Así se preparan los actores para ser EL JOKER

La historia del Payaso del Crimen y de su relación con el cine ya era apasionante antes de que Todd Phillips cogiera el timón.

Por
06 de octubre de 2019

El último ha sido Joaquin Phoenix. Se habla de que su Joker en Joker es el papel de su carrera. Que todos los caminos le han llevado a este personaje. Es imposible adivinar si el destino de Joaquin le depara trabajos más profundos, más espectaculares, más mediáticos que este villano, pero lo que sí es seguro es que este Joker contorsionista ha volado la cabeza de los espectadores, los críticos y ha roto para siempre (y menos mal) esta cosa irritante de hacer las películas de superhéroes como si fueran la misma una y otra vez, adentrándonos en el thriller más oscuro, en el drama más triste alejándonos de la comedia de acción que Marvel produce una y otra vez. 

Volvamos a Joaquin, que siempre ha sido el Joker. Que ya estaba preparando el personaje incluso antes de que Todd Phillips se lo propusiera y él, por cierto, lo rechazara. 

 Joaquin ha tenido una de las vidas más complicadas de entre todas las estrellas vivas de Hollywood. Su infancia fue dificilísima. Su padres eran nómadas y seguidores de la secta Hijos de Dios… Con cuatro hijos y en Venezuela se dieron cuenta de que era el momento de abandonar cuando en algunas prácticas siniestras de la secta se comenzó a iniciar a los niños de tres años de edad en actividades sexuales. Esperando su quinto hijo, la pareja se mudó a EE.UU. y sobrevivió tocando en la calle hasta que la madre de Phoenix encontró un trabajo como secretaria de un agente de casting de la BBC. 

A partir de aquí la historia ya es demasiado conocida. La matriarca de los Phoenix presentó al mayor de sus hijos a todos los casting posibles. River comenzó a triunfar y en uno de sus momentos más dulces cuando Joaquin también había metido la cabeza en Hollywood con 19 años, murió de una sobredosis a los 22 años en una fiesta de Halloween. El actor de Joker lo presenció todo y de hecho fue él quien llamó a la ambulancia. Este trauma le alejó de la interpretación al menos dos años. 

Desde entonces Joaquin ha sido alabado por múltiples papeles bordando sobre todo los personajes con ciertos problemas psicológicos. Aunque él, en el fondo, es un tipo bastante coherente, un activista vegano sin mucha simpatía por la industria y por la prensa y emparejado con otra actriz, Rooney Mara. Su vida privada es privada y su experimento titulado I’m still here de hacer un falso documental en el que él mismo decidía dejar la interpretación para meterse en el hip hop es una de las cosas más hilarantes y maravillosas de la historia del cine. Su objetivo, claro, solo era reírse durante dos años de la industria pero de paso consiguió una pieza clave para el género. 

Interpretar a Joker es, por tradición, un ejercicio de sadismo autoflagelación psicológica que tiene también mucho de mito. Cuando se hizo público que Joaquin iba a interpretar de nuevo al villano en una película donde Batman ni siquiera aparecía, todos comenzaron a divagar sobre los métodos que utilizaría el actor para meterse en la piel del villano. 

“Este es un hombre enfermo, pero en mi forma de entenderlo, veo a alguien que ha sufrido un gran trauma y que nadie se ha molestado en escuchar. Investigué los efectos secundarios de esos medicamentos y no son precisamente fáciles de llevar. Personalmente, no veo a Arthur como un enfermo mental sino como un narcisista. En su cabeza existe una idea de su lugar en el mundo y hace lo posible por alcanzarla”, comenta el propio actor en una entrevista para abc.es

Joaquin sabe de eso de sobrellevar traumas. Durante la preparación de su personaje no socializó con nadie hasta el punto de tener malas maneras cuando alguien del equipo irrumpía, de repente, en su presencia. En un vídeo que enseñó Jimmy Kimmel en su late night el actor se mosquea con ante la interrupción de varios trabajadores mientras intentaba concentrarse soltando frases tipo “solo cierra la puta boca tío, intento encontrar algo real”.

El actor se iba del rodaje sin despedirse, adelgazó hasta rozar los límites de su propio cuerpo solo para poder moverse como el villano. Estudió danza y contorsionismo y encontró por fin la versión del Joker que buscaba, construyó su propio personaje y éste se apoderó de él durante el mes de rodaje. En ese tiempo Phoenix no durmió más de tres horas al día, no habló con nadie (salvo con el director), no salía ni a comer… 

Así encontró su camino para ser Joker, un camino que ya recorrieron otros antes con más o menos suerte… 

LA MARAVILLOSA PANTOMIMA DE CESAR ROMERO

Es difícil no tener cariño al primer Joker en carne y hueso. Cesar Romero se adaptó a los elementos caricaturescos de la serie de televisión de los 60 y llevó a la vida a un Joker travieso y bobalicón. Se reía exageradamente, vestía de colores y era tramposo y torpe. La interpretación de Romero está muy lejos del toque oscuro y de psicópata que llevarían, como una losa, los Jokers venideros. El actor, acostumbrado a papeles de galán latino, ni siquiera se tomó en serio su personaje negándose incluso a afeitarse el bigote para interpretarlo, lo que llevó al equipo de maquillaje a tener serios problemas para taparlo. Nunca lo consiguieron con éxito.

Y aún así, este Joker sentó las bases estéticas y la visión del personaje para las siguientes décadas. Hasta que llegó Jack Nicholson.

EL BUFÓN MALÉVOLO DE JACK NICHOLSON

Jack Nicholson venía de hacer El resplandor así que ser El Joker era pan comido. Fue él quien le dio ese tono amenazante y malévolo que acercó el personaje a su versión original creada por Bill Finger, Bob Kane y Jerry Robinson

No tuvo ningún trauma en preparar al personaje aunque tras la muerte de Heath Ledger levantara rumores cuando en aquella entrevista famosa al Daily News dijera: “le advertí”. Jack Nicholson preparó su personaje basándose en una conversación con Tim Burton, ambos buscaron las referencias en su infancia y en los dibujos animados. Tim le pidió, simplemente, que el lado oscuro del personaje debía ser humorístico. 

En una entrevista de Letterman a Michael Keaton realizada en 1989, el actor recordaba el momento en el que conoció a Jack un día temprano en el estudio. Ambos estaban en una extensa sesión de maquillaje y mientras Nicholson estaba leyendo un periódico. Entonces dejó de leerlo miró a Keaton y le dijo: “Sólo tenemos que dejar que el vestuario haga la actuación, chico”

LA TERRIBLE TRAGEDIA DE HEATH LEDGER

Con Heath Ledger comenzó la leyenda negra del personaje. La tragedia que rodeó a su muerte se extendió por millones de artículos de prensa originando terribles leyendas urbanas que han convertido al actor en un mito de Hollywood. 

Heath Ledger tenía que interpretar a Joker para la segunda entrega de la nueva saga iniciada por Christopher Nolan, menos gótica y más noir que la de Burton. Ledger persiguió un Joker radicalmente distinto al de Nicholson. Lo hizo encerrándose meses en una habitación de hotel, utilizando el dichoso Método para aprender a moverse como él, hablar como él, sacar la lengua como un animal enfermo, comportándose como un psicópata y escribiendo un diario donde supuestamente relata su transformación en el villano. 

Hasta tal punto le poseyó este personaje que apenas durmió durante meses, quizá un par de horas diarias. Después, tras el rodaje, el bajón fue bestial y Ledger necesitó medicarse con pastillas para dormir. Una mezcla de estos narcóticos, pastillas para la ansiedad y resto de analgésicos provocaron una sobredosis que acabó con su vida en enero de 2008 cuando tenía 28 años. 

Su sacrificio regaló al mundo un personaje irrepetible. El más triste y mejor de todos los Joker que aparecerán jamás en la gran pantalla. Un personaje lúcido, habitante de otra esfera distinta a la nuestra, libre, malvado, anárquico y superdotado. El psicópata más alucinante de la historia del cine.

EL GANGSTA MACABRO DE JARED LETO

Probablemente cuando a Jared Leto le ofrecieron interpretar a Joker tuvo una erección. El actor ha nacido para este personaje y el reto de conseguir algo a la altura de lo que años atrás hizo Ledger le hizo la boca agua. 

Lo primero que necesitaba era alejarse completamente de las versiones anteriores. Esto le llevó a crear un Joker de estética gangsta entre el líder de la mafia y un cantante de trap. El actor también se encerró en sí mismo recreándose en la soledad. Y durante el rodaje no dejó nunca de ser Joker. Lo más excéntrico que hizo fue regalar a Margot Robbie una rata viva en su cumpleaños, a Will Smith una caja de balas, a Adewale Akinnuoye-Agbaje unas revistas de Playboy manchadas de semen y todo el elenco completo un cerdo muerto, condones usados y juguetes sexuales

Sin embargo, todas estas molestias que se tomó Jared Leto para acercarse a la locura de este psicópata cayeron en saco roto ya que el resultado fue como poco olvidable. La película es un desastre y su Joker es exagerado y ridículo. Nadie se acordará de él en unos años salvo para las mofas. Lo cual tiene su parte positiva ya que las malas críticas funcionaron como un cubo de agua fría para despertar al actor de ese letargo provocado por todo ese ejercicio introspectivo para meterse dentro del Joker. 

Es innegable que Joker es uno de los personajes más estimulantes de la ficción universal. Que no paren de llegar más y nuevos Jokers, por favor. 

Robert Pattinson propone a otro Batman mejor que él

El actor será el Bruce Wayne de Matt Reeves en ‘The Batman’. Pero se le ha ocurrido alguien que podría sustituirlo, y no podríamos estar más de acuerdo.

Colin Farrell negocia ser el nuevo Pingüino de Batman

Junto a la Catwoman de Zoë Kravitz y el Enigma de Paul Dano redondearía el trío de villanos a los que se enfrentará Robert Pattinson enmascarado.

Robert Pattinson ya entrena como Batman

El actor está aprendiendo jiu-jitsu como parte de su entrenamiento para encarnar al caballero oscuro en la película que dirigirá Matt Reeves.

10 años desde la mejor película de superhéroes: ‘Watchmen’

Cuando oyes por ahí “cine de superhéroes”… no solo puedes pensar en Marvel. Es nuestro deber recordar que 'Watchmen' sigue siendo la mejor.