[Berlín 2014] Wes Anderson abre las puertas del Palast

Arranca la 64ª edición del Festival de Cine de Berlín con una de estas World Premieres por la que se matan los grandes certámenes del mundo. La genial última película de Wes Anderson se convierte en la antesala de otras sorpresas cinéfilas... y de algún que otro disgusto con el personal berlinés. Por VÍCTOR ESQUIROL

07 de febrero de 2014

ETIQUETAS:

  • ¿Qué ha lucido en la alfombra roja? El estreno mundial del nuevo trabajo de Wes Anderson. El gran hotel Budapest ha abierto las puertas… y algunos ya estamos deseando volver a cruzarlas. Sin rodeos ni cargas supletorias que puedan poner en peligro la consecución del único objetivo que realmente importa en esta ocasión. Lo que quiere el brillante cineasta de Texas es pasárselo bien, pero sobre todo, que todos los que nos hayamos sentado a su alrededor para escuchar su nueva historia, disfrutemos como enanos. Misión cumplida. La película se descubre, desde su primera y asombrosa pirueta narrativa, como un divertimento casi perfecto: ágil, dinámico, enloquecido, con una inventiva / orfebrería visual que parece no conocer límites. Es, de paso, una piedra más en la creación de uno de los universos autorales fílmicos más ricos, asombrosos y deslumbrantes de la historia del séptimo arte. No diga “Hotel”, diga pastelosa casa de muñecas donde se redefinen los límites del cuento moderno, donde la cinefilia se moldea a la imagen y semejanza del creador y donde, por supuesto, todo es posible. ¿Ralph Fiennes convertido en sensible mujeriego conquistador de octogenarias? Presente. ¿Tilda Swinton escondida bajo la piel arrugada de una acaudalada momia? También. ¿Willem Dafoe como matón vampiresco? ¿Por qué no? ¿Alexadre Desplat reencontrándose con su faceta más inspirada? Sí ¿Wes Anderson, partido de la risa, dirigiendo uno de sus números circenses más espectaculares? ¡Sí! Adelante con todo esto… y mucho más. ¡Más madera!

    ¿Qué hemos descubierto en la sombra? El documental The Great Museum, encargado de abrir la sección Forum. Con la excusa de la inminente inauguración de la nueva temporada de exposiciones en el prestigioso museo de arte clásico Kunsthistorisches de Viena, el director Johannes Holzhausen se pone el disfraz del maestro de la no-ficción Frederick Wiseman para brindarnos un híper-minucioso zoom microscópico de todas (absolutamente todas) las partes que componen el gigantesco engranaje de ese igualmente colosal centro cultural. Bedeles, inversores, paletas, restauradores, comisarios y administradores. Por separado pero en realidad cogidos de la mano. El estudio de campo es tan modélico como apasionante; la comicidad resultante de esta milimétrica intrusión en la atípica cotidianidad de este colectivo, es igualmente inteligente y placentera.

    ¿Qué duda existencial nos ronda por la cabeza? Snowpiercer, la esperadísima nueva película de Bong Joon-ho, ha conseguido romper el hielo y llegar al andén desde el cual debería haber emprendido su viaje. La accidentadísima adaptación de la novela gráfica de Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb llega por fin a un gran festival cinematográfico internacional, pero… ¿lo hará con todos los vagones, o después de haber pasado por los inclementes recortes en la sala de montaje de Harvey Weinstein? ¿Lo llegaremos a saber algún día?

    ¿Qué susto nos hemos llevado? El clásico en este festival. La broma de todos los años que, no obstante, es olvidada, una y otra vez, por la memoria. Que quede al menos constancia escrita de ello. La apacible (mentira) convivencia en la comodísima (mentira podrida) zona de prensa del Berlinale Palast ha sido bruscamente interrumpida por uno de los miembros de seguridad del recinto. “¡Desalojen el edificio en cinco minutos!”; “¿Cómo? ¿Por qué? ¿¡Por qué yo!?”. Porque la seguridad manda y el manual manda que a lo largo de la primera jornada del festival, la policía debe hacer un barrido completo de todas las instalaciones del certamen… ya saben, para evitar futuros sustos

    ¿Con quién nos hemos peleado? Por suerte no hemos llegado ni a los gritos ni, Chuck nos libre, a las manos, pero la primera muestra de mentalidad cuadriculada germana la hemos tenido en uno de los vigilantes de la sala 7 del CinemaxX. “¿A dónde va usted?”, ha inquirido, “A la película vietnamita, por supuesto… aquí está mi acreditación”, a lo que ha respondido: “Lo siento, tiene que pasar por mi izquierda, no por mi derecha” La píldora surrealista se ha saldado con el ridículo que exigía la situación. Vueltecita alrededor del encargado, último intercambio de miradas fulminantes y, ahora sí: “Adelante, disfrute de la proyección.” Primeros días… Paciencia. De momento tiene gracia.

    Osómetro: Todavía es pronto para empezar a rellenar quinielas (más teniendo en cuenta que todavía no hemos visto ninguna película en el Palast), pero ahora mismo, y notándose todavía los efectos de la embriaguez austrohúngara, se hace difícil pensar en un palmarés sin la presencia, en una categoría u otra, de la última joya de Wes Anderson.

    Christoph Waltz se une a lo nuevo de Wes Anderson

    Y así 'The French Dispatch' va camino de conseguir un reparto de ensueño similar... al de cualquier otra película de Wes Anderson

    Benicio del Toro y Timothée Chalamet protagonizarán lo nuevo de Wes Anderson

    'The French Dispatch', el próximo filme del director de 'Isla de perros', contará también con Bill Murray, Tilda Swinton, Frances McDormand… ¿y Brad Pitt?

    De Cuerda a Vermut: Abycine celebra su 20 aniversario con champán para todos (del indie nacional)

    El Festival de Cine de Albacete, que se celebra hasta el 28 de octubre, arranca esta noche con Raül Refree poniendo música a las películas de Wes Anderson.

    [Galería] El reparto de ‘Isla de perros’ quiere que adoptes un perro

    Wes Anderson, Bill Murray, Tilda Swinton, Jeff Goldblum y compañía posan junto a los chuchos recogidos por una protectora de Nueva York.