Artesanos domésticos: ‘gadgets’ de cine que puedes hacer en casa

Desde la pistola de Han Solo en 'Star Wars' a las garras de 'Lobezno inmortal': ningún desafío se resiste a los 'manitas' más cinéfilos. Por CINEMANÍA

26 de julio de 2013

Juguetes rotos, piezas de plástico encontradas en la basura, electrodomésticos desmontados… Si la mención de estas cosas te resulta indiferente, o incluso te da un poco de grima, hay algo que debes tener muy en cuenta: son las materias primas de los diseñadores de efectos especiales. A fin de dar vida a esos mundos y esos gadgets de fantasía que admiramos en el cine, creadores como Stan Winston y Lawrence Paull (Blade Runner, Regreso al futuro) combinaron materiales de desecho con muchísima imaginación. Y, ¿qué se extrae de esto? Pues que, a la hora de replicar sus creaciones, tú también puedes utilizarlos.

Si quieres inspiración, puedes fijarte en el ejemplo de Holly Conrad: famosa en convenciones y otros eventos por sus trabajadísimos cosplays, esta chica de 27 años se ha convertido en uno de los rostros imprescindibles en la Comic-Con de San Diego, y su nombre suena como diseñadora de vestuario en Mass Effect, la adaptación al cine del popular videojuego. Por otra parte, si necesitas ideas para poner tu proyecto en marcha, aquí te ofrecemos algunos ejemplos: todos ellos son mucho más baratos y más fáciles de llevar a la práctica de lo que crees.

El martillo de Thor

¿Quieres sentirte como un dios de la antigua Asgard, con dominio sobre el rayo y el trueno? Pues sigue el ejemplo de Caleb Kraft y fabrícate un Mjölnir casero, con una potencia de 80.000 voltios. Los principios del artilugio son bastante sencillos: su cabeza de poliestireno cobija una bobina de Tesla (creadora de descargas eléctricas) y una batería, mientras que el mango (de PVC y recubierto de cuero) ejerce como toma de tierra. Por supuesto, la indumentaria de deidad nórdica va aparte, aunque en este caso también sea obra del autor, y para lucir un cuerpazo como el de Chris Hemsworth hacen falta muchos años en el gimasio, pero ¿y lo bien que queda uno encendiendo bombillas con la boca?

Las garras de Lobezno inmortal

Dada su relativa simplicidad (estamos hablando de un juego de cuchillas, al fin y al cabo), las garras de nuestro querido Logan son un objeto reproducido con frecuencia por los cosplayers más manitas. Ahora bien, la idea del ingeniero James Hobson es tan retorcida que le daría reparos al mismísimo Magneto. A fin de conseguir que su adminículo emita chispazos al entrechocar, como si realmente estuviera hecho de adamántium, el autor de este gadget lo ha conectado a un transformador eléctrico sacado de un horno viejo. “La verdad, no sé cuánto voltaje emite esa cosa”, admite Hobson, “pero creo que sería suficiente para iluminar un concierto de rock”. Lo cual nos suena más propio de Tormenta o Fénix Oscura que del canadiense, la verdad.

El robot de Wall•E 

Los aficionados a la robótica casera son legión, de modo que el basurero metálico de Pixar ha sido reproducido de mil y una maneras. Los fans de la película han empleado desde kits prefabricados, como el VEX (un modelo avanzado puede salirte por cerca de 600 euros), al siempre popular Lego, pasando por lo que nos interesa a nosotros: piezas de electrónica de saldo y quincallería diversa. El modelo que te mostramos arriba aprovecha las piezas de un robot de juguete, a las que añade materiales “que puedes encontrar en cualquier ferretería” (según su autor, DJ Sures) para dar forma a un encantador bichejo que imita, y muy bien, los movimientos de su homólogo de cine. Lamentamos decir, eso sí, que ninguna de estas criaturas recoge la basura o canta estándares de Broadway. Y que, pese a nuestros esfuerzos, tampoco hemos encontrado a una EVA que levite y riegue las plantas.

El paraguas de Blade Runner

Aunque nos pese, debemos reconocer que las posibilidades de fabricarnos un spinner volador en casa son más bien reducidas a día de hoy. Tampoco parece que una máquina interrogadora Voight-Kampff esté muy al alcance de nuestros manitas cinéfilos, aunque seguro que hay más de un jefe de personal que anda en ello. Lo que sí puedes hacer en casa es un paraguas luminoso que te permita lucir de lo más cyberpunk en los días de lluvia: para realizar este gadget, Plecter Labs utilizó una sombrilla común y corriente, cuyo eje fue reemplazado por un tubo de policarbonato, dentro del cual hallamos un cable de fibra óptica. En el asa, por su parte, se esconden una batería, unas luces LED y un diminuto equipo de sonido con la BSO de la película, para así fardar todavía más. Por cierto: el sistema empleado sirve también para fabricar un sable de luz como los de Star Wars. Si te lo montas bien, puedes pasar de cazador de replicantes a Jedi de andar por casa en cuestión de segundos.

La armadura de Iron Man

Como ya te demostramos en su día, hay muchísimos cosplayers dispuestos a seguir los pasos de Tony Stark, usando para ello materiales como fibra de vidrio, cartón o la siempre socorrida hojalata. Aun así, el rey de los aspirantes a aventurero filántropo millonario y playboy sigue siendo Anthony Le. Este chaval estadounidense ha construido la imitación de la armadura más completa hasta la fecha: su diseño incluye luces, una máscara retráctil y alerones que se mueven gracias a servomotores incorporados a su interior. Y todo ello hecho en su casa y con sus propias manos. No por nada le apodan ‘The Master’.

La varita de Harry Potter

Efectivamente: la saga del mago con gafas tampoco ha escapado de los cinéfilos con pasión por el bricolaje. La prueba: esta varita que, si bien te valdrá de poco a la hora de levitar o de lanzar maldiciones, sí que brilla cuando pulsas un botón… Y además resulta extremadamente barata: según indica su autor, esta combinación de una luz LED con una pila de botón, alojada en un cilindro de madera y decorada con spray y pincel tiene un coste total de menos de 30 euros. Lo cual, si nos atenemos a la calidad de los resultados, parece cosa de magia.

La pistola blaster de Star Wars

Antes de hacerse famoso con el programa MythBusters: Cazadores de mitos, Adam Savage trabajó como técnico en Industrial Light & Magic, la empresa de efectos visuales creada por George Lucas. Y esto se nota en el vídeo, vaya que sí: en algo más de 15 minutos, Savage nos enseña cómo usar una vieja pistola (una Mauser de la II Guerra Mundial, eso sí) para dar forma a un Blaster DL-44, el modelo favorito de Han Solo. Si la perspectiva de obtener semejante joya te da escalofríos en la cartera, tranquilo: conseguir una réplica de plástico puede salirte por alrededor de 60 euros, y te garantizamos que es la pieza más cara. El resto de elementos usados por el maestro pueden ser reunidos con mediana facilidad, aunque los taladros y demás artilugios precisos para un resultado profesional (por no hablar del acabado al aerógrafo) entran en terrenos más profesionales. Pero, oye, nadie dijo que esto fuese fácil…

Todos los días, a todas horas, noticias y vídeos de cine y series en CINEMANÍA.

El director de ‘Ratatouille’ echa por tierra una preciosa teoría fan

¿Pensabas que había una conexión secreta entre Remy la rata y el crítico Anton Ego? Brad Bird lo siente mucho, pero tiene que llevarte la contraria.

Los mejores momentos de la D23 Expo 2019

En la gran convención de Disney hubo ocasiones para reír, para llorar y para gritar de fanatismo desbocado.

‘Soul’: Desvelado el reparto y varias imágenes de lo nuevo de Pixar

Lo nuevo de Pete Docter ('Del revés') llegará a los cines después de 'Onward', la siguiente película de un estudio que quiere dejar atrás las secuelas.

‘Toy Story 4’: Disney retira los juguetes de Forky por peligrosos para los niños

Una comisión del gobierno de EE UU determina que los peluches del tenedor existencialista ponen en riesgo de asfixia a sus pequeños propietarios.