‘Braveheart’, ‘Seven’ o ‘Toy Story’: las películas que cumplen 25 años este 2020

1995 fue una gran cosecha con superproducciones inolvidables, películas que serían de referencia, títulos de culto e incluso batacazos de los que hacen época.

Por
15 de enero de 2020

Houston tenemos un problema, o qué sería de una historia sin un buen conflicto. Entre las películas de 1995, aunque muchas se estrenarían en España al año siguiente, hubo un presente con asesino en serie inspirándose en los siete pecados capitales, dilemas éticos sobre la pena de muerte y crónicas muy románticas.

También viajes al pasado, a las batallas de la Escocia del siglo XIV o las cuitas amorosas del XIX, en la época de Jane Austen; y un porvenir de distopías futuristas. El cine de hace un cuarto de siglo nos hace caer en la cuenta de cómo pasa el tiempo. Otros, los más jóvenes, tal vez lo consideren viejuno pero dejó historias inolvidables.

‘Apolo 13’

Convertir lo que fue un fracaso en toda una proeza es otro de los “géneros” preferidos de Hollywood. Y aquí el relato fue el de los astronautas de la misión fallida del Apolo 13 en su viaje a la Luna. Tom Hanks interpretó al comandante James A. Lovell, acompañado de Kevin Bacon y Bill Paxton. La película de Ron Howard tuvo una gran acogida comercial y obtuvo dos Oscar técnicos, mejor sonido y montaje.

‘Braveheart’

Mel Gibson, en su segundo trabajo como director, encumbró la figura del guerrero y líder independista escocés William Wallace, y lo hizo mostrándose rudo, con las escenas de batalla más cruentas vistas en el cine hasta entonces, y también con sensibilidad. Ganó cinco Oscar, entre ellos el de mejor película y dirección.

‘Casino’

Martin Scorsese rodó otra de sus obras maestras, y otro golpe a la cara más amable de sueño americano. Lo que realmente importa es el dinero. Ni ética, ni moral. La acción transcurría en la década de los 70 y ejercieron de protagonistas (y narradores) los personajes de De Niro y Joe Pesci, director de un casino de Las Vegas y un  capo mafioso sin escrúpulos respectivamente. Sharon Stone encarnó a una prostituta de lujo.

‘El día de la bestia’

El Anticristo nacería el mismo Día de Navidad en Madrid, o al menos esa era la profecía que creía haber hallado un sacerdote (Álex Angulo). Ni corto ni perezozo, el capellán iniciará su quijotesca odisea contra el mal acompañado de un particular Sancho Panza, un fan del heavy metal (Santiago Segura), y a ambos se les sumará un presentador de televisión chiflado por lo paranormal. Álex de la Iglesia, tras debutar con Acción mutante, que pasó sin pena ni gloria, logró que El día de la bestia estuviera en cartel meses y meses. También se hizo con seis premios Goya, incluido el de mejor director.

‘Los puentes de Madison’

Por si había alguna duda, después de títulos como Bird o Sin perdón, detrás del expeditivo icono de acción o de los spaguetti westerns de Sergio Leone se escondía un gran cineasta y un alma sensible. Junto a Meryl Streep y adaptando el best seller de Robert James Waller, Clint Eastwood plasmó una de las mejores historias románticas que ha dado el cine.

‘Seven’

Una pareja de detectives de homicidios (Brad Pitt y Morgan Freeman ), un psicópata (Kevin Spacey ) y una devota esposa en segundo plano (Gwyneth Paltrow ). ¡Ah! y una caja de cartón. El resto es historia. David Fincher firmó uno de los títulos de referencia del subgénero de asesinos en serio ya desde sus mismos títulos de crédito iniciales.

‘Sospechosos habituales’

La intrigante propuesta dirigida por Bryan Singer hizo que nos preguntáramos quién er Keyser Sozé, el enigmático personaje tras el cual se esconde una mente maestra criminal. Sí “el mejor truco del Diablo fue convencer al mundo de que no existía”. En su reparto estuvieron Chazz Palminteri, Kevin Spacey, Benicio del Toro y Gabriel Byrne. Y se hizo con dos Oscar, al mejor guion original y actor de reparto (para Spacey).

‘Toy Story’

“Hacia el infinito y más allá”. La frase de Buzz Lightyear resultó premonitoria y Pixar, de la mano de John Lasseter, empezó a revolucionar el cine de animación, no solo técnicamente por el empleo de ordenadores, sino también en cuanto a tramas más originales y brillantes.

Un Nicolas Cage de Oscar y un nuevo James Bond

Una de las grandes favoritas a los Oscar fue Sentido y sensibilidad, con Emma Thompson, Kate Winslet, Hugh Grant y Alan Rickman, aunque tuvo que conformarse con el de mejor guion adaptado. Susan Sarandon se llevaría el Oscar a la mejor actriz por Pena de muerte dirigida por su marido entonces, Tim Robbins, y Nicolas Cage la estatuilla al mejor actor por mostrarnos las mil y una maneras de empinar el codo en Leaving Las Vegas.

Y no menos mítico fue reunir en pantalla, aunque no compartieran plano, a De Niro y Al Pacino, ladrón y policía en Heat de Michael Mann. Mientras, Pierce Brosnan debutaba como James Bond en Goldeneye, personaje que encarnaría en tres películas más.

Keanu Reeves estaba a cuatro años de triunfar con Matrix, pero ya despuntaba como estrella en la romántica Un paseo por las nubes, junto a Aitana Sánchez Gijón, o la aventura cíber punk de Johnny Mnemonic. Michelle Pfeiffer se las tenía que ver con los alumnos más conflictivos en Mentes peligrosas, y Richard Gere y Sean Connery revivían las leyendas artúricas con El primer caballero.

De la jungla de ‘Jumanji’ a los primeros “dos policías rebeldes”

Woody Allen se mantenía fiel a estrenar una película por año y la de 1995 fue Poderosa Afrodita, que le valió el Oscar a la mejor actriz de reparto a Mira Sorvino. Oliver Stone plasmó un notable retrato de uno de los presidentes norteamericanos más polémicos, Nixon. Por su parte, Wayne Wang logró uno de los mayores títulos de culto entre los cinéfilos aquel año con Smoke, basándose en las historias de Paul Auster, y Richard Linklater empezó a dar forma a su celebrada trilogía romántica con Antes de amanecer.

 

Fue el año también de clásicos familiares de aventuras como Jumanji con Robin Williams o con Disney y su largometraje de animación Pocahontas. Sin embargo, una de las grandes sorpresas llegaría desde Australia con Babe, el cerdito valiente.

En cambio, el terror y la ciencia-ficción se erotizó con la alienígena de Species, mientras que la directora Kathryn Bigelow se exponía a las drogas en la distópica Días extraños. También fue en aquel año cuando Will Smith y Martin Lawrence debutaron como Dos policías rebeldes, de la que este viernes 17 de enero se estrena su segunda secuela.

Nadie es perfecto: los batacazos

‘Showgirls’

Un guion de Joe Eszterhas cotizado como el más caro de Hollywood hasta el momento. Y tratándose del guionista de Instinto básico de nuevo con Paul Verhoeven como director, una trama plagada de sexo sobre strippers en Las Vegas, Kyle MacLachlan aún saboreando el éxito de Twin Peaks y una joven, sensual y prometedora estrella en ciernes, Elizabeth Berkley, ¿qué podía salir mal?

Los razzies la “distinguieron” como la peor película del año, peor dirección, peor guion y premio doble para Berkley como peor actriz y peor nueva estrella. Y es que no todo iban a ser buenas películas o películas que cayeran bien en su momento.

‘Waterworld’

Bailando con lobos, El guardaespaldas o Robin Hood, príncipe de los ladrones. Kevin Costner era un valor seguro en taquilla hasta que se adentró en los confines de la ciencia-ficción aventurera y distópica con la carísima superproducción Waterworld e hizo “aguas”.

La estocada final llegaría dos años después, con el batacazo aún mayor de El mensajero del futuro (The Postman). La era Costner había terminado.

A los fracasos de Waterworld y Showgirls añadir las pérdidas que arrojaron los piratas de La isla de las cabezas cortadas, con Geena Davis y Mathew Modine dirigidos por Renny Harlin (aún faltaban ocho años para que Jack Sparrow y compañía volvieran a poner de moda el cine de piratas).

Y entre las más odiadas dos “clásicos, el Batman y Robin de Joel Schumacher con George Clooney y Barb Wire con Pamela Anderson, sin poder de seducción más allá de Los vigilantes de la playa.

La cosecha española

En los Goya arrasaría Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, el debut de Agustín Díaz Yanes y protagonizada por una Victoria Abril en estado de gracia. Se llevaría un total de ocho cabezones, entre ellos el de mejor película, actriz y dirección novel.

Pedro Almodóvar estrenó La flor de mi secreto con Marisa Paredes, y Javier Bardem y de nuevo Aitana Sánchez-Gijón se apuntaron otro de los éxitos de taquilla con Boca a boca de Manuel Gómez Pereira.

Al igual que Antonio Banderas y Melanie Griffith con Two Much de Fernando Trueba o el director Montxo Armendáriz con Historias del Kronen. Por su parte, el británico Ken Loach recogió los elogios de la crítica con la coproducción Tierra y Libertad ambientada en la Guerra Civil.

Todo lo que tienes que saber sobre ‘El irlandés’

Martin Scorsese se reúne con sus sospechosos habituales Robert de Niro, Joe Pesci y Al Pacino y aporta su mirada más madura al cine de gangsters

“¿Dónde dices que vamos a rodar?”: Los 10 platós más extraños del cine

Cámaras frigoríficas, desiertos, trenes en marcha... Algunos directores están dispuestos a hacer sus películas en lugares de pesadilla.

Galería: Pósters de cine minimalistas al estilo suizo

Películas explicadas en cuatro trazos, literalmente, gracias a los carteles de la web 'Swiss Style Design'.

40 errores históricos de película

Dicen que, cada vez que se rueda un filme sobre un hecho real, un historiador se echa a llorar Con vosotros, cuarenta razones por las que esto es así.