos años esta condición de reliquia. El proyeccionista, que bromea describiendo al Alba como “un cine de pantalla divertida”, sabía desde hacía tiempo que la clausura del local era inminente: “Ha estado en el aire hasta el final”, explica. “Hace dos semanas, el jefe [Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de la patronal de exhibidores FECE] nos contó lo que había”. Ante la noticia, Rafael ha decidido proyectar Paradiso hoy sábado a las 22.00, convirtiéndose así el filme en el último que será exhibido en el local. Aunque el pase estará abierto al público, precisa, no se trata de un evento organizado, sino de una proyección para clientes habituales “que saben que la película existe, y a los que les gustaría verla”.

    El cierre del Cine Alba plantea una seria pregunta, la cual no viene motivada por su condición de sala X: junto al Cine Doré, sede de la Filmoteca Española, el Alba ha sido durante muchos años la única sala de proyecciones activa en su zona de Madrid. Por otra parte, se halla en un edificio histórico, antigua sede del diario El Imparcial, y (a diferencia de la inmensa mayoría de los cines de la capital) nunca ha sido reconvertido en multisalas. Así pues, ¿cuál será su destino tras el cierre? Rafael Sánchez no lo sabe, y Mayi Gutiérrez Cobo, productora de Paradiso, tampoco: “Hay varias posibilidades, pero ninguna es definitiva”, explica. Otra fuente, que prefiere permanecer en el anonimato, apunta que entre dichas posibilidades están “un restaurante” y, sorpresa, la fundación de otro cine, autogestionado y dedicado a la proyección de películas clásicas. Sólo una cosa es segura: en caso de que el Cine Alba pasara a convertirse en un local comercial más, una parte del patrimonio cinematográfico de Madrid se habrá perdido para siempre.