Charlize Theron integral

De sex symbol a icono de películas sobre empoderamiento femenino: analizamos el currículo de la actriz sudafricana más furiosa del cine actual.

Por
07 de agosto de 2019

Charlize Theron (Benoni, 1975) cumple 44 años con el mundo completamente rendido a sus pies. En CINEMANÍA ya celebramos a la actriz cuando traspasó la barrera de las cuatro décadas recopilando sus mejores momentos sus mejores momentos fuera del cine, y ahora queremos repasar el currículo de la sudafricana de principio a fin para dar cuenta de su más que provechosa evolución, comenzando por sus pinitos como modelo escultural en anuncios televisivos y acabando en su faceta de supernova del cine.

 

Charlize vampiresa y víctima del diablo

En el imaginario pop de los 90, Charlize Theron se hizo un lugar gracias a su estelar protagonismo en un anuncio de Martini. No obstante, hasta llegar ahí la sudafricana pasó su particular vía crucis cuando, tras lesionarse en la rodilla y abandonar su sueño de ser bailarina, viajó de Nueva York a Los Ángeles con el fin de darle una vuelta a su carrera.

Ahí fue descubierta por un cazatalentos cuando intentaba cambiar por efectivo un cheque de 500 dólares que le había enviado su madre –y después de haber insultado a diestro y siniestro al tipo de la ventanilla de la oficina bancaria porque al parecer no pudo cobrarlo–, quien le ayudó a conseguir sus primeros papeles en el cine, una olvidable aparición en Los chicos del maíz 3 (James D.R. Hickox, 1995) y un antológico papel como secundaria en Dos días en el valle (John Herzfeld, 1996), en el que era capaz de poner bajo las cuerdas (sexuales) al mismísimo Ultrón, James Spader.

Los seguidores de la actriz y productora también recordarán su papel de Tina en The Wonders (Tom Hanks, 1996), pero no sería hasta Pactar con el diablo (Taylor Hackford, 1997) que Hollywood se enamoraría de la actriz, de su rostro aniñado y de sus dotes como actriz. La meca del cine, sin embargo, todavía tardaría en darse cuenta de que Theron era mucho más que un cuerpo de portada.

 

Charlize encasillada

En los años que acompañarían el cambio de milenio, Charlize Theron tuvo mucho trabajo aunque la mayoría de las producciones en las que participó lamentablemente no van a pasar a la historia del cine: Mi gran amigo Joe (Ron Underwood, 1998) una producción Disney sobre un gorila gigante, variación amable del mito de King Kong; La cara del terror (Rand Ravich, 1999), junto a Johnny Depp; Operación Reno (John Frankenheimer, 2000); Hombres de honor (George Tillman Jr,.2000), como partenaire de Robert de Niro y Cuba Gooding Jr.; La leyenda de Bagger Vance (Robert Redford, 2000); Noviembre dulce (Pat o’Connor, 2001), donde repetiría con Keanu Reeves; o Atrapada (2002), con un plantel de lo más curioso –Courtney Love, Kevin Bacon y una pequeñita Dakota Fanning–, son algunas de las muchas películas que participó con la llegada del siglo XXI.

Pero Theron también demostró que de cualidades dramáticas anda sobrada y dio en la diana con su participación en Las normas de la casa de la sidra (Lasse Hallström, 1999). Por entonces llegó a colaborar dos veces con Woody Allen –Celebrity (1998) y La maldición del escorpión de Jade (2001)– y le dio la complicada réplica a Joaquin Phoenix en La otra cara del crimen (James Gray, 2000) en una de las escenas más memorables de este drama criminal.

 

Charlize y el giro copernicano del Oscar

El mismo año que estrenaba The Italian Job (F. Gary Gray, 2003), Theron se afeó hasta lo inimaginable para un papel que, irónicamente, le llevaría a pisar todas las alfombras rojdas del mundo y lograr su primer y hasta el momento único Oscar de la Academia: en Monster (Patty Jenkins, 2003) se transformaba en la asesina en serie Aileen Wuornos para un biopic desolador que supondría un punto de inflexión en su carrera.

Aunque la actriz todavía actuaría en películas que explotaban su sensual presencia, como Juegos de mujer (John Duigan, 2004), junto su entonces pareja Stuart Townsend y a Penélope Cruz, Charlize Theron aprovecharía el prestigio del Oscar para marcar distancias y escoger los papeles de los largometrajes en los que participaría: con En tierra de hombres (Niki Caro, 2005) lograría su segunda nominación al Oscar; en En el valle de Elah (Paul Haggis, 2007) hacía equipo con Tommy Lee Jones; en Hancock (Peter Berg, 2008), con Willl Smith de superhéroe malote, se atrevía con la comedia; mientras, continuaba buscando su perfil dramático en Lejos de la tierra quemada (Guillermo Arriaga, 2008) o La carretera (John Hillcoat, 2009), adaptación del bestseller postapocalíptico de Cormac McCarthy.

 

Charlize es mala

Sin duda ha sido el segundo decenio del siglo XXI cuando Charlize Theron ha podido desplegar su talento interpretativo, gracias a papeles de villana o roles femeninos poco habituales en Hollywood. En 2012, por ejemplo, pudimos disfrutar a la actriz por partida triple en Young Adult (Jason Reitman), Blancanieves y la leyenda del cazador (Rupert Sanders) y Prometheus (Ridley Scott); tres trabajos en que demostraban que Theron era mucho mejor cuanto más malvada.

Repitió como la mala del cuento en Blancanieves: El cazador y la reina del hielo (Cedric Nicolas-Troyan, 2015), también en el thriller sórdido Lugares oscuros (2015), basado en una novela de Gillian Flynn (Perdida), pero su gran papel de villana llegó con Fast & Furious 8 (2017), donde interpretaba a Cipher, una enigmática ciberterrorista que seduce a Dom (Vin Diesel), el patriarca de la saga. En la futura Fast & Furious 9 veremos cómo recupera el papel.

 

Charlize pega fuerte

Aunque ha sido el papel de Imperator Furiosa en Mad Max: Furia en la carretera (George Miller, 2015), Theron ya nos sedujo como kick-ass todoterreno en Æon Flux (Karyn Kusama, 2005). Su implicación en las escenas de acción fue tal que la actriz llegó a lesionarse en el cuello en el décimo día de rodaje, al dar una voltereta de espaldas.

Ello no ha sido óbice para que la sudafricana continuara en sus trece para convertirse en estrella del cine de acción y con Atómica (2017) no dejó ningún lugar a dudas. Basada en el cómic de Antony Johnston, Theron interpreta a una agente británica que viaja hasta el Berlín de los días previos a la caída del muro para recuperar una lista secreta de espías que ha sido robada por agentes de la KGB.

 

Charlize nos hace reír

Mientras dirige con aplomo su productora Denver and Delilah –detrás de títulos como Mindhunter, la serie de David Fincher para Netflix–, Theron está en plena fase de diversificación de registros. A pesar de que probó la comedia sin mucha suerte en Mil maneras de morder el polvo (Seth MacFarlane, 2015), quienes recordamos su intervención en Arrested Development como Rita sabemos que la sudafricana tiene una vis cómica innegable. Mientras que Jason Reitman Diablo Cody saben cómo sacarle partido unas veces más (Young Adult, 2011) que otras (Tully, 2018), ha sido junto a Seth Rogen en la comedia romántica Casi imposible (Jonathan Levine, 2019) donde la hemos visto cómoda en el apartado de las risas por primera vez.

Sin duda es un reto para una intérprete que se ha atrevido con todo y que a estas alturas no tiene que demostrarle nada a nadie. Para los que llegados a este punto todavía se lo pregunten, sí, volveremos a ver a Furiosa en pantalla grande. Los guiones, al menos, ya están encima de la mesa de la actriz.

A Charlize Theron no le importa que un hombre dirija su nueva película

Tras pasar mil sinsabores en 'Bombshell', el filme sobre los abusos de Roger Ailes, la sudafricana pide que no se cuestione al director Jay Roach por su género.

‘Atómica 2’ podría estrenarse directamente en streaming

La película donde más y mejor hemos visto repartir leña a Charlize Theron tendrá una continuación, pero quizá no llegue a pasar por el cine.

David Leitch (‘John Wick’, ‘Deadpool 2’) podría dirigir el remake de ‘Operación dragón’

El director y jefe de especialistas suena para recrear la última película de Bruce Lee.

Las 10 películas más violentas de 2017

Despedimos el año con la lista más bestia de todas, la de las películas que nos han provocado ese giro inevitable de cabeza para mirar hacia otro lado.