Toda la verdad tras la creación de ‘Bridget Jones’

Hace 25 años, Helen Fielding creaba al icónico personaje literario, cuyo aniversario coincide con el 60 cumpleaños de sus coprotagonistas en la adaptación: Colin Firth y Hugh Grant

Por
11 de septiembre de 2020

“Encontrar un novio sensato con quien salir y no seguir teniendo relaciones románticas con cualquiera de los siguientes: alcohólicos, adictos al trabajo, anticompromiso, voyeurs, megalómanos, tarados mentales o pervertidos”. El desparpajo de Bridget Jones nos conquistaba hace casi dos décadas en la gran pantalla con su cruda y torpe visión del amor, y la vida femenina. Una perspectiva que con el paso de los años se ha acusado de promover estereotipos, agitar un tipo de machismo velado y reiterar una vez más la crisis de la madurez y la soltería.

Si bien es cierto, su nacimiento surgía como una forma de mostrar las relaciones sentimentales desde un apartado literario feminista y revolucionario, que en los 90 y los 2000 sirvieron para una nueva apertura. Una contraposición de opiniones sobre este tipo de comedias románticas que, sin embargo, continúan conquistado al público en la actualidad, 25 años después del nacimiento del personaje literario en el que se basaba. 

La caricatura de la treintañera londinense

Hija de una familia acomodada de la industria textil, Helen Fielding estudió Lengua Inglesa en la Universidad de Oxford, donde hizo amistad con figuras como Richard Curtis o Rowan Atkinson. Su primer trabajo importante la llevaría a trabajar como periodista en televisión para la BBC, por lo que viajaría por países de Asia y África. Experiencias que servirían para reflejar sus primeras incursiones en la literatura en obras como Cause Celeb. Posteriormente, se pasaría a la prensa escrita. Primero esta realizaría artículos por libre para medios como The Sunday Times, The Telegraph y The Independent, siendo este último el que la ficharía como columnista fija para visibilizar a la mujer británica de los 90. 

“Se produjo en un momento en el que la imagen de la chica soltera de unos 30 años no se ajustaba a la realidad”, ha declarado Fielding durante una entrevista reciente con Lauren Laverne en Desert Island Discs. “Iba a ver a mis padres y alguien me decía ‘Oh, ¿cómo va tu vida amorosa?’, ‘¿cuándo vas a casarte?’ Y ese tipo de cosas...”. Pronto, la autora hizo uso de la vida de Bridget Jones y su diario para mostrar las dificultades en el día a día de las mujeres en Inglaterra a través The Independent. Esto haría que su popularidad se disparara en 1995 y que el medio apostara hasta por lanzar un libro.

El diario de Bridget Jones llegaría con críticas tibias en 1996, para convertirse posteriormente en un bestseller multimillonario. La autora siempre ha defendido que Bridget no es autobiográfica, pero sí que ha tenido mucho de su experiencia vital como mujer londinense. Una caricatura de la supervivencia en la gran ciudad, con una clara inspiración en la exitosa adaptación de la obra homónima de Jane Austen Orgullo y Prejuicio (1995), en la que Colin Firth era uno de los protagonistas.

De esta forma, Jones mostraba su vida a lo largo de un año, en el que sus metas eran:  perder peso, dejar de fumar, controlar el alcohol, ser encantadora y conseguir una pareja estable. Aspectos que por algunos fue tachado como machistas y otros como feministas, siendo la propia autora la que siempre señalaba el carácter del libro ‘hecho por y para mujeres’, así como la exageración cómica de los miedos habituales. Finalmente, en 2001 Sharon Maguire dirigiría la adaptación en la gran pantalla, con Renée Zellweger como protagonista, y Colin Firth y Hugh Grant completando el triángulo amoroso.

Bridget: sexismo y feminismo

“Creo que la mayoría de la comedia surge de cosas oscuras. Fue difícil, y creo que todavía lo es, para las chicas de 30 años”, ha señalado Fielding. “Yo era una chica soltera en Londres y me estaba divirtiendo mucho. Tenía un grupo de amigos muy parecido a Bridget. Solía cenar y trataba de cocinar, tenía varios novios diferentes, todos muy guapos. Es sorprendente la cantidad de personas que dicen ser Daniel o Mark”.

La escritora también participó como coguionista en la adaptación homónima de Maguire. Aunque, en la actualidad, ella misma critica el sexismo del personaje tras un visionado actual con sus hijos. Sin embargo, confiesa que era una realidad y no era para nada gratuito… “El nivel de sexismo con el que estaba lidiando Bridget, con la mano en el trasero en muchas de las escenas… fue bastante impactante para mí ver cómo han cambiado las cosas desde entonces”. La autora también destaca directamente la fortaleza de su personaje para enfrentarse a ello y no dejarse amedrentar por nada ni nadie.

Fielding defiende una vez más que su película siempre quiso mostrar una versión de la mujer real, y estas actitudes a las que debía enfrentarse tan “solo eran una parte integral de su vida”. Su alegato por la soltería, un aspecto muy novedoso aún en los 90, y la crítica hacia la obsesión por las relaciones y la vida sana, hicieron de ella un icono feminista, que no todo el mundo sintió de igual forma. La británica critica la polémica con ciertas corrientes feministas, que veían en la creación de su personaje una “visión derrotista de la feminidad”. Sin embargo, esta también revela que “el final feliz y romántico fue una pista falsa, porque Bridget no quiere simplemente un hombre”.

Además, esta alude directamente a una frase muy controvertida: “habiendo dicho eso, puse deliberadamente la línea en Bridget Jones ‘No hay nada tan poco atractivo para un hombre como el feminismo estridente”, una crítica encubierta en tono cómico para apoyar la corriente feminista, que fue malinterpretada. Fielding señala así mismo que “felizmente las circunstancias sociales son muy diferentes ahora, por lo que no habría sido posible escribir de la misma forma en este momento, y las cosas hubieran cambiado mucho”.

Adiós al espíritu transgresor 

Tras esto llegarían otras dos secuelas literarias: Bridget Jones. Sobreviviré (1999) y Bridget Jones. Loca por él (2013). Ambas tendrían sus propias versiones cinematográficas en 2004 (Bridget Jones: Sobreviviré) y 2016 (Bridget Jones’ Baby). Dos películas en las que se perdía el carácter trangresor: la lucha de clases, el alegato por la soltería y el juicio por la vida perfecta se difuminaban. En el segundo título Mr. Darcy y Jones vivían felices, hasta que una atractiva rubia y el engreído ex-jefe Daniel Cleaver se entrometían en la relación. Más polémica fue la tercera parte (con el regreso de Maguire en la dirección) en la que Mr. Darcy fallecía, algo que era sustituido en la película por varios años de separación. Uno de los aspectos más melodramáticos de toda la franquicia y que, sin embargo, no era mostrado en la gran pantalla por miedo a las reacciones, basándose finalmente en una serie de relatos escritos por la propia Fielding.

“No hay nada que no me guste de ella. Me encantan todas sus imperfecciones, su humanidad, ese carácter abierto, que sea un personaje tan auténtico y vulnerable, o que haga elecciones ridículas, porque ese es el reflejo de lo que todos somos”. Pese a todas las controversias por la satírica versión de la fémina real en la búsqueda de una vida perfecta, Zellweger siempre ha mostrado su debilidad por el personaje. En la presentación en Madrid del tercero filme en 2016, la intérprete señalaba la importancia de nuevos agentes que se iban añadiendo a la obra. “La maternidad y el ser feminista no se excluyen mutuamente. Bridget sigue siendo un referente a día de hoy para muchas mujeres”.

Una carrera plagada de éxitos (y polémicas)

El 25 aniversario de la creación del personaje coincide con el 60 cumpleaños de Colin Firth y Hugh Grant, quienes también agradecen dos de los personajes más carismáticos y recordados de toda su carrera actoral. Sin embargo, su trayectoria plagada de éxitos iría por derroteros muy distintos.

En la actualidad, Firth se ha convertido en uno de los claros ejemplos del gentleman británico. Ganador del Oscar por El discurso del rey, y con grandes títulos en su haber en las franquicias Mamma Mia o Kingsman, y célebres filmes como Un hombre soltero de Tom Ford o 1917 de Sam Mendes, el actor cuenta con una extensa y cuidada filmografía. Por su parte, Grant aún sigue acusando en estos momentos su polémica con la prostituta con la que en los 95 engañó a su pareja, la también actriz Elizabeth Hurley, y sus comportamientos agresivos y erráticos con la prensa y el público. El niño mimado de las comedias románticas con Cuatro bodas y un funeral o Notting Hill veía cómo su carrera se desaceleraba y perdía fuelle.

Más curioso es el caso de Zellweger quien, a pesar de tener una de las carreras más prometedoras de la industria, siempre ha sido juzgada por su aspecto, como bien le pasaba a la propia Jones. De poco le ha servido a la actriz ganar un Oscar, y regalarnos actuaciones sublimes en títulos como Cold Mountain, Chicago o Judy. Esto demostraba una vez más la importancia de la caricatura de Bridget, que verifica lo acertado que estuvo el personaje siempre con su sátira (incomprendida para muchos). Y es que a día de hoy parecen más importantes las bragas del personaje, firmadas por Grant y subastadas por un alto precio, que el camino tan importante que abrió este rol, que afortunadamente también podemos señalar en estos tiempos desde una posición crítica. Porque como decía Bridget: “es una realidad como un templo que en el momento en que una parte de tu vida empieza a ir bien, otra se hace añicos”.

Tráiler de ‘Supernova’, el amor crepuscular de Colin Firth y Stanley Tucci

Una pareja enfrentada al alzhéimer y los recuerdos protagoniza esta 'road movie' que se presenta en Donosti 2020.

Hugh Grant y el escándalo sexual que cambió su carrera (e intereses) para siempre

Cómo la detención por mantener relacines sexuales con una prostituta en Los Ángeles hizo que Hugh Grant se consagrara a luchar contra el acoso mediático.

‘Kingsman 3’ podría empezar a rodarse este año

'Tenemos que darle un final a la relación de Eggsy y Harry'. Matthew Vaughn, aunque inmerso en la precuela, ya está planeando la tercera parte de la saga.

‘Kingsman 3’ ya tiene fecha de estreno

Avisa a tu sastre y haz hueco en tu agenda: los espías mejor vestidos del mundo preparan su regreso en 2019, de nuevo con Matthew Vaughn como cerebro en la sombra.