‘Bellezonismo’: “Lo importante de los actores es que parezca que estamos siempre trabajando”

El versátil actor Armando del Río interpreta en 'Bellezonismo' a un neurótico piloto de carreras.

Por
11 de julio de 2019

¿Cómo sería la Amazonía, esa legendaria región solo habitada por mujeres en el siglo XXI. Con eso es con lo que ha fantaseado el veterano guionista Jordi Arencón en su debut en el largometraje, Bellezonismo. Dos pilotos de rally, Sócrates (Armando del Río) y Copi (Miguel Cazorla), se pierden y acaban en un reino de fantasía poblado por mujeres, a cual más bella. Porque en esta versión del mito, las amazonas, más que por su ardor guerrero, son célebres por su hermosura y se apodan L’Oréal, Miss, Wonderbrá o Lady Gaga. Dice el director que es una sátira sobre la superficialidad que impera actualmente en nuestras relaciones sociales. Y su protagonista, Armando del Río (Zaragoza, 1970), lo corrobora: “Es una crítica a eso de basarse en el exterior y no en el interior”.

¿Cómo llegaste al papel?

Jordi me llamó hace seis años. Él tenía ya el guion y tenía claro que quería que yo lo protagonizara. El problema es que es un guion muy peculiar, con un humor muy absurdo y muy suyo, y es difícil poner en marcha estas películas de bajo presupuesto. Pero al final salió y pudimos irnos a rodar cinco semanas a La Pineda, en Salou (Tarragona).

En la playa, rodeado de mujeres bellísimas todo el rodaje… tuvo que ser durísimo, claro.

(Risas) Ha sido un rodaje con dos cosas que no me gustan nada: las mujeres y los coches. Interpreto a un piloto de rallies y he tenido la suerte de conducir un coche de competición oficial en todas las escenas menos una, rodada en Los Monegros. Me lo he pasado muy bien.

¿Cuál dirías que fue tu mito bellezonista?

Brooke Shields, probablemente.

Durante buena parte de la película, a tu personaje Sócrates lo califican de feo o “fofito”. Para alguien que ha hecho tantos papeles de galán, ¿es ofensivo?

Bueno, yo no me considero un galán, más bien he sido un medio galán. Me ha resultado muy divertido hacer una comedia tan loca, un género que no había rodado nunca, en la línea de La Que Se Avecina, de personajes histriónicos.

Jordi comenta que una de sus referencias en la escritura del guion fue Zoolander, de Ben Stiller. ¿Lo fue también a nivel actoral?

Más que Zoolander, Jordi siempre me pedía que pensara en Bill Murray. Lo que pasa es que Murray es muy hierático y en esta película había que subirlo un poco más. Sócrates es muy espídico y está muy zumbado. Es físicamente muy activo.

Cuando alguien trabaja durante más de seis años en un guion, ¿hay espacio para la improvisación?

El guion estaba muy cerrado, porque ya antes del rodaje habíamos cambiado cosas que no funcionaban, pero siempre queda espacio. Si llevas tu trabajo bien preparado, siempre puedes improvisar algo. Claro, que hay otras partes en las que no puedes hacer nada. O lo haces y te lo cortan en edición. Es una lucha constante.

Tienes una niña pequeña… ¿Te preocupa la imagen de superficialidad que transmiten medios y redes sociales?

Bueno, por ahora no le ponemos la tele y no utiliza las redes. En un futuro me preocupará más. Creo que si la educas con responsabilidad no tiene por qué haber ningún problema. Hay que explicar bien a los niños cómo se mueve el mundo y luego que decidan ellos.

En tu polifacética carrera has sido también director con cortos como La leyenda del hombre lento. ¿Eso hace que seas un actor más tocapelotas, si me permites la expresión?

Uy, qué va. Yo creo que precisamente me ha hecho aprender lo difícil que es el trabajo de director y lo pesados que somos los actores. Sí que es cierto que, a veces, tienes tu opinión y la das aunque no te la pidan.

Tienes un currículum impresionante en cine, televisión y teatro. ¿De dónde sacas el tiempo?

Lo importante de los actores es que parezca que estamos siempre trabajando aunque nos tiremos seis meses sin hacerlo. Es cierto que ahora hay muchas producciones en marcha, sobre todo en televisión, y parece que hay más trabajo para todo el mundo. Ahora mismo estoy preparando la serie El nudo, para Diagonal y A3. Y una película holandesa en inglés, que se titula Penoza, que se estrena en noviembre. A nivel más personal, estoy moviendo mi nuevo cortometraje Karma, que intento convertir en un largo.

Bellezonismo se estrena el 12 de julio.