8 Premios Nobel de Literatura que trabajaron en el cine

Un año más, Bob Dylan se queda a las puertas de hacer compañía a su Oscar con un galardón de la Academia Sueca. Estos ilustres literatos tuvieron más suerte. Por YAGO GARCÍA

07 de octubre de 2011

Lo sentimos por Bob Dylan, pero hay que admitir que hubiera sido demasiado. Uno de los padres fundadores del rock moderno y ganador de un Oscar en 2000 (por su canción para Jóvenes prodigiosos), el cantante de Minessotta se ha quedado un año más a las puertas del Premio Nobel de Literatura, que finalmente ha recaído sobre el poeta sueco Tomas Transtömer.Pero el galardón literario más ilustre del mundo tiene mucho que ver con el cine. Y no nos referimos sólo a que cineastas ilustres (Ingmar Bergman) hayan sido propuestos para recibirlo, ni a que algunos de sus premiados (Elfriede Jelinek -La pianista- o Ernest Hemingway, sin ir más lejos) hayan visto sus libros adaptados en pantalla grande. Tampoco a biopics como Una mente maravillosa, que narraba la vida y las esquizofrenias de John F. Nash, que ganó su Nobel en 1994.

En este informe, pasamos revista a aquellos ganadores del Nobel que hicieron sus pinitos en el séptimo arte, casi siempre como guionistas y muchas veces por motivos estrictamente económicos. Y es que, cuando la cuenta corriente mengua, incluso los literatos más ilustres del mundo tienen tiempo para marcarse unos diálogos, actuar como script doctors para remediar desastres ajenos, o incluso escribir un guión de arriba abajo. Con todos vosotros, 8 Premios Nobel de Literatura que trabajaron en el cine.

George Bernard Shaw

bernard_shaw

Premiado en… 1925

Le dieron el premio por… “Su trabajo, que está marcado tanto por idealismo como por humanidad, y su sátira estimulante (…) infundida de belleza poética”.

Y en el cine… “Si quieres que las cosas se hagan bien, tienes que hacerlas tú mismo”, debió pensar el vitriólico dramaturgo irlandés cuando, en 1938, adaptó para el cine su obra Pygmalion. El trabajo, protagonizado por Leslie Howard y Wendy Hiller, le salió tan bien que le reportó un Oscar al Mejor Guión Adaptado. Sin embargo, Shaw no volvió a probar suerte en el cine, y su película (aunque estupenda) ha sido eclipsada por una versión musical de su misma obra, ganadora de 8 estatuillas en 1964. Su título: My Fair Lady.

William Faulkner

faulkner

Premiado en… 1949

Le dieron el premio por… “Su poderosa y artísticamente única contribución a la novela contemporánea estadounidense”.

Y en el cine… Como su insistencia en narrar dramones sureños (y su acuciante alcoholismo) le tenían en perpetua bancarrota, el autor de El ruido y la furia se trasladó a Hollywood en 1940 por consejo de su amigo Howard Hawks, para trabajar como guionista. De este modo, Faulkner intervino (sin acreditar) en innumerables películas arreglando libretos ajenos, y firmó solo o en compañía de otros los textos de El sueño eterno (junto a la escritora de El Imperio contraataca, Leigh Brackett), Tener y no tener y Tierra de faraones, las tres dirigidas por su colega.

Jean-Paul Sartre

sartre

Premiado en… 1964 [rechazó el premio]

Le dieron el premio por… “Su obra que, rica en ideas y llena del espíritu de libertad y la búsqueda de la verdad, ha ejercido una influencia de gran alcance en nuestra época”.

Y en el cine… Al hablar de Sartre, urge encender un pitillo, suspirar lánguidamente y adoptar una pose a lo Jean-Paul Belmondo (o Anna Karina, según). Porque el príncipe del existencialismo francés fue una importante inspiración para los ideólogos de la Nouvelle Vague, especialmente para Jean-Luc Godard, quien ha heredado su compromiso comunista y su dogmatismo político. Dramaturgo ilustre además de filósofo, Sartre adaptó en 1957 la obra El crisol, de su colega Arthur Miller, para una versión cinematográfica (Les sorcières de Salem) protagonizada por Yves Montand y Simone Signoret.

Samuel Beckett

beckett

Premiado en… 1969

Le dieron el premio por… “Su escritura, que adquiere su elevación en la miseria del hombre moderno”.

Y en el cine… Decían quienes le conocieron que el dramaturgo irlandés era una persona encantadora y generosa. Aunque es difícil imaginárselo leyendo Fin de partida, Esperando a Godot y otros ejercicios de misantropía, Beckett dio una prueba en su única incursión como guionista, titulada (qué cosas) Film. El dramaturgo, que adoraba el cine, escribió el guión pensando en Charles Chaplin, pero como el genial comediante se hizo el sueco, Beckett acabó recurriendo a un Buster Keaton muy anciano, otorgándole así una de las últimas interpretaciones de su carrera.

Gabriel García Márquez

garcia_marquez

Premiado en… 1982

Le dieron el premio por… “Combinar lo fantástico y lo real en un mundo ricamente compuesto de imaginación, reflejando la vida y los conflictos de un continente”.

Y en el cine… Galeones varados en medio de la jungla, niños con cola de cerdo, muertes anunciadas… En la obra de ‘Gabo’ hay sitio para todo, incluso para unos cuantos guiones de cine. El colombiano autor de Cien años de soledad se estrenó en el celuloide adaptando El gallo de oro, de Juan Rulfo, y nunca ha abandonado el oficio. A veces, García Márquez se ha ocupado él mismo de adaptar algunas de sus novelas, como en los casos de Eréndira, firmando también guiones originales como Edipo Alcalde y Los niños invisibles.

Camilo José Cela

cela

Premiado en… 1989

Le dieron el premio por… “Una prosa rica e intensa que con una compasión moderada forma una visión retadora de la vulnerabilidad del hombre”.

Y en el cine… Además de escribir novelones como La familia de Pascual Duarte (adaptado al cine por Ricardo Franco) y La colmena (cuya película corrió a cargo de Mario Camus), y de absorber agua por vía rectal, el escritor gallego desarrolló una discreta carrera como guionista. Su únicos trabajos para el cine fueron las películas El sótano y El cerco del diablo, para después pasarse a la televisión con series como Cuentos y leyendas, Cervantes y su adaptación de Don Quijote dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón y protagonizada por Fernando Rey.

Dario Fo

dario_fo

Premiado en… 1997

Le dieron el premio por… “Emular a los bufones de la Edad Media en su desafío a la autoridad y su defensa de la dignidad de los oprimidos”.

Y en el cine… Escribiendo obras como Muerte accidental de un anarquista o Misterio bufo no se gana mucho dinero. Por eso, en los comienzos de su carrera, Dario Fo trabajó como guionista a sueldo del productor Dino De Laurentiis, quien ignoraba (suponemos) que su currante era un feroz revolucionario. Fo aguantó poco en el oficio, y de las cuatro películas que escribió sólo Vacaciones en Italia (1957) llegó a estrenarse en España.

Harold Pinter

harold_pinter

Premiado en… 2005

Le dieron el premio por… “Descubrir el precipicio que se esconde bajo la cháchara cotidiana, y abrir a la fuerza los rincones cerrados de la opresión”.

Y en el cine… Al igual que otros dramaturgos británicos de su generación, como Tom Stoppard, Pinter ejerció regularmente en el cine. De hecho, su labor como guionista le procuró una nominación al Oscar por La mujer del teniente francés. Pero el hombre de su vida (fílmicamente hablando, se entiende) fue Joseph Losey: junto al genial director, nuestro hombre firmó el guión de El sirviente, Accidente y El mensajero. Así mismo, trabajó como script doctor en Lo que queda del día, El cuento de la doncella y la Lolita de Adrian Lyne, con su viejo conocido Jeremy Irons.