Almodóvar en Cannes: cuatro tentativas, cero victorias

'La piel que habito', el cuarto asalto infructuoso del manchego a la Palma de Oro. Repasamos su trayectoria en la Croisette. Por CINEMANÍA

22 de mayo de 2011

Consultados por CINEMANÍA, varios expertos en cine español sentenciaban el pasado abril que Pedro Almodóvar sólo llevaría La piel que habito al Festival de Cannes si contaba con al menos una mínima posibilidad de hacerse con la Palma de Oro, el premio más codiciado del festival más selecto. Lamentamos decir, una vez más, que las expectativas no se han confirmado: a estas alturas, ya sabemos que es Terrence Malick, el ermitaño filósofo del cine estadounidense, quien se ha llevado el galardón por El árbol de la vida. Homenajeamos a nuestro cineasta más ambicioso repasando sus anteriores asaltos a la Croisette, para que quede constancia de que, con Palma o sin ella Pedro compite siempre en buena lid, con productos notables y frente a rivales a su altura.

Todo sobre mi madre (1999)




La magia de los Oscar no coincide necesariamente con la de la Croisette: el filme que reportó al manchego su estatuilla a la Mejor Película de Habla No Inglesa se quedó a las puertas del premio gordo, aunque le reportó el premio del jurado ecuménico y el trofeo al Mejor Director.

¿Por qué no ganó? 1999 ha quedado en los anales de Cannes como una edición repartida entre un cine asiático que comenzaba a privar y la crítica social de los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne, cuya Rosetta se llevó la Palma de Oro.

Volver (2006)




Su película más castiza, sensible y entrañable en mucho tiempo también topó con la incomprensión de un jurado presidido por el hongkonés Won Kar Wai. Pese a la potencia de Penélope Cruz y la dignidad de Carmen Maura, Volver volvió a España con el trofeo al Mejor Guión.

¿Por qué no ganó? Entre las controversias suscitadas por Sofia Coppola y su María Antonieta, es fácil que el jurado se despistase. Sólo así podemos justificar que El viento que agita la cebada (no precisamente la mejor obra de Ken Loach) se coronase como máxima ganadora.

Los abrazos rotos (2009)




La segunda colaboración del manchego y Pe tuvo una acogida más bien tibia por parte de la crítica española, y una respuesta nula en Cannes. Esta ha sido la única vez que un filme dirigido por Almodóvar no ha ganado uno de los premios secundarios del festival.

¿Por qué no ganó? Consideraciones aparte sobre la calidad del Los abrazos rotos, la Sección Oficial de Cannes 2009 rebosaba de grandes filmes. Entre ellos se hallaban Malditos bastardos (Quentin Tarantino), Anticristo (Lars Von Trier), Un profeta (Jaques Audiard) y la ganadora La cinta blanca, del malrrollista austríaco Michael Haneke.