Baloncesto y cine: de Shaq a Lebron, jugadores con más de tres segundos en zona

'Diamantes en bruto' supone el debut en la interpretación del jugador Kevin Garnett. Hagamos un top 10 de nuestros jugones favoritos metidos a actores.

Por
03 de febrero de 2020

Probablemente, con excepción del cine, no haya ningún otro deporte con una relación tan fluida con el cine como el baloncesto.

Kevin Garnett, con su actuación en Diamantes en bruto es el último de los grandes jugadores en intentarlo. Y es que ya es tradición que las grandes estrellas de la NBA intenten hacerse un hueco en Hollywood cuando cuelgan las zapatillas. Algunos lo consiguen sobradamente, a otros mejor les hubiera ido quedándose en el banquillo.

10. – Kevin Garnett en Diamantes en bruto (Hermanos Safdie, 2019)

La presencia de Garnett en la nueva película de los hermanos Safdie les obligó a modificar el marco temporal del filme ya que fue en 2012 cuando jugó en los Boston Celtics.

Toda la trama parte de su actuación en uno de sus partidos en la serie de ese año contra los Sixers, pues, según confiesa Josh Safdie: “El arco narrativo trataba de un buen partido, un mal partido y un buen partido”, y como quiera que Garnett, uno de los jugadores más fiables de la NBA, no tenía muchos malos partidos, hubo que recurrir a 2012.

 

9. – Tony Parker en Astérix en los Juegos Olímpicos (Forestier & Langmann, 2008)

Nos gusta este fichaje de nuestra lista por muchas y muy variadas razones: porque se rodó en España, en el difunto plató de Ciudad de la Luz, porque es una superproducción europea, porque Parker fue pareja de la cinematográfica y televisiva Eva Longoria y, de remate, porque actúa junto a un Zinedine Zidane que llevaba más eyeliner que Oliver Laxe en una gala.

 

8. – Shaquille O’Neal en Scary Movie 4 (David Zucker, 2006)

El carismático Shaq intentó durante mucho tiempo reconvertirse en estrella de Hollywood, llegando incluso a protagonizar un horror como Kazaam (Paul Michael Glaser, 1996). Tardaría en darse cuenta de que su corpachón de 2,16 metros de altura y 147 kilos de peso malamente entraba en un plano.

Tal vez parodiándose a sí mismo, tal que intentado a imitar a la leyenda que ocupa el número uno de nuestra lista, acabó en una spoof comedy como la cuarta entrega de Scary Movie, en un inicio que se reía de la saga Saw.

 

7. – Boban Marjanovic en John Wick: Capítulo 3 – Parabellum (Chad Stahelski, 2019)

Una de las mejores escenas de acción de 2019 tuvo como protagonista a este gigante serbio de los Dallas Mavericks, probablemente el único jugador balcánico sin mala leche de la historia. En el filme, sin embargo, atizaba todo lo que no atiza en la pintura al pobre de Keanu Reeves, abusando de sus 2,24 metros en una pelea de tomo y lomo… de incunables, en la biblioteca pública de Nueva York.

Ojo, porque tiene madera de actor secundario: no se puede ver la escena sin pensar en el icónico Tiburón de la saga James Bond.

 

6. – Dennis Rodman en Double Team (Tsui Hark, 1997)

Apodado “El Gusano”, el más estrafalario de los jugadores habidos y por haber, leyenda de los Detroit Pistons, íntimo de Kim Jong-Un (y de los tatuadores y vendedores de tinte del planeta), no podía dejar de dar el cante fuera de las canchas. Le cogió el gustillo a la cámara después de aparecer en un episodio de Los vigilantes de la playa en el que actuaba codo con codo, pechito con pechito y ombligo con ombligo con su novia Carmen Electra.

Con más de 30 créditos en IMDb, sin duda la cumbre de su carrera fue Double Team, a las órdenes del maestro Tsui Hark y acompañado de otro ser humano, digamos, peculiar como Jean-Claude Van Damme.

 

5. – Mark McNamara en El Imperio contraataca (Irving Keshner, 1980)

Ganó un campeonato al lado de un mito como Karl Malones y jugó hasta en tres legendarios equipos españoles (Real Madrid, Caja de Ronda y Juver Murcia), pero buena parte de su fama se la debe al cine. Cuando el actor que interpretaba a Chewbacca cayó enfermo, el director pensó en cómo se las apañaría para conseguir a otro habitante del planeta Kashyyyk, si tenemos en cuenta que miden de 2,20 metros para arriba.

La solución fue mirar al aro… y a Mark McNamara. Lo cierto es que meter canastas se le daba mejor que la interpretación, y sus escenas fueron suprimidas. Aunque volvió a ponerse el peludo traje en El retorno del Jedi (1983) tampoco esta vez llegó a aparecer en pantalla, pero su historia es tan bonita que no podemos negarnos a incluirlo.

 

4. – Lebron James en Y de repente tú (Judd Apatow, 2015)

Amy Schumer debutaba en el guion de largo de la mano de Apatow… y con King James como presencia estelar. El hoy alero de los Lakers, posiblemente el jugador más determinante de la última década, interpretaba al mejor amigo de Bill Hader, el objeto de deseo de Schumer.

Las pullitas con respecto a su equipo de entonces, los Cleveland Cavaliers, a los que llevaría a ganar el anillo en una de las mayores gestas deportivas de lo que llevamos del siglo XXI, no podían faltar.

 

3. – Wilt Chamberlain en Conan, el destructor (Richard Fleischer, 1984)

Después de batir todos los récords habidos y por haber, de meter más de 100 puntos en un partido y, según los exagerados, a más de 20.000 mujeres en su cama, a Chamberlain le quedaban pocas cosas por hacer. Así que se convirtió en Bombaata, el amigote de capa y espada de Arnold Schwarzenegger en la secuela de las aventuras del gran guerrero cimerio.

La verdad es que su pareja con la divina Grace Jones es lo más black power que se vio en los 80 en una pantalla de cine.

 

2 . – Michael Jordan en Space Jam (Joe Pytka, 1996)

La mejor película para el que acaso (y con permiso de Mr. Chamberlain) es el mejor jugador de la historia. Todo es delicioso en este filme que combinaba animación e imagen real, con uno de los mejores elencos de la historia: Jordan, Larry Bird, Patrick Ewing, Charles Barkley… y ¡Bugs Bunny! Insuperable y muy revisitable.

 

1. – Kareem-Abdul Jabbar en Aterriza como puedas (Zucker, Abrahams, Zucker, 1980)

Probablemente sea la madre de todos los cameos baloncestísticos habidos y por haber. El rey del gancho, el hombre de las gafas de plástico, tuvo un papel a su altura, como el copiloto Ben Murdock en Aterriza como puedas.

Kareem, como Muhammad Ali, también se cambió su nombre de esclavo (Lew Alcindor), así que los chistes sobre su identidad (y sobre la poca sangre que ponía en defensa), son de lo más serios. ¡Ojo a cómo se las gastaba el doblaje con esos “laquers”!

Vídeo: Los 560 ‘fuck’ de ‘Diamantes en bruto’

La aclamada película de los Safdie y Adam Sandler es la cuarta con más 'fuck' de la historia del cine, y este vídeo recopilatorio lo demuestra.

‘Aterriza como puedas’: Alta comedia con gags cada 2,6 segundos

Tres desconocidos revolucionaron el cine de humor hace 40 años… Y descubrieron que Leslie Nielsen era el tipo más gracioso del mundo

10 motivos para seguir riéndose con ‘Aterriza como puedas’ (aunque hayan pasado 40 años)

Una de las comedias más divertidas de todos los tiempos es una impagable colección de gags, ocurrencias, frases, réplicas y detalles visuales.

¿Son estas las 101 comedias más graciosas de la historia?

El Sindicato de Guionistas de EE UU ha publicado su lista con los guiones más descacharrantes jamás rodados. Woody Allen ocupa el primer puesto con 'Annie Hall'.