[Berlín 2015] Cincuenta sombras de ZZZZZ

La fiebre de 'Cincuenta sombras de Grey' llega a la Berlinale, pero no sube la temperatura.

Por
12 de febrero de 2015

¿De qué se habla en la Berlinale hoy? De que ya nos la hemos quitado de encima. Ya se ha proyectado Cincuenta sombras de Grey, la película basada en esa pieza de semiliteratura erótica que E.L. James publicó en 2011 y que lleva vendidos 100 millones de ejemplares en todo el mundo. Y la película que quien más quien menos tenía que ver aquí en la Berlinale aunque nadie realmente quería –o eso dicen–.

¿Qué hemos visto? 1. Cincuenta sombras de Grey, de Sam Taylor-Johnson. Es una película terrible por varios motivos. Porque es tremendamente aburrida. Porque viene a decir que el hecho de que a alguien le guste el sado y el bondage es signo inequívoco de un trauma infantil. Porque a pesar de ello defiende la idea de que la mujer, con azotes de por medio o no, ha venido a este mundo para ser sumisa. Y porque es tan sensual y transgresora como un anuncio de Calvin Klein.

2. Aferim!, de Radu Jude. Una curiosísima rareza, el director Radu Jude juguetea con las convenciones del western para meditar sobre el historial de crueldad y prejuicios que Rumanía ha arrastrado a lo largo de los últimos dos siglos. Si los personajes dejaran de gritar sin parar durante las dos horas de metraje, sería obra maestra.

3. Eisenstein en Guanajuato, de Peter Greenaway. Recrea el tiempo que el director S. M. Eisenstein pasó en México rodando lo que acabaría siendo su película inacabada ¡Que viva México!, o al menos su versión de ello. A nivel artístico es el mismo Greenaway barroco y engolado de siempre, pero a ratos la película es francamente graciosa, sobre todo porque convierte al cineasta ruso en un bufón narcisista y un homosexual reprimido al que finalmente le acaban clavando una bandera en el esfínter como Neil Armstrong la clavó en la luna.

¿Qué has comido? Unos Nuggets de pollo comprados en el Lidl.

¿A quién has entrevistado? A Wim Wenders, a quien se ha visto profundamente deprimido. Definitivamente no estaba preparado para la recepción tan negativa que tuvo su nuevo trabajo, Every Thing Will Be Fine. Y, mientras habla de ella, te das cuenta de que la película que él cree haber hecho y la que realmente ha hecho son muy distintas.

¿Qué esperas de la jornada de mañana? Poca cosa. En realidad, aquí todo el mundo va teniendo la sensación de que todo el pescado está vendipdo. En 13 minutos, el germano Olivier Hirschbiegel rememora el atentado fallido contra Hitler que Georg Elser llevó a cabo en 1939. Y una película italiana sobre una chica que se hace pasar por chico.

Berlinómetro: La temperatura de la competición lleva días bajísima, y echando un vistazo a lo que queda por presentarse no tiene pinta de venirse arriba. Aferim! se incorpora al pequeño grupo de películas premiables, pero es poco probable que aspire al Oso de Oro. ¿Será El club? Tal vez. ¿Será 45 Years? Quién sabe.

Emilia Clarke explica por qué rechazó ‘Cincuenta sombras de Grey’: “Juego de tronos ya me había sexualizado bastante”

Harta de que la prensa solo le preguntara por los desnudos de Daenerys, la actriz decidió decir 'no' a la adaptación del bestseller sadomasoquista.

Palmarés Berlín 2015: ‘Taxi’, Oso de Oro

Las chilenas 'El club' y 'El botón de nácar', más la guatemalteca 'Ixcanul' y la mexicana '600 millas', cosechan premios para el cine latinoamericano en el certamen.

[Berlín 2015] En modo espera

La 'Cenicienta' de Disney y Branagh decpeciona, mientras los visitantes hacen quinielas del palmarés.

[Berlín 2015] Bienvenidos al club

El chileno Pablo Larraín entra en la carrera por el Oso de Oro con 'El club', un retrato de humor negro y puntería acusadora sobre los casos de pederastia en la Iglesia Católica.