[Berlín 2017]: Guadagnino es el amor

El director de 'Yo soy el amor' presenta 'Call Me by Your Name', un relato de iniciación proyectado en la sección Panorama

Por
14 de febrero de 2017

¿De qué se habla hoy en Berlín?

De The Party, de Sally Potter, recibida con aplausos en su proyección de prensa.

¿Qué películas has visto?

Bright Lights, de Thomas Arslan.

El momento más hipnótico de Bright Lights es el plano de un camino desde un coche, que se adentra en la niebla, tiñendo el cuadro de blanco, hasta que dudamos de si estamos aún dentro del vehículo o si hemos entrado en otra dimensión. En el título de la última película de Thomas Arslan está el quit de la cuestión. Bright Lights, el viaje de un padre y su hijo adolescente al que lleva años sin ver, se construye eminentemente sobre el uso que el cineasta alemán hace de la luz, que tiñe el paisaje de tonos blanquinosos. De hecho, el padre padece precisamente por el exceso de iluminación: en Noruega, país que visita junto a su hijo tras la muerte del abuelo, apenas oscurece durante el verano. Y, así, él resulta incapaz de dormir en esas noches blancas. El paisaje deviene uno de los protagonistas de la película. No en vano, Arslan sitúa su película en un país nórdico, cuna de aquel cine que, a principios del siglo XX convirtió la naturaleza en el reflejo del alma de los personajes.

 Call Me by Your Name, de Luca Guadagnino.

A los diecisiete años, Elio es un chico culto: lee, compone música, y siempre hace gala de su conocimiento. Sus padres son intelectuales. Es el verano de 1983, y la familia recibe la visita de Oliver, un apuesto americano. Tan apuesto, que parece hacerlo todo bien. De hecho, Oliver es un personaje hecho a imagen y semejanza de una escultura griega, como las que Luga Guadagnino muestra bajo los títulos de crédito de Call Me Your Name. Entre lo sensorial y lo intelectual, el filme de Guadagnino relata el despertar sexual de Elio, el joven culto que debe aprender también a sentir y a vivir. Se trata, a su vez, del inicio de un amor secreto, determinado por la diferencia de edad y por el mismo sexo. En este sentido, la manera en que Guadagnino filma la distancia y el acercamiento entre los dos personajes resulta magistral. En un momento, los dos protagonistas llegan a la plaza de un pueblo italiano. “Hay cosas que no sé”, confiesa Elio a Oliver. Cada uno a un lado de la plaza, los dos van caminando, y la cámara con Elio, en un hermoso plano secuencia que, a partir de jugar con la distancia, define perfectamente el misterio y las dificultades en torno al deseo.

La imagen del día

El plano secuencia de Call Me By Your Name que relata una negociación amorosa.

¿Qué esperas de mañana?

Ver qué dice sobre la tragedia de los refugiados el bueno de Aki Kaurismäki.

Berlinómetro

Los puestos altos del berlinómetro lo ocupan sendas películas de secciones paralelas: Verano 1993 y Call Me by Your Name.

 

Berlín Día 1.

Berlín Día 2.

Berlín Día 3.

 

[Berlín 2017] Palmarés: ‘Verano 1993’, de Carla Simón, se corona como la Mejor Opera Prima

'On Body And Soul', de la húngara Ildiko Enyedi se hace con el Oso de Oro en una edición de la Berlinale en la que triunfa la cinta catalana 'Verano 1993'

[Berlín 2017] La otra cara del amor romántico

La Sección Oficial se cierra con Ana, mon amour, relato del auge y caída de una apasionada relación amorosa

[Berlín 2017] Un Lobezno melancólico y fallido

James Mangold intenta sin éxito evocar el western para retrato nostálgico de los X-Men

[Berlín 2017] Alex de la Iglesia aterriza en Berlín

La prensa internacional elogia El bar, presentada fuera de concurso en la sección oficial de la Berlinale