Cannes 2016 – Día 5: En paz con Jim Jarmusch

Jarmusch conquista La Croisette con su poético diario de la rutina.

Por
16 de mayo de 2016

¿De qué se habla en Cannes hoy?

De Dos buenos tipos. Dos tipos con nombre y apellido: Ryan Gosling y Russell Crowe. La que parecía una pareja imposible, ha resultado ser irresistible. En pantalla y en persona. El pase de la mañana resultó ser el mejor despertador para una prensa que ya muestra signos de agotamiento. Y los dos buenos tipos llegaron a la rueda de prensa encantados de conocerse a sí mismos, al uno al otro y a todos nosotros. Sin tomarse en serio ni una de las preguntas que les hicieron. “Russell hizo todo su trabajo desde Nueva Zelanda, la química la añadieron después en post-producción”, dijo Gosling de su compañero de pantalla. La película de Shane Black (Kiss Kiss Bang Bang) se estrena en España la semana que viene (por eso me la salté, debo confesar) y es una comedia de acción situada en Los Ángeles en los setenta con dos detectives incompetentes como protagonistas. Estos dos buenos tipos de los que hablamos y que han levantado un poco los ánimos tras la jornada anterior.

¿Qué hemos visto?

Mal de pierres, de Nicole Garcia. Marion Cotillard interpreta a una Madame Bovary de mediados del siglo XX. Una mujer melancólica y lacia, que arrastra los pies por la vida. En busca del gran amor que nunca llega, acaba casándose de forma práctica con un campesino y obrero español (Alex Brendemuhl). Pero esa melancolía la lleva hasta un hospital-spa de curas donde conoce al que cree será su gran historia romántica: un teniente llegado de la guerra de Indochina (Louis Garrel). Convencional en todo su recorrido y narración, aunque de grandes interpretaciones, el giro final despertó las risitas en la sala del Palais. Con razón.

Toni Erdmann, de Maren Ade. La comedia de esta edición. En los festivales de cine estamos tan acostumbrados reírnos poco que cuando podemos hacerlo, lo hacemos con ganas. Y esta maravilla de película alemana tiene un par de secuencias de grandes carcajadas y muchas risas sueltas el resto del camino de esta historia de padre e hija. Un padre payaso, cómico, de chistes a destiempo que quiere volver a alegrar la vida a su hija, ahora una ejecutiva agresiva en Bucarest. Allí se presenta por sorpresa con peluca, dientes falsos y un nombre falso, Toni Erdmann; y ella, tras un momento, de enfado y desconcierto, le sigue la corriente y vuelve a inspirarse en ese extraño humor con el que se crió. Al final, es tan divertida, como tierna. Como bien decían, tendrá que estar en el palmarés

tonierdmann

Paterson, de Jim Jarmusch. Si a las cinco de la tarde salía del cine con una favorita clara, Toni Erdmann. Cuatro horas después, era reemplazada por esta maravilla tranquila de Jarmusch. Paterson es un conductor de autobús en Paterson, New Jersey. Con sueños humildes y secretos de poeta que lleva en un cuaderno solo para él y, de vez en cuando, para compartir con su novia, una artista del blanco y negro en cualquier superficie (de los cupcakes a las cortinas de ducha). La película es un viaje en la semana rutinaria de la pareja, siete días y siete noches, de lunes a domingo. Cada mañana, él se despierta a las seis y media sin ayuda del despertador, se hacen cariños, recoge su ropa bien doblada, desayuna cereales en un pequeño vaso, se va al trabajo con fiambrera y cuaderno en mano. Se sienta en su autobús, cumple su jornada y se va a escribir mientras se come un sándwich, un cupcake blanco y negro, y escribe sus poemas. Poemas inspirados en Paterson, en su rutina. Vuelve a casa, cenan, y él saca a su sibilino perro, Marvin, un bulldog que gruñe cada vez que Paterson besa a Laura. Le ata en la puerta del bar llamado bar y se toma unas cervezas con los mismos vecinos siempre: un camarero que colecciona célebres de Paterson, y una pareja a la que llaman “los Romeo y Julieta”. Cada día, algo rompe esa rutina, pero nada parece inmutarse en la mirada y figura de poeta de Paterson. Toma los cambios como vienen y sigue escribiendo, sigue en su rutina, llena de momentos aparentemente iguales, pero que no lo son, por eso hay que apreciarlos. Paterson escribe sobre ellos, como antes hicieron otros célebres de Paterson, William Carlos Williams, Ginsberg… Jarmusch va dejando caer que de esta ciudad cualquiera de New Jersey salieron muchos artistas, como podrían salir de cualquier otra. Ajá.

PATERSON_D26_0049.ARW

¿Qué te has perdido?

Dos buenos tipos. La he sacrificado por Mal de pierres, porque ésta va en Sección Oficial y sin distribuidora en España aún a saber si la estrenaban. Claramente, el sacrificio fue más sacrificado de lo que esperaba. Pero ahora ya sabemos que Dos buenos tipos habrá que verla.

¿Qué has comido?

Para un día que tenía más de una hora entera libre entre entrevistas y pases he aprovechado. Además, despedía a los compañeros de piso, esa gente que se convierte en tu familia en menos de 24 horas de sufrir los “désolés”, los paseos, las lluvias, las no comidas… Rollitos vietnamitas y unos ravioli niçois. Y de cena, repetimos libanés.

¿Con quién has hablado?

Con Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti, por un lado; y Paolo Virzì, por otro. Actrices y director de La pazza gioia, esa pequeña joya italiana de la Quincena. El director, que dará ahora su salto al cine en inglés en una película con Helen Mirren y Donald Sutherland (“No puedo estar más emocionado, soy el mayor fan de ambos”), contó que la película se le ocurrió viendo a las dos actrices pasear juntos en un descanso del rodaje de su anterior película El capital humano. “Se conocían en ese momento, Valeria tiraba de Micaela, y Micaela estaba entre tímida y confiada”, se reía mientras fumaba y bebía café. Ellas han hablado de interpretar a dos mujeres consideradas locas, pero que ellas veían como misteriosas y melancólicas. Sobre todo, el personaje de Bruni, es “una Blanche Dubois italiana”.

¿Qué esperas de la jornada de mañana?

Pasar el ecuador del festival viva. Es un día sin entrevistas, por lo que será mucho más llevadero. Las dos películas en competición son dos de las que más esperanzas guardan: Loving, de Jeff Nichols; y Personal Shopper, de Olivier Assayas. Sólo de la última se han filtrado opiniones del mercado y no son muy entusiastas. Además, en Un certain regard, se pasa Hell or High Water, de David Mackenzie. Y en la Semana de la Crítica, se verá Mimosas, de Oliver Laxe, segunda película después de Todos vos sódes capitáns.

Palmómetro

Paterson, de Jim Jarmusch ha adelantado por la derecha. Aunque podría pasarle como a Toni Erdmann y que no fueran Palmas, sino Gran Premio del Jurado. Un mejor actor para Adam Driver podría ser. Y lo mismo para los dos protagonistas de Toni Erdmann, Peter Simonischek y Sandra Huller. Sieranevada y I, Daniel Blake, de Ken Loach son las otras dos que, por lo visto hasta ahora en Competición, podrían estar en el Palmarés.

Ken Loach: “Los ricos no necesitan amigos. Pueden pagar por todo”

Entrevista con Ken Loach, peleón eterno y última Palma de Oro en Cannes con ‘Yo, Daniel Blake', prórroga kafkiana en su contundente carrera contra la injusticia

Palmarés del Festival de Cannes 2016

Ken Loach se alza con su segunda Palma de Oro en la 69 edición del Festival.

La Semana de la Crítica de Cannes 2016 en cinco pasos

Del 20 al 27 de mayo, internautas de todo el mundo podrá ver, gratis, los mejores cortos de la Semana de la Crítica de Cannes 2016. Seleccionamos los que más nos han gustado.