7 villanos de cine inspirados en personajes reales

En 'El mañana nunca muere', James Bond se vio las caras con un trasunto ficticio de Rupert Murdoch. Ahora que el magnate se enfrenta a problemas legales, recordamos a otros personajes que pasaron a la pantalla en el lado de los malos. Por YAGO GARCÍA

16 de julio de 2011

Escuchas ilegales, suplantación, invasión de la privacidad… Si las acusaciones contra las actividades de su emporio mediático, sobre todo el diario sensacionalista News of the World, se prueban como ciertas, el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch (en la imagen) pasará a la historia como una versión real de los enemigos de James Bond. Lo cual parece exagerado, pero no lo es… Porque, en El mañana nunca muere (1997), un 007 con el rostro de Pierce Brosnan se vio las caras con un empresario mediático muy, pero que muy parecido al propietario de News Corporation.

¿Es Murdoch el único personaje real que ha inspirado a un villano de cine?  Rotunadamente, no. Y no nos referimos a gángsters y padrinos (a los cuales ya dedicamos un informe), ni tampoco a asesinos en serie u otros criminales, sino a personalidades de lo más respetable y, salvo excepciones, sin problemas con la ley. Comenzamos nuestro repaso, y como no podía ser de otra manera lo hacemos con…

Elliot Carver / Rupert Murdoch

La película: El mañana nunca muere (1997)




La ficción: Elliot Carver (Jonathan Pryce) es un magnate de las comunicaciones, responsable del Carver Media Group. Su buque insignia es el diario sensacionalista Tomorrow, y es conocido por sus poco escrupulosos métodos para obtener titulares a lo grande. Según comenta 007 durante una de sus conversaciones, la crisis de las ‘vacas locas’ fue un invento de Carver para fastidiar a un ganadero que se negó a pagarle una deuda de póker.

La realidad: Nacido en Australia, pero nacionalizado británico en 1985, Murdoch pasó de poseer un pequeño periódico en la ciudad de Adelalida a ser considerado la 13ª persona más poderosa del mundo por la revista Forbes. Entre las propiedades de su grupo News Corporation se cuentan el emporio multimedia Fox, el diario The Wall Street Journal y la editorial Harper Collins. Los medios de su propiedad siempre han sido un valioso apoyo para políticos de derechas como la británica Margaret Thatcher y el español José María Aznar, actual miembro del consejo directivo de NewsCorp.

Gordon Gekko /Michael Milken

Las películas: Wall Street (1987) / Wall Street 2 (2010)




La ficción: Hijo de un inversor inmobiliario, Gordon Gekko se convirtió en el arquetipo del tiburón financiero de los 80 en el cine gracias al carisma de Michael Douglas y a la labor de un cineasta (Oliver Stone) aún en plenitud de facultades. Al igual que en el caso de Milken, un inoportuno chivatazo (de Charlie Sheen, discípulo traidor) le retiró de la circulación, llevándole incluso a pasar una temporada entre rejas, pero el año pasado volvió al parqué para quedarse. Entre sus especialidades están el fraude a gran escala y el llamado corporate raiding: comprar empresas en quiebra para después clausurarlas y revender sus activos.

La realidad: Apodado ‘El rey de los bonos basura’, Milken fue una de las personalidades más temidas y poderosas del mundo financiero de los 80 como director de la agencia inversora Drexel Burnham Lambert. Desde 1979, sus actividades siempre al borde de la legalidad le tuvieron en el punto de mira de la Hacienda Pública de EE UU, la cual logró echarle el guante en 1989 (dos años después que su contrapartida de ficción) gracias a un confidente, imputándole con un total de 89 delitos de lo más variados: desde el uso de información privilegiada a la extorsión, pasando por el fraude y el corporate raiding. Actualmente se dedica a la docencia y a obras de caridad.

Miranda Priestly / Anna Wintour

La película: El diablo viste de Prada (2006)




La ficción: Tan elegante y estilosa como poderosa, la directora de la revista de moda Runway no sólo es una figura capital en el mundo de la moda, sino también una jefa surgida del infierno. Dotada de un carisma y una capacidad para el puteo dignas de una Meryl Streep teñida de platino, la Priestly se pasa los 109 minutos de El diablo viste de Prada haciéndole la vida imposible a la pobre Anne Hathaway. Todo ello, eso sí, entre trapitos y ropajes de lo más divino.

La realidad: En 2003, la imagen pública de Anna Wintour, directora de la edición estadounidense de Vogue, sufrió un severo golpe cuando su ex secretaria Lauren Weisberger publicó la novela El diablo viste de Prada. En el volumen, la empleada despechada relataba los insufribles años pasados al servicio de Wintour, una de las figuras más influyentes y poderosas de la prensa internacional. Como represalia, los medios de Condé Nast (el grupo mediático al que pertenece Vogue) no reseñaron ni la novela ni la película basada en ella, aunque Wintour (que protagonizaría en 2009 el documental The September Issue) se personó en el estreno del filme. ¿Adivinas de qué marca iba vestida de pies a cabeza?

Jeff Gregg / Bill Gates

La película: La red (1995)


La ficción: Con los rasgos algo anodinos del secundario Gerald Berns, Dan Devlin es el magnate propietario de Gregg Microsystems, la empresa de informática más importante del mundo gracias al sistema operativo Gatekeeper. Da igual que seas tan famoso como la Sandra Bullock pre-Oscar: si te entrometes en sus planes, te arriesgas a levantarte una mañana y descubrir que tus datos personales han sido intercambiados por los de una delincuente perseguida, y que el asesino Jeremy Northam te busca para llevarte al otro barrio.

La realidad: Con los rasgos de un empollón incorregible, Bill Gates es el magnate propietario de Microsoft, la empresa de informática más importante del mundo (con permiso de su ex amigo Steve Jobs, amo y señor de Apple). Un año antes de estrenarse La red, el lanzamiento del sistema operativo Windows 95 dio pie a la controversia que acabaría llevando a Gates y su empresa ante los tribunales en 1998 por violar las leyes anti-monopolio de EE UU y la Unión Europea.

Coronel Kurtz / Tony Poe

La película: Apocalypse Now (1979)




La ficción: Uno de los operativos más brillantes del ejército estadounidense en Vietnam, el coronel Walter E. Kurtz se tomó demasiado en serio sus operaciones encubiertas (e ilegales) en Camboya y Laos. En lugar de imponer el American Way of Life y la lucha contra el comunismo, este militar de élite decidió adaptarse a las costumbres locales, reclutando un ejército de nativos que luchaba indiscriminadamente contra las tropas de uno y otro bando. Todo ello mientras se ponía más gordo que Marlon Brando en sus años de decadencia y divagaba en voz alta sobre “¡El horror, el horror!”.

La realidad: Especialista en operaciones encubiertas, Tony Poe (nombre auténtico: Anthony Poshepny) fue el brazo fuerte de EE UU en Laos durante la guerra de Vietnam. Para ganarse la lealtad de sus tropas de la etnia Hmong (los amigos de Clint Eastwood en Gran Torino), el militar les animaba a prácticas tales como cortar las orejas de los enemigos caídos y dejar cabezas cortadas en los escenarios de sus actividades, para que los charlies tuviesen claro a lo que se enfrentaban.

Omar Kalifa / Gamal Abdel Nasser

La película: La joya del Nilo (1985)


La ficción: El gobernante de la nación norteafricana de Kadir es un gobernante severo pero justo, señalado para su puesto por una antigua profecía. Al menos, eso dice él: en realidad, Omar es un tirano megalómano obsesionado con llevarle la contraria a EE UU y su política exterior en el mundo árabe. ¿Su talón de Aquiles? Es un voraz lector de novelas románticas, de ahí que contrate a la escritora Kathleen Turner para elaborar su biografía oficial.

La realidad: Tras un golpe de estado, Nasser se proclamó como presidente de Egipto en 1954. Enemigo acérrimo tanto de las grandes potencias (a las que se enfrentó en la denominada ‘Crisis de Suez’ -1956-) como de Israel (llevó a Egipto a participar en la Guerra de los Seis Días en 1967) y del integrismo islamista, sigue siendo un símbolo de autoridad y orgullo en el mundo árabe pese a que sus políticas entraban en el terreno de lo dictatorial. Falleció en 1967. 

Les Grossman / Stuart Cornfeld

La película: Tropic Thunder (2009)




La ficción: Obeso, velludo y malhablado, Les Grossman encarna los peores estereotipos asociados a los productores de Hollywood. Puede que en su juventud fuese tan guapo como Tom Cruise, pero ahora es un bastardo grasiento experto en reventar los tímpanos de sus subordinados a base de palabras malsonantes. Eso sí: bailar hip hop se le da muy bien.

La realidad: Ben Stiller, máximo responsable de Tropic Thunder, conoce muy bien a Les Grossman. Más que nada, porque el personaje está inspirado en Stuart Cornfeld, su socio en la productora Red Hour. En activo desde los 70, Cornfeld tiene fama de ser igual de irritable que Grossman y (a las pruebas nos remitimos) está igual de gordo. Y de calvo.