Cannes 2016 – Día 2: El show de Clooney

Segunda jornada George Clooney y Julia Roberts invaden La Croisette.

Por
13 de mayo de 2016

¿De qué se habla en Cannes hoy?

De la podredumbre del sistema. Las dos películas que más atención reclamaban hoy eran Money Monster y I, Daniel Blake. Ambas, aunque desde géneros y ángulos completamente opuestos. La primera se centra en la crítica al periodismo actual, al flujo de información y cómo se ha degradado hasta convertirse en puro espectáculo vacío. Una excusa perfecta para preguntarle en la rueda de prensa a Clooney por las próximas elecciones en EE UU, y su respuesta fue el titular del día en las crónicas internacionales: “Donald Trump nunca va a ser presidente”. Si ha llegado hasta donde ha llegado, siguió Clooney, como posible candidato republicano ha sido culpa, precisamente, a los programas de noticias por no hacer las preguntas adecuadas (volvemos a la falta de preguntas). En la segunda, Loach habla de la inutilidad del sistema que acaba siempre expulsando a los más desfavorecidos.

¿Lo bueno? Al final siempre habrá ahí un George Clooney para que olvidemos todo con una sonrisa. Y si encima viene acompañado de la ex sweetheart de América, Julia Roberts, que aún sonríe y deslumbra. O se planta descalza en su primera alfombra de Cannes y que venga alguien a decirle quejarse. A ver si te atreves con ella, Frémaux.

¿Qué hemos visto?

Money Monster, de Jodie Foster. Llegaba a Cannes fuera de competición, una excusa perfecta para llenar la alfombra con esos dos estrellones, George Clooney y Julia Roberts. Pero para cuando llegaron ellos al Palais, el resto habíamos olvidado la película. Se llevó aplauso, porque no deja respiro de principio a fin. A ratos es hasta una Tarde de perros. Para al final convertirse en lo mismo que critica: puro espectáculo. Las intenciones y el mensaje crítico del principio quedan diluidos entre tanto destello y truco de guión irreal. Por suerte está Jack O’Connell, que se come a los otros dos.

Money-Monster

I, Daniel Blake, de Ken Loach. Director mimado y querido en Cannes, a punto de cumplir 80 años vuelve a la sección oficial con una película que huele a sus principios. Con todo lo bueno y malo que eso puede tener. Un hombre de baja tras un infarto que lucha contra el sistema por conseguir ayudas o volver a trabajar, atrapado en un vacío burocrático y en la falta de solidaridad de la sociedad. Una madre soltera con dos hijos, en la misma situación. O peor. Los dos se reconocen y se ayudan. Suena a película antes vista. Y así es. Pero conserva relevancia hoy. Y por eso se ve bien y vuelve a Cannes.

I Daniel Blake

¿Qué te has perdido?

Rester vertical, de Alain Guiraudie, el director de la genial El desconocido del lago. Tenía una buena razón (ver dos preguntas más abajo). Cuando te saltas películas, tienes dos opciones obvias, recuperarlas al día siguiente. O dejarlas pasar. Para eso, hay que hacer encuesta a pie del Palais entre los compañeros. Todos han coincidido en ésta: “extraña”, “original”, “algo nuevo”. Sin volver loco a nadie, a todo el mundo le ha dejado intrigado. Así que mañana la recupero. Tampoco pude llegar a la apertura de Un certain regard, la egipcia Eshtebak, de Mohammed Diab. Esperaré el veredicto de la crítica.

¿Qué has comido?

Un croissant después de ver de nuevo a Woody Allen. Rollitos vietnamitas y pollo al limón. Engullido todo en 15 minutos, pero ha sabido casi a una comida en condiciones.

¿Con quién has hablado?

Con Jesse Eisenberg, Corey Stoll y Woody Allen a primera hora de la mañana. Frescos a pesar de la gran fiesta de anoche, y de los chistes que oyeron en la gala. Eisenberg hablar a toda velocidad, y Stoll se toma su tiempo. Allen volvió a explicar su experiencia con Amazon y su relación siempre sufrida con las mujeres. A mediodía, con Vanessa Redgrave y James Ivory, una pareja tierna y legendaria, encantada de presentar esta noche en La Croisette una restauración de Regreso a Howards End, casi 25 años después de su estreno. Recordaron anécdotas del rodaje y hablaron de cómo la película sigue siendo el mejor retrato de la Inglaterra de principios de siglo XX. Por último, charlé con las actrices de Café Society: Blake Lively, descalza porque no pudo “encontrar zapatos cómodos”, y Kristen Stewart, tímida y nerviosa. Ambas hablaron de Hollywood y de la ansiedad de trabajar con Woody Allen.

¿Qué esperas de la jornada de mañana?

Un día con más pases y menos entrevistas. Es decir, a priori, más tranquilo. Ma Loute y Rester Vertical por la mañana. The Dancer y Toni Erdmann en la tarde. O quizá un salto a la Quincena de los realizadores para ver L’économie du couple.

Palmómetro

¿Quién suena para llevarse esa Palma de Oro? De lo poquito visto hasta ahora, Sieranevada, parece la única candidata clara. Aunque Ken Loach siempre puede rascar algo.

Ken Loach: “Los ricos no necesitan amigos. Pueden pagar por todo”

Entrevista con Ken Loach, peleón eterno y última Palma de Oro en Cannes con ‘Yo, Daniel Blake', prórroga kafkiana en su contundente carrera contra la injusticia

Palmarés del Festival de Cannes 2016

Ken Loach se alza con su segunda Palma de Oro en la 69 edición del Festival.

La Semana de la Crítica de Cannes 2016 en cinco pasos

Del 20 al 27 de mayo, internautas de todo el mundo podrá ver, gratis, los mejores cortos de la Semana de la Crítica de Cannes 2016. Seleccionamos los que más nos han gustado.