7 canciones que deberían sonar en la secuela de ‘Doctor Strange’

El personaje de Benedict Cumberbatch siempre ha sido el superhéroe favorito de los ases del rock psicodélico: estos siete temazos astrales deberían acompañarle en el cine

Por
31 de octubre de 2016

¿Fue una coincidencia? Por supuesto que no: si Stan Lee se sacó de la chistera al Doctor Strange (es decir, al Doctor Extraño) en 1963, fue debido a esa genial rapacidad suya, que tanto le ayudó a anticiparse a las modas y las preocupaciones de su tiempo. Gracias a ese olfato sobrenatural, y a los lisérgicos dibujos de Steve Ditko, el Maestro de las Artes Místicas acabó cayendo muy bien entre los músicos de aquella época que sentaban las bases de cierto estilo: hablamos de ese rock pesadote, saturado, proclive a los efectos de sonido marcianos y a las referencias (más o menos veladas) a según qué productos químicos en sus letras. De la psicodelia, en definitiva.

En la BSO de la película, el compositor Michael Giacchino ha tomado nota de esta propensión a lo evanescente, e incluso ha insertado algún cameo sonoro que viene muy al caso. Pero, como todo es mejorable, nosotros hemos seleccionado siete temazos cósmicos y astrales que podrían (o, demonios, deberían) acompañar a Benedict Cumberbatch en su siguiente viaje por la Dimensión Oscura y aledaños. Ándate con un poco de cuidado cuando los escuches, porque son capaces de proyectar tu conciencia a dominios más allá de la realidad.

Black Sabbath – The Wizard

¿Por qué nos hechiza? Seguramente, él ni se acuerde, pero, leyendo la letra de este tema, diríase que Ozzy Osbourne rindió en el un homenaje a nuestro brujo con perilla favorito. Eso de “los poderes malignos desaparecen y los demonios huyen cuando él está cerca” le pega a Stephen Strange como una capa de levitación. Y, si sumamos ese riff de guitarra (cortesía de Tony Iommi) y ese ritmillo trotón en los tambores de Geezer Butler, nos demuestran que, para dominar las místicas artes del rock duro, no hace falta virtuosismo: con voluntad y contundencia, cualquiera puede ser un maestro. Además, dado que el grupo y Marvel tienen ya una buena relación gracias a Iron Man, ¿qué les cuesta retomarla?

Pink Floyd – A Saucerful of Secrets

¿Por qué nos hechiza? El grupo de David Gilmour, Roger Waters Syd Barrett siempre ha tenido querencia por el Hechicero Supremo, mencionándolo en algunas de sus letras. Y Scott Derrickson supo reconocer esto, incluyendo su tema Interstellar Overdrive (nada que ver con Christopher Nolan) en la BSO de Doctor Strange. Por ello, y puestos a incluir otro desparrame psicodélico en la siguiente entrega, nada mejor que este tema. ¿Por qué? Pues por dos razones: porque el tema suena a un paseo por los dominios de Null, la Tiniebla Viviente,  y porque la cubierta del álbum homónimo es (aunque no se note mucho) nada menos que una viñeta del doctor dibujada por Marie Severin, una de las pocas mujeres en el canon de los grandes dibujantes Marvel.

Love – Orange Skies

¿Por qué nos hechiza? Si, redactando esta playlist tan cósmica y psicodélica, nos olvidásemos de la banda de Arthur Lee, no tendríamos perdón de Hostur ni de Hoggoth: influencia para casi todos los grupos capitales de los 60 en EE UU (desde sus paisanos The Doors hasta Jimi Hendrix), Love fueron un grupo marcado por el mal carácter de sus componentes y su desaforado consumo de drogas, pero también capaz de producir canciones tan delicadas como esta. Si Derrickson busca un tema romántico para Cumberbatch y Rachel McAdams (o, si la cosa se pone triangular, para Benedict y la inigualable Clea), esta pieza le vendría estupendamente.

Hawkwind – Master of the Universe

¿Por qué nos hechiza? De acuerdo con las crónicas místicas del rock’n’roll, Lemmy fue el gran maestro (algunos preferirían decir “el puto amo”) de los sonidos más macarras e hiperveloces. Un título que el bigotudo músico se ganó aun antes de fundar Motörhead: para probarlo, tenemos esta canción, cuya pujante línea de bajo podría cruzarle los morros al terrible Dormammu y devolver a Shuma Gorath a lo más hondo del abismo dimensional. Todo ello envuelto en alucinógenos efectos de sintetizador, y con una letra (“Soy el centro del universo, el viento del tiempo fluye a través de mí…”) que recuerda mucho al hechicero Sise-Neg, uno de los enemigos más terroríficos a los que jamás se ha enfrentado el Doctor Extraño en las viñetas.

David Bowie – Station to Station

David Bowie no ha pasado a la historia como uno de los grandes hechiceros del rock sólo por la calidad de su música, sino también por una afición a las artes mágicas que a punto estuvo de costarle muy cara, por cosas de las obsesiones y la cocaína. Justo cuando atravesaba dicho cebollón esotérico, fue cuando Bowie concibió su álter ego del Delgado Duque Blanco, siniestro supervillano que se presentó oficialmente en esta canción: con su ominoso desarrollo, sus referencias a la Cábala (“un movimiento mágico de Kéter a Malkut) y su tono siniestro, en general, este temazo serviría como BSO perfecta para la llegada de uno de los antagonistas del doctor. Pena que Bowie ya no esté con nosotros para dar vida a Mephisto o a Pesadilla…

Primal Scream – Higher than the Sun

Dado que, en inglés, el uso coloquial de la palabra “high” (“alto”) equivale a los de “ciego” o “puesto” en castellano, sospechamos que la muy juerguista banda de Bobby Gillespie alude aquí más a un viaje químico que a un viaje astral. Ahora bien, Higher than the Sun (uno de los himnos de la fusión entre el rock y la electrónica de baile) luce un sonido tan luminoso y suave que resulta idóneo para momentos psicodélicos, a la par que relajantes. Si Derrickson quisiera alguna vez mostrar los rincones más agradables de las dimensiones por las que se mueve Stephen Extraño, este sería el tema ideal.

Mastodon – Oblivion

Como demuestra su primera aventura en cines, el Doctor Extraño pasa más tiempo fuera de su cuerpo que dentro de él. Así pues, ¿qué mejor forma de cerrar esta playlist que una canción sobre viajes astrales? A partir de un hecho muy luctuoso (el suicidio de la hermana del batería Bran Dailor), los reyes del Metal progresivo se marcaron Crack The Skye, un álbum conceptual que bien podría haber sido una aventura del Doctor Extraño, con un chaval parapléjico que aprende a separar su alma de su cuerpo y conoce al mismísimo Rasputín. En espera de que algún guionista de Marvel tome nota, quede dicho que este tema permite imaginar cómo será eso de ir vagando por esas dimensiones de Ditko, mientras la carne de uno queda en vete a saber qué manos…

Vídeo: Así fue Benedict Cumberbatch a una tienda de cómics vestido de Doctor Extraño

Mientras se rodaba la primera 'Doctor Strange', Benedict Cumberbatch acudió a una tienda de tebeos a por 'documentación de última hora' vestido como su personaje.

El ‘Frankenstein’ de Boyle, Cumberbatch y Miller estará gratis en YouTube

Los protagonistas de 'Sherlock' y 'Elementary' cambian a Conan Doyle en este revolucionario montaje teatral del director de 'Trainspotting'.

¡Confirmado! Sam Raimi dirigirá ‘Doctor Strange 2’

Tras el abandono de Scott Derrickson de la producción por 'diferencias creativas', el realizador de 'Spider-Man' se situará al frente.

Rachel McAdams no estará en ‘Doctor Strange in the Multiverse of Madness’

La actriz encarnó a la doctora Christine Palmer, interés amoroso del protagonista, en la película original dirigida por Scott Derrickson.