“¡Abandona este cuerpo!”: 10 exorcistas de cine

Aprovechamos el estreno de 'Expediente Warren' para recordar a estos profesionales de la abjuración demoníaca.

Por
19 de julio de 2013

Cuando la becaria vomitó una sustancia similar al puré de guisantes, no le dimos importancia: cualquiera se fía de lo que sirven en el bar de abajo. Pero, a fecha de hoy, tenemos a un redactor flotando por los aires y poniendo el techo perdido con sus estigmas purulentos, mientras que al director le gira la cabeza en círculos y las pantallas de los ordenadores se llenan con símbolos cabalísticos. Está claro: Expediente Warren, regreso de James Wan (Saw, Insidious) al terror sobrenatural, ha provocado una posesión diabólica en la redacción de CINEMANÍA. Y, por tanto, tenemos que tomar medidas.

Ahora bien, ¿qué medidas? Primero, pensamos en llamar al doctor Peter Venkman y a su equipo, pero resultaba demasiado caro (las mochilas de protones salen por un pico) y nadie tiene claro si siguen en activo o no. De modo que, tras consultar nuestro presupuesto, decidimos tirar por la opción clásica: un exorcista de los de siempre. A continuación, os presentamos a los especialistas que figuran en nuestra agenda.

Lankester Merrin (Max Von Sydow)

exorcista_max_von_sydow

Expulsó demonios en… El exorcista (William Friedkin, 1973)

 Basta con verle echar a un lado al blandengue de Karras (Jason Miller), ponerse el alzacuellos y encararse con esa Linda Blair satánica a golpes de hisopo y rito romano para apreciar las inigualables artes de este sacerdote y arqueólogo. Dotado con una continencia nórdica y señorial, como de película de Ingmar Bergman, el padre Merrin sigue siendo el exorcista de cine por antonomasia. A nosotros nos encantaría que se pasara por nuestra redacción, no decimos más.

Profesor Cavan (Armando de Razza)

Expulsó demonios (o así) en… El día de la Bestia (Álex de la Iglesia, 1995)

Por lo general, los exorcistas de película suelen ser maduros sacerdotes de severo continente. Por ello, Álex de la Iglesia rompió esquemas con este vidente televisivo, a cuyo lado Sandro Rey parece un modelo de profesionalidad y respeto por la audiencia. Después de verle desendemoniar a Jimmy Barnatán (el ‘Chucky’ de Los Serrano), y observando sus peripecias junto a Álex Angulo y Santiago Segura, queda claro que Cavan es un vividor, y que cualquiera (El Gran Wyoming, por ejemplo) podría sustituirle.

Cotton Marcus (Patrick Fabian)

Expulsó demonios (o eso decía él) en… El último exorcismo (D. Stamm, 2010)

Vale, podemos alegar que este ministro evangelista fue criado desde pequeñito para ser predicador, y que una vez adulto no le quedaba otra. Pero eso no le exime de ser un artista de la estafa, engañando a las familias de presuntos poseídos mediante artimañas de complejidad diabólica. Para colmo, cuando se arrepiente y decide revelar sus métodos a la periodista Ashley Bell, se da de bruces con una posesión de las de verdad. Porque, como ya sabemos desde La matanza de Texas, la América profunda es campo abonado para horrores de todo tipo.

Jebedaiah Mayii (Leslie Nielsen)

Expulsó demonios en… Reposeída (Bob Logan, 1990)

Puede que Linda Blair (enésimo ejemplo de ex-estrella infantil estrellada) cayese muy bajo prestándose a participar en esta parodia de El exorcista. Pero hay que reconocer que, cachondeándose de los programas paranormales en TV, la película daba un par de buenos golpes, como esa jam session del Maligno con el mismísimo Juan Pablo II. Y también que, poniéndose la sotana, el gran Nielsen hizo lo que mejor se le daba: ser el baluarte del humor en un filme que tampoco era para tanto.

Owen (Jonathan Mellor)

rec_2

Expulsó demonios en… [REC] 2 (J. Balagueró, P. Plaza, 2009)

La verdad es que, con los años, las herramientas habituales de los exorcistas se han quedado algo anticuadas: ellos, dale que te pego con sus fórmulas en latín y su agua bendita, y mientras tanto Satán no para de modernizarse. Por eso da gusto ver a un profesional tan preparado como Owen, con grandes conocimientos de medicina y capaz de integrarse como si nada en un aguerrido comando del GEO. Lástima que, para sobrevivir en la comunidad de vecinos más infernal de Barcelona, haga falta más que eso.

Lucas Trevant (Anthony Hopkins)

Expulsó demonios en… El rito (M. Hafström, 2011)

Dejémonos de comicidades y moderneces por una vez, y regresemos a los orígenes. Instalado en una Roma muy siniestra, el padre Trevant luce la casulla y el manípulo con una seguridad que oculta, en el fondo, una crisis de fe agravada cuando un jovenzuelo (Collin O’Donoghue) se pasa por su despacho para ser instruído en la lucha contra el Enemigo. Pero, en el fondo, lo que a nosotros más nos preocupa es su similitud con otro conocido nuestro, apellidado Lecter…

 John Constantine (Keanu Reeves)

Expulsó demonios (fumando) en… Constantine (F. Lawrence, 2005)

Creado por Alan Moore (Watchmen, V de Vendetta) y protagonista de su propia colección (Hellblazer), el Constantine de las viñetas es un vividor inglés de estropajoso pelo rubio y con el sentido moral de una escolopendra. En la pantalla, sin embargo, el moreno Reeves le encarnó como un estadounidense taciturno y en la senda del bien. Lo único que comparten ambas versiones es su tendencia a fumar como carreteros, algo que convierte el resultante cáncer de pulmón en un problema mayor de lo habitual: tener enemigos tanto en el cielo como en el infierno no te garantiza una eternidad agradable, precisamente.

Sendak (Gary Oldman)

gary_oldman_semilla_del_mal

Expulsó demonios en… La semilla del mal (David S. Goyer, 2009)

Cuando el responsable literario de El caballero oscuro y El hombre de acero estrenó La semilla del mal, su cuarto largometraje, muchos le auguraron una larga y exitosa carrera… Como guionista, porque al filme no había por dónde cogerlo. Eso no es óbice para reconocer que nos presentó a una auténtica rareza en el gremio: un exorcista judío. Encarnado, además, por un Oldman muy rabínico y preparado para descargar sobre los espíritus todo el peso de la Torá.

Tangina Barrows (Zelda Rubinstein)

Expulsó demonios (televisivos) en… Poltergeist (T. Hooper, 1982) y secuelas

Seguramente, a esta diminuta pero vehemente señora no le haría gracia ser tildada de exorcista, aunque técnicamente lo sea: como médium profesional, sus métodos tienden más a la negociación que a los hisopazos. Por otra parte, Rubinstein tuvo que luchar, en la vida real, contra un demonio de mucho peso: haberse destacado como activista contra el sida cuando dicha enfermedad era aún el ‘cáncer gay’.

Bitelchús (Michael Keaton)

Expulsó a los vivos en… Bitelchús (Tim Burton, 1988)

Tras tanto mortal empeñado en arrojar a los espíritus fuera de este plano de existencia, cerramos nuestro informe con una bienvenida originalidad: un bioexorcista. Es decir, un habitante del Más Allá dedicado a espantar a los vivos, para que así los difuntos puedan no-vivir en paz habitando sus casas respectivas. Los métodos de Bitelchús son de lo más original y, desde luego, resultan más eficaces que las canciones de Harry Belafonte. Pero mucho ojo: si estás viva y recurres a él para que ayude a tus amigos fantasmas, puede que acabes vestida de novia (cadáver).

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.