Así es la primera película de terror hecha con Snapchat

Dos celebrities de internet obtienen más de cien millones de visionados con 'Sickhouse', un filme rodado con móviles y emitido en directo por internet.

Por
07 de junio de 2016

El truco es bastante antiguo. Más antiguo que El proyecto de la bruja de Blaire incluso que Holocausto caníbalConsiste en coger a unos cuantos personajes, ponerlos en ruta hacia un lugar misterioso (preferiblemente un bosque, una jungla o similar) y, una vez allí, hacer que caigan en los abismos de la locura mientras ellos mismos ruedan los espantosos sucesos. Claro que, con el tiempo, los medios cambian: primero fueron las Arriflex y el Super 8, después llegaron las cámaras de vídeo… y, ahora, le ha tocado el turno a la red social de la que todo el mundo habla y que casi nadie entiende: aquí tenemos el tráiler de Sickhouse, la primera película de terror hecha con Snapchat, que ya está disponible en Vimeo.

Dirigida por Hannah McPherson y protagonizada por las celebridades internautas Andrea Russett (dos millones y medio de suscriptores en YouTube, unos cuantos centenares de miles en Snapchat) y Sean O’Donnell (un millón de suscriptores en Instagram)  Sickhouse no tiene un argumento especialmente original: un grupo de adolescentes quieren comprobar si una leyenda urbana es cierta o no, con lo que van a un bosque tenebroso y, una vez allí, comprueban la veracidad del rumor (para su desgracia).

Ahora bien: lo novedoso estuvo en su método de rodaje. Rodada íntegramente con smartphones a lo largo de cinco días, Sickhouse llegó a la cuenta de Russett en Snapchat (@andwizzle) en fragmentos de diez segundos, cada uno de los cuales obtuvo más de cien millones de visionados. Por supuesto, nadie se molestó en informar al público de que aquello era ficción, los fans de Russell y O’Donnell se pillaron un susto tremendo, planteándose incluso llamar a la policía. Pasado el sofocón, hay que preguntarse si el resultado final merece la pena: según señala Vultureel filme “no es El exorcista, que digamos”, pero esa misma web elogia el trabajo de Russett como actriz, y también tiene en cuenta otro factor para medir su trascendencia: la cantidad de followers acumulada por sus protagonistas. “¿Escuchas ese sonido? Es el ring-ring que hacen los ojos de los ejecutivos al convertirse en símbolos del dólar?”, bromean.

SICKHOUSE — The Made for Mobile Movie from Indigenous Media on Vimeo.

Así pues, ¿están descubriendo las majors el poder de convocatoria de las estrellas de YouTube? ¿Es Sickhouse el preludio de una era que nos dará perlas como Wismichu v Auronplay Elrubius: The Movie? Pronto es para decirlo, pero no nos extrañaría si el devenir de la industria fuera por ese camino. Por lo pronto, para ver la versión completa de Sickhouse, el usuario tendrá que apoquinar 5,2 euros.