Christian Bale será Ferrari para Michael Mann

Actor y director vuelven a colaborar después de 'Enemigos públicos' para contar la historia de Enzo Ferrari, fundador de la escudería y marca de coches que llevan su apellido.

Por
21 de agosto de 2015

Michael Mann, entusiasta del automovilismo, ha estado trabajando en una película biográfica sobre Enzo Ferrari durante más de 15 años –comenzó a desarrollarla junto a su amigo Sydney Pollack–, así que es una gran noticia que por fin vaya a salir adelante. Christian Bale acaba de pisar el acelerador del proyecto incorporándose como protagonista para interpretar a Il commendatore, el fundador de la escudería Ferrari. Según informa Deadline, el rodaje podría comenzar el año que viene.

La película se ambientará en 1957, diez años después de la primera carrera de Ferrari. La marca ya se había forjado un nombre importante gracias a las tremendas velocidades que conseguían sus coches, pero los accidentes también eran habituales. Durante la celebración de la carrera de la Mille Miglia de ese año, el Ferrari más potente, pilotado por el español Alfonso de Portago, sufrió un reventón que le hizo perder el control a 250 km/h y acabó estrellándose contra el público. Murieron 11 personas, incluidos el piloto y el copiloto. Como resultado, Ferrari fue acusado de homicidio involuntario en un largo proceso judicial que acabó desestimándose cuatro años después.

Christian Bale opina sobre Robert Pattinson como Batman (y le da un consejo)

El actor de 'El caballero oscuro' está contento con el nuevo inquilino de la Batcueva, pero tiene una advertencia para él.

Scarlett Johansson acaricia cachorros con Christian Bale y Matt Damon en Toronto

Porque así es como tienen que promocionar las estrellas sus películas hoy en día.

Tráiler de ‘Le Mans ’66’: Christian Bale y Matt Damon pisan el acelerador

James Mangold ('Logan') dirige el mítico enfrentamiento entre Ford y Ferrari para ganar el Campeonato Mundial de Le Mans.

Por qué ‘El vicio del poder’ no debería ganar el Oscar

Pelucones, insistentes flashbacks y un tono raro. Puede que nuestras razones para arrebatarle las ocho estatuillas a las que está nominado no le hagan mucha gracia a Adam McKay