5 propuestas para sacar adelante ‘Cazafantasmas 3’

Ni los cambios de guionistas ni las ofertas económicas convencen a Bill Murray para regresar a la franquicia. Estas sugerencias podrían convencerle. Por YAGO GARCÍA

12 de julio de 2012

Parece un chiste, pero es la pura realidad: Bill Murray aceptó participar en Garfield, uno de los peores errores de su carrera, porque confundió al guionista Joel Cohen (con hache) con Ethan Coen (sin hache), la mitad del tándem responsable de Sangre fácil y ¡Oh, Brother!. Este despiste, del cual el actor todavía se arrepiente, se ha prolongado en el tiempo de forma inesperada: resulta que Joel Cohen (otro guionista con nombre de cineasta de Minnessota) acaba de ser fichado como guionista de Cazafantasmas 3, y sospechamos que esta vez no se debe a una confusión. Exacto: el presunto regreso de esa franquicia a la cual Murray no quiere reincorporarse… O eso es lo que dice la mayoría de las veces. 

Hay que decir que el nombre de Joel Cohen nos da esperanzas, porque entre sus guiones se hallan los de Tropic Thunder, que tanto hizo brillar a Robert Downey Jr. y a Tom Cruise, e Idiocracia. Bueno, y también el de Madagascar II, pero ese es otro cantar. El hecho es que, pese a estas credenciales, dudamos que Murray acabe de decidirse: por más que Dan Aykroyd, Harold Ramis, Ernie Hudson e incluso el retirado Rick Moranis hayan fichado por Cazafantasmas 3, el intérprete del doctor Peter Venkman sigue con esa sarta de desmentidos que le han llevado a decir que la película es sólo un mito, que los guiones que ha leído son horribles… Para después volver a vestir el uniforme y reconocer que “lo mismo sería divertido”. A fin de acabar con tanto ‘sí es, no es’, proponemos cinco opciones que Murray no podría rechazar. 

Matar a Peter Venkman

bill_murray_zombieland

El propio Bill Murray ha bromeado muchas veces sobre el asunto: le hace tan poca gracia juntarse con sus ex compañeros en el negocio del exterminio ectoplásmico, que una de las ideas barajadas para su regreso a la saga ha sido matar a su personaje, haciéndole intervenir en un par de escenas en forma de fantasma. Así pues, visto lo pesao que se está poniendo Bill con la película, Dan Aykroyd y compañía podrían cortar por lo sano: se inventan una muerte honrosa para el doctor Peter Venkman (relacionada, como esta mandado, con copiosas dosis de alcohol y señoritas de mala fama), se arranca la película en la escena de su funeral, y a seguir con el cuento.

Desventajas: ¿Por qué te crees que los responsables de Cazafantasmas 3 no han adoptado aún esta opción? Pues porque, como todos sabemos, Murray (y Venkman) son los principales atractivos de la saga. Al hombre que dijo aquello de “No acostumbro a poseer a personas poseídas”, entre otras frases épicas, no se le puede despachar así como así so pena de que el público pase de ti olímpicamente.

Pedir a Murray que la escriba él mismo

bill_murray_filo_navaja

Las objeciones de Bill Murray a Cazafantasmas 3 se centran, como ya hemos dicho, en el guión: el vitriólico actor ha llegado a afirmar, para después desmentirlo, que se desembarazó de una de las versiones del libreto echándola a una trituradora de documentos. Dado que no hay argumento ni gag que convenza a este buen hombre, tenemos una posible solución a este problema consistente en poner a nuestro héroe frente a una máquina de escribir y pedirle que se cocine él solito un guión, o al menos un tratamiento que permita sacar adelante la película. Al fin y al cabo, Murray ya tiene experiencia en el ramo…

Desventajas: Hemos dicho que Murray tiene experiencia, pero no que esa experiencia sea buena. Aparte de sus sketches para Saturday Night Live (que le salían de lujo, todo hay que decirlo), el intérprete sólo ha escrito un largometraje: El filo de la navaja, la plúmbea adaptación literaria que protagonizó en 1984 y de la cual reniega a día de hoy, entre otras cosas por haber salido con hábito de lama tibetano. Este remedio, está claro, sería peor que la enfermedad.

Fichar a los auténticos Hermanos Coen

hermanos_coen

Como hemos señalado antes, Bill Murray aceptó participar en Garfield porque creía que Joel Coen (la mitad del dúo de cineastas judíos y serios) estaba en el ajo. Y, según hemos recordado, Ethan Cohen, con “h” intercalada, es un guionista con mucho talento cómico. Pero, puesto que Bill parece capaz de dar lo que sea por figurar en un proyecto ‘de autor’, podría llegarse a una solución drástica: contratar a los Coen para hacerse cargo de la película, llenándola de dibbuks (espectros hebreos) y haciendo feliz a Murray, quien se las pirra por trabajar con ellos.

Desventajas: Bueno, por dónde empezar… El hecho de que el humor destrozón de Cazafantasmas y Cazafantasmas II se vea reemplazado por el tono vitriólico de los autores de Minnessota podría ser un inconveniente, pero torres más altas han caído. Lo de rodar un blockbuster como si fuese una de arte y ensayo le salía muy bien a Kubrick, y le sale muy bien a Christopher Nolan, así que podría pasar. Pero reemplazar las mochilas de protones por bombonas de aire, como la de Bardem en No es país para viejos, no tendría perdón.

Fichar a Wes Anderson

bill_murray_wes_anderson

Con esta sí que habríamos dado en el clavo: desde que coincidieron en Academia Rushmore, hace ya 14 años largos, Murray y el director más estiloso y hipster no se han separado ni para ir al baño. Esto es una metáfora, claro, pero el caso es que desde entonces hasta Moonrise Kingdom, pasando por Los Tenenbaum, Life Aquatic, Viaje a Darjeeling y Fantástico Sr. Fox, nuestro hombre ha figurado en todas las películas de Anderson aunque fuese en cameos o papeles secundarios. Si Wes le solicita para Cazafantasmas 3 con sus ojitos de cordero degollado, seguro que Bill dice que sí.

Desventajas: Si lo de los Coen ya tenía delito, lo de Wes Anderson podría ser el acabose. Imagínate: el equipo avanzando a la guarida del fantasma de turno en un travelling lateral a cámara lenta, espectros existencialistas que escuchan a Françoise Hardy, una chica con gafas de pasta y vestida a lo sixties como protagonista femenina, en vez de Sigourney Weaver… Lo mismo podría molar, pero mejor miramos en otra parte.

Rodar una precuela o un ‘reboot’

cazafantasmas_precuela

Esta es la solución más extrema y más brutal, pero (nos tememos) también la que está más a tono con el devenir actual de Hollywood. Si uno de los miembros del equipo original se niega a intervenir, y si Dan Aykroyd y compañía están ya demasiado viejunos como para dar a la saga otro atractivo que no sea el de la nostalgia… Pues se hace tabla rasa, se reinicia la historia desde el principio o se nos cuenta la historia de Venkman, Ray Stantz y Egon Spengler en sus años de universidad, cual un Desmadre a la americana con fantasmas. ¿Te imaginas yendo al cine a ver Los jóvenes cazafantasmas?

Desventajas: Sólo una, y de mucho peso. Los miembros de los Cazafantasmas se llaman, se pongan los productores como se pongan, Bill Murray, Harold Ramis, Dan Aykroyd y Ernie Hudson, con áccesits a Sigourney Weaver y Rick Moranis. Por otra parte, el reciente y mediocre resultado de The Amazing Spider-Man nos hace desear que nadie tome esta decisión, aunque seguro que, ahora mismo, hay alguien que se la está planteando…

Sí, Ernie Hudson también va a estar en la nueva ‘Cazafantasmas’

El intérprete de Winston Zeddemore se une a los ya confirmados Dan Aykroyd y Sigourney Weaver, y el reparto original ya está de vuelta casi en su totalidad.

Dan Aykroyd confirma su presencia en la nueva ‘Cazafantasmas’

La película que dirige Jason Reitman tiene intención de reclutar a todos los miembros del reparto original, y parece que lo está consiguiendo.

Llega el primer tráiler de ‘Zombieland 2’, doble ración de zombis, acción y risas

Emma Stone, Abigail Breslin, Woody Harrelson y Jesse Eisenberg vuelven a luchar contra los zombis. Pero no estarán solos, habrá más personajes humanos y, claro, nuevos zombis.

Jason Reitman reúne a la familia en la primera imagen de ‘Cazafantasmas 3’

Jason Reitman se las ha apañado pare reclutar a todo el reparto original de las primeras películas, pero de momento prefiere enseñarnos las nuevas caras.