Candela Peña es feminista y sus últimas declaraciones lo demuestran

“Las mujeres tenemos muchísimas capacidades, por qué voy a querer ser un hombre o a envidiarle”

Por
04 de marzo de 2020

Día 2 después de la lapidación a Candela Peña. En los últimos años, el costumbrismo de la sociedad a tirar la piedra, antes de preguntar incluso al propio afectado, se ha convertido en un arma de la que no estamos exento ninguno. Las desafortunadas declaraciones de la actriz sobre el feminismo actual en la presentación de la segunda temporada de Hierro, publicadas por la Agencia EFE, hacían que todas las corrientes críticas se cebaran con ella. Sin medir ni reflexionar sobre qué piensa verdaderamente la intérprete.  

Por suerte o por desgracia, CINEMANÍA estaba presente en ese mismo instante y, sin duda, la importancia de la contextualización en estos casos es fundamental. “No me gusta participar en charlas del feminismo actual porque no lo creo. No tengo un ‘bienquedismo social’. Estoy educada por una mujer a la que han hecho callar mucho en la vida y mi madre se hizo una promesa a sí misma, y dijo, ‘por todo lo que han hecho que me calle, educaré a una mujer para que hable”, confesaba una emocionada Peña.

Sin pelos en la lengua

En todo momento, Peña defiende el papel de la mujer, su importancia y cómo demuestra su fortaleza en un mundo con predominancia masculina, lo cual no implica una preferencia por la corriente feminista actual. En declaraciones para EFE, la actriz defendía sobre las ayudas al cine que “si es un truño de directora y hace un mojón de película, no le deis dinero solo por ser mujer. Una opinión respetable de una persona a la que no le gusta ser señalada como ‘reivindicativa’, pese a que unos minutos antes de las declaraciones vertidas para nuestra revista, la actriz criticaba en rueda de prensa que estuvieran en mesa los políticos canarios y no el director de la ficción de Hierro, Jorge Coira

Peña prefiere plantearlo como que “no tiene pelos en la lengua”, algo que le ha pasado factura con sus declaraciones a EFE, sobre todo con el término ‘feminazi’, un concepto que debería ser desterrado del vocabulario de todos. Si bien es cierto, la también polémica charla de Operación Triunfo de Anna Pacheco estos días nos dejaba claro que todos debemos ser libres de poder expresar nuestras ideas sin un intento de censura detrás, pero siendo conscientes siempre de la importancia del vocabulario. 

“A mí nunca me han sentado con los niños, comiendo aparte. Mi madre me ha dejado comer con los mayores, hablar con ellos, darles mi opinión  y que no dijeran ‘cállate porque eres una niña’. Se ha respetado mi voz. A mí lo que piense el mundo me la suda, la gente que yo más he querido me ha dado la libertad”, confesaba la actriz sobre su infancia y su trayectoria vital.

Respetando todas las opiniones

Pronto, las redes ardían con las declaraciones de la intérprete y juzgaban a la misma, señalando el discurso de recogida del Goya a mejor actriz de reparto en 2013 por el filme Una pistola en cada mano (Cesc Gay), su tercer cabezón tras los conseguidos por Princesas y Te doy mis ojos. Unas palabras en la que Peña incidía en su condición de actriz catalana y criticaba sus tres años de ausencia en el sector, así como el estado de los hospitales, la educación y los problemas de las personas sin hogar, con un discurso en el que finalizaba pidiendo trabajo: “Tengo un niño que alimentar”. 

Sin embargo, la actriz ahora intenta desmarcarse de este momento. “Yo solo he dicho una cosa en mi vida y es una de ‘mató un perro y la llamaron mataperros”. Sin embargo, ella es incapaz de mantener la boca cerrada ante las injusticias, como ha demostrado una y otra vez estos años. Y como dejó ver una vez más este mismo año al recibir el Premio Feroz a mejor actriz por Hierro, donde señaló la importancia de mujeres actrices como Penélope Cruz y dejó claro que “solas no podemos, necesitamos contar con ellos”. 

En búsqueda de aliados

“A mí la señora Botín me inspira mucho, el otro día contó en una entrevista de televisión que estaba en un comité de finanzas internacionales y, de cien personas, tres eran mujeres. Yo no voy a hacer la guerra, yo me voy a aliar con los noventa y siete. No me quiero poner aquí como ‘Castilla entera se siente comunera’. Yo los necesito como aliados”, declara para nuestro medio Peña. 

“Por eso no quiero participar en mesas de feminismo ni en la semana de la mujer, yo tengo mis ideas, quien las comparta olé, y quien no, me da igual, porque yo respeto a todo el mundo. Pero ahora hay un movimiento feminista que yo no comparto en absoluto”. Algo que en ningún momento quiere decir que critica al movimiento feminista sino que no está de acuerdo con las corrientes actuales y tiene su propia manera de entender el feminismo. 

“Es mentira que queramos la igualdad, porque yo quiero seguir teniendo la empatía de una mujer y la ‘súper capacidad’ que tiene una tía, porque las tías tenemos muchas capacidades. Entonces por qué voy a querer ser un hombre o a envidiarle (se ríe)”.

Carole Roussopoulos, la documentalista que filmó por primera vez (¿y última?) un aborto

La 16 edición del Festival Curtocircuíto recupera los cortometrajes de esta pionera del vídeo y del Movimiento de liberación de la mujer

Michelle Rodriguez se unirá finalmente a ‘Fast & Furious 9’, pero con una condición

La actriz que interpreta a Letty aseguró hace unos meses que no volvería a la saga a menos que las cosas empezaran a cambiar

Tráiler y póster de ‘Pieles’, el debut largo de Eduardo Casanova

Con sus deformidades y sus mil tonalidades del color rosa, el primer largometraje del actor de 'Aída' podría ser el filme español más controvertido de 2017

EXCLUSIVA: Una cita con Candela Peña en ‘Las ovejas no pierden el tren’

Asiste a una escena completa de la nueva comedia romántica de Álvaro Fernández Armero ('Nada en la nevera') protagonizada por Inma Cuesta y Raúl Arévalo.