‘Avatar’ en la vida real: la tribu de James Cameron se queda sin aldea

El territorio de los Xirin-Kayapo, el clan amazónico que adoptó al director canadiense, expropiado por el gobierno brasileño para construir una central hidroeléctrica. Por CINEMANÍA

05 de junio de 2011

Los planes de James Cameron para rodar un documental en 3D en la Amazonia se han ido definitivamente al traste. La tribu Xirin-Kayapo, una comunidad indígena que acogió en su seno al cineasta canadiense, verá expropiados en breve sus territorios ancestrales para la construcción de la central hidroeléctrica Belo Monte. Este mastodóntico proyecto energético, con un coste valorado en más de 11.000 millones de euros, ocupará una extensión de 6 kilómetros, y su construcción obligará a abandonar sus hogares a unas 40.000 personas, ocupando unas 400.000 hectáreas de la selva que rodea al río Xingu, un afluente del Amazonas.

Cuando Cameron anunció su proyecto, la central hidroeléctrica contaba ya con la aprobación del gobierno de Lula Da Silva (quien, por su parte, criticó la intromisión de los “gringos” en los asuntos internos de Brasil. Pero fue el pasado jueves cuando el ejecutivo presidido por Dilma Roussef le dio el visto bueno definitivo. Cameron, que ya había comparado esta historia con la de su Avatar, aún no se ha pronunciado al respecto, como tampoco lo ha hecho el cantante Sting, otro famoso con querencias amazónicas que también había protestado contra la construcción de la presa. ¿Estarán ambos esperando a que Sam Worthington salve el día?