Así iba a ser ‘The Hateful Eight’, el ‘western’ que Tarantino ya no hará

Cazarrecompensas, generales del ejército, un intrigante francés... Salen a la luz detalles del proyecto abandonado por el director, que tenía intención de filmar en 70mm. Por CINEMANÍA

24 de enero de 2014

ETIQUETAS:

  • En cuestión de días, el western The Hateful Eight ha pasado de ser la próxima película de Tarantino a uno de esos proyectos del cineasta que probablemente nunca veremos. Enfadado por la rapidísima filtración del guión después de haberlo compartido con tres actores y sus agentes, Tarantino decidió cancelar los preparativos del filme y pasar a otra cosa, dejando atrás la que habría sido su primera incursión ortodoxa en el género western. Ahora, dado que el libreto circula por Hollywood, medios online como The Wrap y Badass Digest que han accedido a él publican algunos detalles sobre el malogrado proyecto sin entrar en spoilers concretos sobre el desarrollo del argumento.

    The Hateful Eight

    La primera, en la frente: Tarantino tenía intención de filmar The Hateful Eight en 70 mm. de espectacularidad visual; como recordarás, recientemente Paul Thomas Anderson recuperó el apabullante formato para The Master. Por supuesto, eso habría dado pie a inmensas panorámicas propias del Oeste, aunque los aspectos argumentales revelados apuntan más hacia un drama bastante claustrofóbico —dos son los escenarios dominantes: una diligencia y una tienda— y apoyado sobre los diálogos entre los personajes.

    Según lo que cuentan en The Wrap, el guión presenta un western coral con papeles obvios para Michael Madsen y Bruce Dern, así como los habituales Samuel L. Jackson y Christoph Waltz. Jackson y Madsen seguramente serían un par de cazarrecompensas que regresan a un pueblo llamado Red Rock para cobrar una suculenta suma. Sus personajes, un antiguo general del ejército de la Unión y un hombre llamado John Ruth, dominan los dos primeros capítulos del guión: Las Stage to Red Rock y Son of A Gun. El resto de capítulos que componen el filme se titulan Minnie’s, The Four Pasggengers (sic) y Black Night, White Hell.

    Por el camino, estos personajes coinciden con un hombre llamado Chris Mannix y el chófer de su diligencia, que lleva un prisionero y tres cadáveres de bandidos atados al techo. Todos juntos llegan a una pequeña tienda que toman como refugio ante una ventisca. Sin embargo, en vez de los propietarios del comercio, dentro se encuentran con cuatro hombres: un general sureño (probablemente Dern), un supuesto verdugo, un francés llamado Bob (¿Waltz?) y un vaquero llamado Joe Gage. Ahí tenemos a los ocho protagonistas que menciona el título. El recuerdo de Reservoir Dogs es lo primero que viene a la mente, cuando la web indica que desconfianza, café y violencia es lo que se desata a continuación.

    No cuentan más por respeto a Tarantino, aunque adelantan que hay una escena de ruleta rusa, vómitos y mucha falsedad. Dejando a un lado la tristeza absoluta que nos produce perdernos esto en 70 mm., pasemos a las dudas prácticas: ¿publicará finalmente el cineasta el guión en forma de libro? La premisa ya nos ha dejado con los dientes muy largos…

    The Hateful Eight

    Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.

    Vivica A. Fox quiere que Zendaya interprete a la hija de Vernita Green en ‘Kill Bill. Volumen 3’

    No hay confirmación oficial de que esta tercera entrega vaya a existir, pero ver un enfrentamiento entre ella y Uma Thurman sería de lo más estimulante.

    Ennio Morricone: 20 bandas sonoras imprescindibles

    De Sergio Leone a Terrence Malick y de Brian De Palma y Quentin Tarantino: homenajeamos a 'il maestro' repasando su carrera kilométrica y versátil.

    Siete ‘placeres culpables’. Películas que (nunca dirías) han encantado a grandes directores

    Cineastas como Hitchcock, Scorsese, Tarantino, Kubrick, Paul Thomas Anderson o Terrence Malick saltándose cualquier protocolo con sus preferencias.

    Universal propuso estrenar ‘Los odiosos ocho’ en iPhone y Tarantino se puso furioso

    A nadie le debería extrañar la reacción de Tarantino cuando un ejecutivo de Universal Pictures le propuso estrenar su western en formato iPhone.