Almodóvar y los Oscar: dolor, gloria y la virgen de Guadalupe

Los Oscar aman a Pedro Almodóvar y Pedro ama a los Oscar. Desde 1989, crónica de tres décadas de amor de amor.

Por
07 de febrero de 2020

La Academia española ha seleccionado las películas de Pedro Almodóvar como representantes de nuestros país hasta siete veces, siendo seleccionado por la Academy de Hollywood un total de cuatro veces, a las que hay que sumarle las dos nominaciones personales y no institucionales a mejor guion y dirección por Hable con ella.

Un total de seis candidaturas de las que ha ganado dos. Toda una proeza. Aunque está difícil, nada es imposible para uno de los directores europeos más respetados y reconocidos por Hollywood. Lo suyo le ha costado conseguir ese estatus, y aquí os lo contamos.

Al borde del ataque… de indignación

1989 marca la primera vez que Pedro consiguió supera el corte en España. Pedro y su troupe desembarcan en Hollywood con la misión de volver con el Oscar en la categoría anteriormente conocida como mejor película extranjera. Presentan como aval Mujeres al borde de un ataque de nervios, una sensacional y alocada comedia. Hay esperanzas. Muchas. Pero el equipo se vuelve de vacío y con una bronca que durará años entre Carmen Maura y Pedro.

De verdad que la decisión de The Academy fue incomprensible: ¿en serio Pelle, el conquistador, de Billie August, ganó a los chiítas de Almodovar y su Taxi Mambo? Incomprensible, viendo cómo han envejecido una y otra.

Un objetivo muy lejano

Segundo asalto. En 1992, Tacones lejanos entusiasmó a los franceses, alzándose con el César a mejor película extranjera, pero a los estadounidenses, nada de nada. Tal vez porque un personaje como el juez Domínguez/Femme Letal interpretado por Miguel Bosé, era muy complicado que lo entendieran los yanquis.

“Piensa en mí” cantaba Luz Casal en la película. “Piensa en mí”, deseaba Pedro cuando fue seleccionado en España… pero no fue nominada. Nos tuvimos que conformar con ver una y otra vez el baile carcelario, una de las mejores escenas musicales de la cinematografía almodovariana.

¿A la tercera sería la vencida?

Ya os adelantamos que no. En 1996, Pedro lo volvió a intentar con otra de sus melodramáticas coproducciones francesas. Pero La flor de mi secreto también pinchó en hueso y a uno le daban ganas de decir, como la divina Chus, que esos académicos guiris eran una panda de skinheads que disfrutaban vapuleando a nuestro cine. ¿Por cierto, la mejor Chus Lampreave de la historia? Si no lo es, está cerca.

¡¡¡Peeeeedroooooo!!!

Por fin, el 27 de marzo de 2000, con Todo sobre mi madre llegó el premio gordo. La tensión se notaba en Pe y Antonio, y estalló con un grito inmortalmente espontáneo de Penélope que arrebató a todo el planeta. Aunque a nosotros nos gusta más el abrazo fraternal de tres amigos… Será porque en España somos poco de darnos abrazos fraternales (especialmente entre/con la gente del cine).

Luego llegó el discurso. Pedro aparentaba tranquilidad, pero ese “ahora son las 6 años de la mañana en España” delataba sus nervios. O quizás era una maniobra de distracción, porque todo el mundo estaba tan despistado que no se percataron de que, a renglón seguido, sacó dos folios. Almodóvar más genio y figura que nunca, soltó una perorata tremenda al nivel de Benedicta en los últimos Goya.

Le dio las gracias hasta a los cirios que encienden sus hermanas y, por supuesto, a medio santoral con the virgin of Guadalupe y the virgin of La Cabeza en puesto destacado. Atronaba la música para que abandonara el escenario, pero solo Antonio Banderas fue capaz de sacarlos a rastras de allí.

 

 

Déjenle hablar

Estos de Hollywood son unos valientes. A pesar del discurso de 2000, fueron capaces de darle un nuevo premio en 2003 gracias a Hable con ella, en una gala de inefable sabor europeo. De hecho, estuvo nominado a dos estatuillas: mejor director y mejor guion. El primero lo perdió frente a un Roman Polanski con una platea de lo más dividida.

Pedro se llevó la íntima satisfacción de que su premio al mejor guion sí fue aplaudido unánimemente. También, el de triunfar en La Meca del cine cuando la academia española se había volcado con Los lunes al sol como candidata (no sería nominada).

Un sudor frío recorrió al equipo de realización cuando Pedro sacó un nuevo papel de su americana. Esta vez, sin embargo, el incontenible se contuvo: se lo dedicó –de nuevo– al cine español, y a la gente que trabaja por la paz mundial.

A la gala por la actriz

Insaciable, siete años después, Pedro vuelve con (ejem) Volver. Su homenaje a la España vaciada fue candidata por España pero no pasó el corte. No deja de ser curioso, si tenemos en cuenta que Penélope Cruz, su Raimunda y sus postizos de culo, sí que fueron nominadas a mejor actriz. Se lo llevó Helen Mirren por imitar a Joaquín Reyes imitando a Isabel II en La reina… Y claro, Pe y Pedro prometieron (ejem otra vez) volver.

Pedro parte y reparte

2010 y Pedro vuelve a subirse al escenario del Teatro Kodak. Esta vez, acompañado de Quentin Tarantino, para dar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Todo un honor que confirma hasta qué punto la Academia estadounidense considera al manchego como uno de los suyos.

El galardón recayó en Juan José Campanella por El secreto de sus ojos. Un premio algo español, que para eso la película estaba producida por Gerardo Herrero. Sería la antesala al penúltimo intento de repetir estatuilla, el de Julieta, en 2017. Pero Julieta se quedó sin Romeo: de nuevo, fue candidata por España pero no seleccionada por la Academia.

 

¡Qué nervios!

Y así nos presentamos en este fin de semana con Dolor y gloria. De nuevo, Pedro no viaja solo: si gracias a él Penélope consiguió su primera nominación, lo mismo puede decirse de Antonio Banderas. El malagueño lleva toda la vida llevando el pabellón de lo latino en EE UU y hasta 2020 no le han nominado al Oscar, un privilegio que debe a su enésima colaboración con Pedro.

Dolor y gloria tiene todas las papeletas para perder frente a los Parásitos de Bong Joon-ho, pero… ¿y si gana? ¿Y si no hay dos sin tres? ¿Y si la virgen de Guadalupe y la de La Cabeza interceden por él?

Ana de Armas e Icíar Bollaín, entre los nuevos miembros de la Academia de Hollywood

Yalitza Aparicio ('Roma'), Awkwafina, Zendaya, Matt Reeves y el productor Enrique López Lavigne, entre los 819 invitados a unirse a la institución.

‘Dolor y gloria’ y ‘La casa de papel’ triunfan en los Premios Platino del cine iberoamericano

El filme de Pedro Almodóvar gana seis premios, incluidos película y actor para Antonio Banderas; 'Buñuel y el laberinto de las tortugas', mejor película de animación.

‘Parásitos’ deja a ‘Dolor y gloria’ sin Oscar

Partía como favorita y no ha perdonado: la producción de Bong Joon ho se ha alzado con el premio a mejor película internacional.

Oscar 2020: ¿Cuáles son las nominadas a mejor película internacional?

La española 'Dolor y gloria', de Pedro Almodóvar, es una de las cinco películas que compiten en la gala del 9 de febrero.